Carta Abierta de los Presos Políticos de las FARC-EP al Camarada Simón Trinidad Prisionero en cárceles del Imperio Yankee

NC Noticias | Presos pol√≠ticos de las FARC-EP hacen p√ļblica carta abierta al comandante Sim√≥n Trinidad preso en LOS EEUU. UU.¬†

Pueden leerla en esta en la página oficial de las FARC-EP en esta dirección: http://www.farc-ep.co/…/carta-abierta-de-los-presos-politic…

Carta Abierta de los Presos Políticos de las FARC-EP al Camarada Simón Trinidad Prisionero en cárceles del Imperio Yankee

 

Enero 26 de 2017

22:33 horas.

No sabemos si nuestra condición nos permite una sensibilidad diferente a la que puedan tener muchos y muchas otras que sintieron dolor, tristeza, rabia e indignación ante la negativa de indulto por parte del gobierno de Obama, que decidió mantener el colmillo rabioso del imperio hundido en la impenetrable carne de la rebeldía y de la dignidad que lo caracterizan, Camarada Simón. Pero si sabemos que desde nuestras celdas y calabozos tenemos una experiencia mas cercana a la suya para sentir en carne propia el dolor que usted siente en su celda subterránea.

Nosotros tambi√©n hemos padecido de la opresi√≥n en los estrechos l√≠mites de una celda sin derecho a hora de sol, donde la carne se reblandece y deteriora p√°lida y amoratada. Pero sabemos que las largas horas o los d√≠as o las semanas de nuestros castigos y aislamientos en las jaulas de las c√°rceles de alta seguridad, o en los rastrillos y perreras malolientes de las viejas penitenciarias por las que ha rodado nuestra maltrecha humanidad, se asemejan lejanamente a los a√Īos bajo tierra que solo una templanza de hierro como la suya puede soportar.

Nuestra fortaleza de √°nimo para no sucumbir ante la aturdidora soledad, la aplastante monoton√≠a y la destructiva impotencia del encierro son apenas un peque√Īo simulacro ante los a√Īos soportados sin posibilidad de hablar con otros presos, sin visita, sin abogado, sin radio ni libros que lo han llevado a usted a habitar sus d√≠as con el abundante paisaje de sus recuerdos, de sus pensamientos y de su propio intelecto. Con seguridad ninguno de nosotros ha debido hacer despliegue de semejante vida interna como lo ha hecho usted.

Nosotros hemos probado la amarga hiel de la humillación de los carceleros, el acido desprecio del sistema carcelario y el agrio menosprecio de los guardianes; sabemos del odio que muchas veces amenaza con contaminar el alma siempre presta para el amor y la solidaridad de los revolucionarios, que debemos mascuyar eternamente las ansias del desquite sin que un poco de saliva de resignación -jamas nos resignamos-, nos permita tragar el asqueroso bocado. Plato servido para usted como cadena perpetua y guisado con el sazón xenófobo del idioma y la cultura despóticos del imperio.

A√ļn desde la precaria similitud de nuestra experiencia nos es posible saber, que solo desde el encierro se comprende el padecimiento que minuto a minuto marca el p√©ndulo de la intemporalidad sobre una mente que resiste altiva y libre, no por ello ajena al dolor; no por fuerte inmune a la desolaci√≥n; no por digna, menos arremolinada en la causticidad de las l√°grimas.

Despu√©s de ver caer nuestras y nuestros camaradas en las plazas p√ļblicas durante los lustros del exterminio y del genocidio, y luego de ver caer nuestras y nuestros camaradas junto a nosotros en las trincheras de las l√≠neas de fuego, al fragor del combate, sabemos lo que es soportar el dolor de la muerte de nuestros seres queridos en la brutal impotencia a que nos reduce la Prisi√≥n. Pero usted sigue resistiendo en las extremas condiciones de encierro en el destierro.

No queremos entonces Sim√≥n, escribir una nota como un saludo a la bandera o como quien agita su mano en un gesto lastimero de despedida o como quien echa una pat√©tica bendici√≥n, como una extremaunci√≥n. Desde nuestras celdas, quiz√°s mas llevaderas por el solo hecho de estar en el propio suelo de esta patria por la que usted y nosotros lo sacrificamos todo, escribimos esta nota como quien eleva el pu√Īo desafiante, en se√Īal de lucha y de combate, de resistencia y dignidad, pues este, su pueblo, sigue irrenunciablemente el sendero de nuestros h√©roes y m√°rtires, sendero que usted transita y del cual el azimut sigue siendo la victoria.

Nosotros, que al igual que usted, despu√©s de empu√Īar las armas insurgentes del Ej√©rcito del Pueblo, hemos debido soportar el golpe aleve y la patada de un simple y pusil√°nime cancerbero, y que sabemos devolver el golpe profundo y altivo de un una mirada de fuego, el grito de dolor y rab√≠a ahogado entre los dientes apretados y los labios resecos y tensos que no dejan escapar el ansiado trofeo de la s√ļplica que espera infructuosamente el m√≠sero perro. Nosotros Sim√≥n, nosotros le escribimos para decirle que la injusta prolongaci√≥n de su terrible encierro no puede ser signo de debilidad ni derrota, sino s√≠mbolo de una insurgencia que aun amedrenta al envanecido y prepotente imperio, y que ello debe ser ante todo un llamamiento a la rebeld√≠a, a la lucha sin cuartel, a seguir insurgiendo y a seguir construyendo el levantamiento del pueblo hasta el triunfo insurreccional, sin importar la v√≠a que en este momento hist√≥rico nos es dado transitar.

A√ļn en la legalidad y la paz, nuestra vocaci√≥n rebelde debe brillar y enceguecer los ojos gris√°ceos del viejo y decadente imperio, debe saber que la rebeld√≠a y la dignidad de los pueblos siempre es joven y que usted Sim√≥n, encarna el coraz√≥n rebelde y digno de Colombia y Latinoam√©rica. Coraz√≥n que late poderoso y aturdidor en las entra√Īas de su suelo, de suelo Yankee, donde tambi√©n un pueblo espera el influjo revolucionario que lo conduzca a alzarse y liberarse de su oprobioso sistema, de su repugnante gobierno.

Los EE-UU financiaron y auspiciaron la guerra en Colombia por mas de 52 a√Īos, se sentaron en la mesa de di√°logos y con demag√≥gica alardearon de su apoyo al proceso de paz pero lo mantienen preso, mas cuando saben que es inocente. Santos, no menos demag√≥gico y ruin ni siquiera pidi√≥ su liberaci√≥n al imperio traicionando la confianza en el proceso de paz, ya que hab√≠a un compromiso previo con las FARC-EP de solicitar su libertad.

Así que la lucha por su libertad, para nosotros, desde estas cárceles, de las que aun no nos suelta el mezquino y fariceo Estado, que se muestra soberbio con los rebeldes presos en proceso de reincorporación, pero se postró genuflexo y dócil ante el Yankee para extraditarlo a usted, y se mostró temeroso y cobarde para pedir formalmente su indulto; para nosotros, decimos pues, la lucha por su libertad será en adelante una bandera de resistencia antiimperialista, de lucha por la soberanía y la auto determinación de los pueblos, de liberación nacional e integración latinoamericana, de solidaridad internacionalista, en fin, de la mayor significación y firmeza revolucionaria.

Lanzamos a los pueblos del mundo en pie de lucha, a los pueblos rebeldes del sur global, a los pueblos indoblegables de Nuestra América y al pueblo insurgente de la naciente Nueva Colombia, un llamado a la Solidaridad y a la creación de Comités Permanentes de Solidaridad por la Libertad de Simón Trinidad. Estrategia que vaya de la mano de la exigencia de liberación de Sonia e Ivan Vargas presos en las mismas mazmorras del norte y de todos nuestros prisioneros en las demás cárceles del mundo.

Otras prisiones han parecido tambi√©n impenetrables, otros prisioneros han parecido imposible de liberar, pero la solidaridad cuando ha sido tenaz ha roto el hormig√≥n y el hierro de las c√°rceles para arrebatar a los ruise√Īores de la libertad, y uno de esos ruise√Īores es nuestro Sim√≥n Trinidad.

Arrebatarle al imperio a Simón Trinidad debe ser una tarea de todas y todos los que luchan y resisten por un mundo alternativo en paz con justicia social.

Camarada Simón, la paz de Colombia jamás será completa sin su libertad y su libertad, ahora, más que nunca, debe ser una tarea de la revolución. Un abrazo que trascienda los muros de la ignominia que jamás nos contendrán.

Atentamente,

Presos Políticos de Guerra de las FARC-EP. Cárceles de Colombia.


Colombian prisoner David Ravelo must go free, now!

Colombian prisoner David Ravelo must go free, now!

In an open letter we ask Colombian President Juan Manuel Santos to order his government to release political prisoner David Ravelo. We invite individuals and organizations to endorse the letter. To do so, please send a name, city, state or province, and country to W.T. Whitney at: atwhit@roadrunner.com. The letter and names will be delivered to Colombian officials in mid January.

*W. T. Whitney Jr. prepares this letter which is a project of The North American Committee for the Defense of David Ravelo. In 2012 the Committee sent a solidarity delegation to Colombia on Ravelo’s behalf.

The Honorable Juan Manuel Santos

President, Republic of Colombia

Dear Mr. President,

Sir, those who sign this letter hold that the case against prisoner David Ravelo (cédula de ciudadanía 13.887.558) collapsed long ago under the weight of lies and a quite illegitimate prosecution.  With respect, we ask that you instruct your government to release Mr. Ravelo from prison. We point to a long, unvarying record of injustice against Ravelo. 

David Ravelo was arrested September 14, 2010 in Barrancabermeja, Colombia. Charged with plotting to murder municipal official David N√ļ√Īez Cala in 1991, he is serving an 18 ‚Äď year term. Appeals have failed. His case is now before the Inter-American Commission on Human Rights.

Ravelo, we think, is emblematic of thousands of political prisoners in limbo now as Colombia implements its peace accord. Imprisoned combatants and civilian political prisoners may soon be eligible for amnesty. Ravelo needs to be one of them.  

Barrancabermeja, Ravelo’s native city, produces 60 percent of Colombia’s oil products. In the late 1980s the Patriotic Union (UP) electoral coalition entered local politics. Soon David Ravelo was a UP member of Barrancabermeja’s city council and a UP delegate to the Santander Assembly. At the time, however, killers were targeting UP activists in Barrancabermeja, and nationally.

Charged with rebellion in 1993, Ravelo went to prison for 27 months.  By the late 1990s, paramilitaries controlled the city and its surroundings. They massacred 36 Barrancabermeja inhabitants on May 16, 1998 and 17 more on February 28, 1999.

In Barrancabermeja, Ravelo was a labor organizer, community educator, and journalist. He is a longtime member of the Colombian Communist Party’s Central Committee.  Barrancabermeja’s Catholic Diocese honored Ravelo in 2008 for his 30 years dedicated to defending human rights. In response to paramilitary violence, he founded and directed the CREDHOS human rights organization. Many CREDHOS leaders subsequently were killed or threatened.  

Ravelo in 2007 circulated a video, viewable here, showing President Alvaro Uribe socializing with Barrancabermeja paramilitary leaders in 2001.  The U.S. government, Colombia’s military ally, had complained about Uribe’s ties to paramilitaries. We suspect that the video, embarrassing to President Uribe, provoked his taking action against Ravelo.  

Persecution, lies, and vengeance

Colombia‚Äôs government in 1999 convicted paramilitary leaders Mario Jaimes Mej√≠a (alias ‚ÄúPanadero‚Äô) and Fremio S√°nchez Carre√Īo for organizing the two Barrancabermeja massacres. Each received a 20 year sentence. Having accused them, David Ravelo played a role in their downfall.

 

From Itag√ľ√≠ prison, paramilitary leader Roberto P√©rez √Ālzate ‚Äúgave the order,‚ÄĚ says Ravelo, for Jaimes Mej√≠a ‚Äúto take revenge and accuse David Ravelo Crespo and Jos√© Ar√≠stides Andrade‚ÄĚ of murdering David N√ļ√Īez Cala in 1991.

Jaimes confessed to organizing the massacres of 1998 and 1999 in order to qualify for the Justice and Peace Law of 2005.¬† According to that law, paramilitary leaders telling the truth and demobilizing troops would serve eight years in prison. In 2008 Jaimes confessed to the N√ļ√Īez Cala murder and named Ravelo and ex- congressperson Ar√≠stides Andrade as accomplices. He claimed they attended a meeting in Barrancabermeja where the murder was planned. Again, accusations against Ravelo would ease his entry into the Justice and Peace program.

Jaime‚Äôs paramilitary associate Fremio S√°nchez also confessed to the massacres and to his role in the N√ļ√Īez Cala murder. He too implicated Ravelo and Ar√≠stides Andrade in order to qualify for Justice and Peace.

Jaimes Mej√≠a was a FARC member when he killed N√ļ√Īez Cala; only later would he join the paramilitaries. Accusing Ravelo of ties to the FARC, he showed investigators a 1985 photo of Ravelo attending a peace meeting with FARC leaders at a forest encampment. Authorities had used the old photo to put Ravelo in prison in 1993. Ravelo went free when the ‚ÄúRavelo‚ÄĚ in the photo was shown to be someone else, a journalist.

In the clutches of the state

The prosecution and trial of Ravelo revealed terrible procedural failings. The court, for example, accepted Jaimes Mej√≠a‚Äôs accusation ‚Äď a lie - that Ravelo and Andrade participated in a murder. Colombia‚Äôs Attorney General on August 20, 2014 charged him with lying, and a judicial unit specializing in false witnesses is investigating. Between May 26, 2015 and October 27, 2016, however, six scheduled court sessions were canceled.

Further, the prosecutor in Ravelo‚Äôs case, William Pacheco Granados, is a criminal. ¬†As a police lieutenant in 1991 he arranged for the ‚Äúforced disappearance‚ÄĚ of a young man. A military court convicted him; he spent a year in prison. Law 270 of 1996 prohibits anyone dismissed from ‚Äúany public office‚ÄĚ or convicted of a crime from joining ‚Äúthe judicial branch.‚ÄĚ Now Pacheco Granados faces civil prosecution for murder.

And, the criminality of Ravelo‚Äôs accuser, Mario Jaimes Mej√≠a, seems limitless. Jaimes arranged for journalist Yineth Bedoya to be kidnapped before she was to interview him in prison in 2000. She was beaten and raped.¬† Jaimes received a 28 ‚Äď year sentence. ¬†

There’s more: Jaimes Mejía bribed fellow prisoners to testify that Ravelo and Arístides Andrade attended the meeting where the murder was planned. Jaimes used prisoner Fremio Sánchez to recruit them, according to witnesses at Ravelo’s trial. Prison officials facilitated meetings to enable Jaimes and Sánchez to conspire against Ravelo.

And, none of Ravelo’s 30 defense witnesses were allowed to testify during the trial proceedings. Prosecutor Pacheco closed his pre-trial investigation without hearing testimony as to Ravelo’s innocence.

Moreover, four weeks elapsed between Ravelo being convicted and the actual announcement of his conviction on December 11, 2012. This ‚Äúflagrant violation of due process‚ÄĚ delayed preparations for Ravelo‚Äôs appeal.

Lastly, the atmosphere surrounding Ravelo‚Äôs trial was grim; ‚Äúfamily members and members of Ravelo‚Äôs CREDHOS organization continually suffered paramilitary death threats and harassment while the trial was in progress.‚ÄĚ ¬†

Ravelo summarizes: ‚Äú[T]he paramilitaries had ‚Äėreasons‚Äô for wanting to eliminate me. That‚Äôs why ‚Ķ they tried to assassinate me physically, but didn‚Äôt succeed. They decided to eliminate me judicially, and for that they implemented ‚Äėthe judicial fa√ßade,‚Äô using the lie as their favorite weapon. It‚Äôs clear, therefore, that the truth is the first victim of war.‚ÄĚ

_____

*W. T. Whitney Jr. is a member of INSPP

 


El preso político colombiano David Ravelo debe ser liberado

Carta abierta al presidente Juan Manuel Santos
El preso político colombiano David Ravelo debe ser liberado, ahora mismo

Recientemente el Comit√© Norteamericano para la Defensa de David Ravelo y el Comit√© para la Defensa Sindical Internacional (International Labor Defense) en Boston escribieron una carta abierta al¬†Juan Manuel Santos Calder√≥n, el Presidente de la Rep√ļblica de Colombia. La carta exige la libertad del prisionero David Ravelo. El 19 de enero los miembros de ambos grupos entregaron la carta al¬†Yida Ximena Mora Silva, C√≥nsul Colombiano en Boston adjunto con una lista de 271 personas y 38 organizaciones que firmaron en apoyo. La carta sigue:

Estimado Presidente Juan Manuel Santos Calder√≥n: Los que firman esta carta creen que el cargo contra el preso David Ravelo (c√©dula de ciudadan√≠a 13.887.558) se venci√≥ hace mucho tiempo debido a las mentiras y procesamiento ileg√≠timo. Con respecto, nosotros le pedimos que ordene a su gobierno liberar al Se√Īor Ravelo.

Los que firman esta carta creen que el cargo contra el preso David Ravelo (c√©dula de ciudadan√≠a 13.887.558) se venci√≥ hace mucho tiempo debido a las mentiras y procesamiento ileg√≠timo. Con respecto, nosotros le pedimos que ordene a su gobierno liberar al Se√Īor Ravelo.

David Ravelo fue detenido el 14 septiembre de 2010 en Barrancabermeja, Colombia. Fue acusado de planear el asesinato del funcionario municipal David N√ļ√Īez Cala en 1991 y ahora est√° sirviendo una sentencia de 18 a√Īos. Actualmente la Comisi√≥n Interamericana de los Derechos Humanos est√° considerando su caso.

Creemos que Ravelo es simbólico de miles de presos políticos en limbo mientras Colombia realiza su Acuerdo de Paz. (1) Combatientes y presos políticos civiles encarcelados pronto podrían ser elegibles para la amnistía. (2) Ravelo necesita ser uno de ellos.

Barrancabermeja, la ciudad natal de Ravelo, produce 60 por ciento de los productos petr√≥leos de Colombia. A finales de los a√Īos ochenta, la Uni√≥n Patri√≥tica (UP) entr√≥ en la pol√≠tica local. Pronto David Ravelo se convirti√≥ en miembro del consejo de la ciudad de Barrancabermeja y delegado a la Asamblea de Santander, ambos de la UP. Sin embargo, en eso momento, los asesinatos dirig√≠an sus esfuerzos contra los activistas de la UP en Barrancabermeja, y tambi√©n en el pa√≠s.

Ravelo fue acusado de rebeli√≥n en 1993 y fue a prisi√≥n por 27 meses. A los finales de los a√Īos noventa, los paramilitares dominaban la ciudad y los alrededores. (3) Masacraron a 36 habitantes de Barrancabermeja el16 de marzo de1998 y 17 m√°s el 28 febrero de 1999.

En Barrancabermeja Ravelo era un organizador sindical, educador para la comunidad, y periodista. Por mucho tiempo fue un miembro del comit√© central del Partido Comunista de Colombia. La di√≥cesis Cat√≥lico de Barrancabermeja honr√≥ a Ravelo en 2008 por sus treinta a√Īos dedicados a la defensa de los derechos humanos. En respuesta a la violencia de los paramilitares, fund√≥ y dirigi√≥ a CREDHOS, una organizaci√≥n que luch√≥ por los derechos humanos. Despu√©s, muchos de los dirigentes de CREDHOS fueron asesinados o amenazados. (4)

En 2007 Ravelo distribuyó un video que se mostró Presidente Uribe socializando con dirigentes paramilitares de Barrancabermeja en 2001. El gobierno de los EE.UU. que era aliado militarmente a Colombia había quejado de los lazos de Uribe con los paramilitares. Nosotros sospechamos que el video fue embarazoso para el Presidente Uribe y por lo tanto su gobierno tomó acción contra Ravelo. (El video se puede ver aquí: https://www.youtube.com/watch?v=8oM-SIhcV9o )

Persecución, mentiras, y la venganza 

El gobierno de Colombia en 1999 conden√≥ a dirigentes paramilitares Mario Jaimes Mej√≠a (alias ‚ÄúPanadero‚ÄĚ) y Fremio S√°nchez Carre√Īo por organizar las dos masacres en Barrancabermeja. Cada uno recibi√≥ una sentencia de veinte a√Īos. David Ravelo tom√≥ un papel en su ca√≠da debido a que los hab√≠a acusado.

Seg√ļn Ravelo, el dirigente paramilitar Roberto P√©rez √Ālzate en la c√°rcel en Itag√ľ√≠, arregl√≥ que ‚Äúdieron la orden a Mario Jaimes Mej√≠a, alias Panadero, para que acusara falsamente a David Ravelo y a Ar√≠stides Andrade.‚ÄĚ (5)

Jaimes confes√≥ que organiz√≥ las masacres de 1998 y 1999 para calificar para la Ley de Justicia y Paz de 2005. Seg√ļn esa ley, los dirigentes paramilitares que dicen la verdad y desmovilizan a sus tropas servir√°n ocho a√Īos en prisi√≥n. En 2008 Jaimes confes√≥ al asesinato de N√ļ√Īez y identific√≥ a Ravelo y el ex congresista Ar√≠stides Andrade como c√≥mplices. Pretendi√≥ que asistieron a una reuni√≥n en Barrancabermeja donde el asesinato fue planeado. Otra vez las acusaciones contra Ravelo facilitaron a su entrada al Programa de Justicia y Paz.

Fremio S√°nchez, el colega paramilitar de Jaimes, tambi√©n confes√≥ a las masacres y su papel en el asesinato de N√ļ√Īez Cala. Tambi√©n acus√≥ a Ravelo y Ar√≠stides Andrade para calificar por el Programa de Justicia y Paz.

Jaimes Mej√≠a era un miembro de las FARC cuando mat√≥ a N√ļ√Īez Cala. M√°s tarde ingres√≥ a los paramilitares. En apoyo a su alegaci√≥n que Ravelo se asoci√≥ con las¬†FARC en el momento del asesinato de N√ļ√Īez Cala, mostr√≥ una foto tomado en 1985 a los investigadores de Ravelo en una reuni√≥n por la paz en un campamiento en la selva. Las autoridades hab√≠an usado la foto vieja para mandar a Ravelo a la prisi√≥n en 1993. Ravelo fue liberado cuando fue mostrado que el ‚ÄúRavelo‚ÄĚ en la foto era alguien m√°s - un periodista.

En los apretones del estado

La prosecuci√≥n y el juicio de Ravelo revelaron errores legales terribles. Por ejemplo, el tribunal acept√≥ la acusaci√≥n ‚Äď una mentira ‚Äď de Jaimes Mej√≠a que Ravelo y Andrade hab√≠an participado en el asesinato. El 20 agosto de 2014 el fiscal general de Colombia lo acus√≥ de mentir. Una unidad judicial, especializada en falsos testigos, est√° investigando. (6) Sin embargo, entre el 26 de mayo de 2015 y el 27 de octubre de 2016 seis sesiones programadas del tribunal no sucedieron.

Adem√°s el fiscal en el caso de Ravelo, William Pacheco Granados, es un criminal. Como un teniente de la polic√≠a en 1991, hizo la desaparici√≥n forzada de un joven. (7) Fue condenado por un tribunal militar y pas√≥ un a√Īo en la c√°rcel. La Ley 270 del a√Īo 1996 proh√≠be a cualquiera que haya sido despedido de un ‚Äúoficio p√ļblico‚ÄĚ o condenado de un crimen ingresar ‚Äúa la rama judicial.‚ÄĚ (8) Ahora Pacheco Granadas est√° acusado de homicidio.

De hecho, la criminalidad del acusador de Ravelo, Mario Jaimes Mej√≠a parece no tener l√≠mites. Jaimes hab√≠a tomado disposiciones para la periodista Yineth Bedoya que ser√≠a secuestrada antes de que le entrevistara en la c√°rcel en 2000. Ella fue golpeada y violada. Jaimes recibi√≥ una sentencia de 28 a√Īos.

Adem√°s Jaimes Mej√≠a soborn√≥ a los compa√Īeros prisioneros para quedaron testigo que Ravelo y Ar√≠stides Andrade hab√≠an asistidos a la reuni√≥n donde el homicidio fue planeado. Jaimes us√≥ el prisionero Fremio S√°nchez para reclutar a testigos falsas, seg√ļn testigos en el juicio de Ravelo. Los funcionarios de la c√°rcel facilitaron a las reuniones para permitir las conspiraciones de Jaimes y S√°nchez en contra de Ravelo. (9) (10)

Además ninguno de los 30 testigos en defensa a Ravelo fue permitido dar testimonio durante el proceso judicial. El fiscal Pacheco acabó su investigación antes del juicio sin aceptar el testimonio relacionado a la inocencia de Ravelo.

Adem√°s hab√≠a cuatro semanas entre el tiempo que Ravelo fue condenado y el anuncio mismo de su condena en 11 de diciembre de 2012. Este ‚Äúflagrante violaci√≥n al debido proceso‚ÄĚ retras√≥ los preparativos para la apelaci√≥n de Ravelo. (11)

Finalmente, la atm√≥sfera alrededor del juicio del Ravelo fue macabro: ‚Äúintegrantes de su familia y los miembros de CREDHOS continuamente sufr√≠an amenazas de muerte y hostigamientos¬†por parte de los grupos paramilitares.‚ÄĚ (12)

Ravelo en su resumen dice: ‚Äú[L]os paramilitares ten√≠an 'razones'¬†¬†para pretender eliminarme, por eso en m√ļltiples ocasiones intentaron asesinarme f√≠sicamente, no lo lograron, entonces decidieron asesinarme judicialmente, y para ello implementaron 'el montaje judicial', utilizando la mentira como su arma favorita; por cuanto est√° claro que la verdad es la primera v√≠ctima de la guerra.‚ÄĚ (13)

Notas:

1. http://www.telesurtv.net/english/analysis/Inside-Colombias-Guantanamo-Bay-A-Human-Rights-Nightmare--20160423-0034.html

2. http://anncol.eu/colombia/politica-economia/item/5693-marcha-patriotica-prensa-rural

3. https://www.ciponline.org/research/html/the-new-masters-of-barranca

4. https://www.ciponline.org/research/html/the-new-masters-of-barranca

5. http://www.magdalenamedio.tv/noticias/opinion/414-los-25-anos-del-vil-asesinato-del-ingeniero-david-nunez-cala

6. http://pacocol.org/index.php?option=com_content&view=article&id=19606:denunciamos-dilacion-en-proceso-a-paramilitar-que-atestiguo-falsamente-contra-defensor-david-ravelo&catid=89&Itemid=516

7. http://www.colectivodeabogados.org/Fiscal-22-antiterrorismo-William-G

8. http://www.suin.gov.co/viewDocument.asp?id=1657238

9. http://barrancabermejavirtual.com/joomla2011/index.php?option=com_content&view=article&id=1985:david042516&catid=31&Itemid=122

10. http://corrillos.com.co/llega-a-sus-ultimos-capitulos-la-novela-del-asesinato-de-david-nunez-cala/

11. http://www.albatv.org/Injusta-condena-al-defensor-de.html

12. http://memoriaydignidad.org/memoriaydignidad/images/C3-3-DAVID-RAVELO-CRESPO.pdf

13. http://barrancabermejavirtual.com/joomla2011/index.php?option=com_content&view=article&id=1985:david042516&catid=31&Itemid=122


 Esta carta fue preparada por W. T. Whitney Jr., y traducida por Mary McMinn.

 Los individuos y las organizaciones que firman a la carta abierta en apoyo: 

1. Avi Chomsky, Salem, Massachusetts, USA

2. Bruce Gagnon, Bath, Maine, USA

3. Dan Kovalik, Pittsburg, Pennsylvania, USA

4. David Bacon, USA

5. James D. Cockcroft, Montreal, Quebec, Canada

6. Jeffrey St. Clair, Petrolia, California, USA

7. Kathy Kelly, Chicago, Illinois, USA

8. Medea Benjamin, Washington DC, USA

9. Noam Chomsky, Cambridge, Massachusetts, USA

10. Ray Luc Levasseur, Waldo, Maine, USA

11. Frank McGreal, Vancouver, British Colombia, Canada

12. Adrian C.Y. Fu, Vancouver, British Columbia, Canada

13. Alan Bede, Arlington, Massachusetts, USA

14. Bill Hackwell, Oakland, California, USA

 Además, 257 más nombres de personas

Organizaciones

1. African Awareness Association, Richmond, Virginia, USA

2. All-African People's Revolutionary Party (GC)

3. Alliance for Global Justice

4. Arizona Peace Council

5. Brooklyn Greens

6. Campaign to Stop Killer Coke, New York, New York, USA

7. Center for Marxist Education, Cambridge, Massachusetts, USA

8. Chicago ALBA Solidarity

9. Code Pink

10. Colombia Support Network

11. Committee for International Labor Defense (Boston)

12. Communist Party of Australia

13. Communist Party of Canada

14. Communist Party USA

15. Freedom Road Socialist Organization

16. Global Network against Weapons in Space

17. Greater New Haven Peace Council, Connecticut, USA

18. Houston Communist Party, Texas, USA

19. Houston Peace Council, Texas, USA

20. International Committee for Peace, Justice and Dignity, Oakland, CA

21. International Network in Solidarity with Colombia's Political Prisoners

22. Ken Appelhans Club, CPUSA; Indianapolis; Indiana; USA

23. Let Cuba Live Committee of Maine

24. Maine Green Party Peace Network

25. Maine Green Women's Caucus

26. Maine Independent Green Party

27. Maine Veterans For Peace, Tom Sturtevant chapter 001

28. Midcoast Peace and Justice Group, Warren, Maine

29. MLToday.com

30. Movement for People’s Democracy

31. National Lawyers Guild, Massachusetts Chapter

32. National Network on Cuba

33. Peninsula Peace & Justice, Blue Hill, Maine, USA

34. The International Committee of the National Lawyers Guild

35. The Party for Socialism and Liberation

36. U. S. Peace Council

37. Voices for Creative Nonviolence

38. Workers World Party

__________

*W. T. Whitney Jr. es integrante de la RED INSPP

 


RAZONES INTIMAS PARA DECIRLE SI A UNA NUEVA PATRIA

RAZONES INTIMAS PARA DECIRLE

SI

A UNA NUEVA PATRIA 

                          

 

“…Soy una mala mujer

Porque no nací sumisa,

Callada, quieta y fr√°gil

Sino soberbia, entrona y estridente‚Ķ‚ÄĚ

 

Soy una mujer de esta patria que naci√≥ en un pa√≠s en guerra. Desde ni√Īa como muchas y muchos, conoc√≠ de la precariedad y la falta de oportunidades. Siendo a√ļn muy joven me embarac√© y tuve que asumir el dif√≠cil papel de ser madre soltera en un pa√≠s que no ofrece un trato diferencial a las mujeres. Me arriesgu√© entonces a enfrentar mi futuro por cuenta propia, al fin y al cabo cabeza no me hab√≠a faltado para sacar mis estudios adelante. No contaba con que tener un t√≠tulo era insuficiente en un pa√≠s que subvalora y discrimina a sus mujeres.¬† En el intento ¬†fui lanzada de varios puestos de trabajo una y otra vez cuando los patronos, ellos o ellas, se daban cuenta de mi estado de gravidez. ¬†Cuando finalmente logr√© permanecer en un trabajo ‚Äúpese a mi embarazo‚ÄĚ, mi derecho a la licencia de maternidad me fue negado, era la "contraprestaci√≥n" por haberme permitido laborar en tal estado.¬† La misma historia se repetir√≠a absurdamente a√Īos m√°s tarde. Par√≠ en soledad en un hospital de caridad, pero esa peque√Īa luz me llen√≥ de motivos adicionales para continuar la brega.

Entend√≠ despu√©s de lidiar infructuosamente y por a√Īos con una demanda legal por alimentos en favor de mi peque√Īo, que el Estado y la ley son m√°s indulgentes con quienes les niegan los derechos a sus hijas e hijos; en cambio, le cobran con especial dureza a una mujer que para solventar sola las necesidades de su prole y/o ¬†por su estado de pobreza, o porque decidi√≥ rebelarse de forma consciente contra lo injusto, trasgredi√≥ esa ley, esa que no la ha protegido ni a su descendencia.

He vivido en carne propia la violencia f√≠sica y sicol√≥gica, la exclusi√≥n y la discriminaci√≥n. Esas otras violencias en raz√≥n de nuestro ser femenino, que tambi√©n han alimentado la guerra. Violencias¬† que han venido de cualquier lado, ¬†porque esta cultura patriarcal nos¬† atraviesa como sociedad toda.¬† Por eso s√©, a ciencia cierta, que es m√°s dolorosa aquella violencia que viene de tu propia orilla. Conozco del dolor que te desgarra por dentro cuando en lugar de tenderte una mano solidaria porque te atreviste a denunciar a tus agresores, en cambio, recibes la estigmatizaci√≥n, quiz√° fuiste t√ļ la culpable‚Ķ Un motivo m√°s para querer darle vuelco a esta patria.¬† Por eso terca me mantengo inc√≥lume en mi compromiso, porque estoy convencida que si quiero un pa√≠s distinto y de no m√°s violencias contra las mujeres, debo primero combatir los demonios desde bien adentro.

Viviendo mi propia historia, pero tambi√©n aprendiendo del sufrimiento y la tenacidad de otras mujeres y hombres, me fui enamorando de mi pueblo.¬† Pensar cr√≠ticamente y actuar en consecuencia ha sido mi lucha. Y en esa apuesta fui hecha presa por un Estado que persigue a quien disiente.¬† Y viv√≠ y sufr√≠ junto muchas y muchos otros el dantesco mundo de la prisi√≥n y sus carceleros despiadados, ellos y ellas. Quiz√° la viv√≠ con especial rigor porque en m√≠ no encontraron claudicaci√≥n, al contrario, junto a otras y otros de mis compa√Īeros, crecimos en rebeld√≠a y convicci√≥n con cada vulneraci√≥n a nuestros m√°s fundamentales derechos.¬†

Y tambi√©n viv√≠ el inenarrable dolor, junto a otras mujeres, al tener que separarnos forzosamente y dejar a la deriva a nuestros(as) hijos(as) mientras est√°bamos entre rejas.¬† Sin duda el m√°s alto costo que puede cobrarse a una mujer en su b√ļsqueda de justicia y dignidad.

He visto en este caminar, la muerte, el exilio, el destierro, la mutilaci√≥n, la c√°rcel y un gran etc√©tera, de muchos y muchas de ¬†mis compa√Īeras y compa√Īeros. Y todas y todos ¬†han dejado una indeleble huella para que no haya olvido.

He vivido y no me arrepiento de nada porque s√© que en esas vivencias he crecido como mujer y como ser humano.¬† En este tr√°nsito he conocido personas invaluables que me han ense√Īado que a pesar de la adversidad el futuro puede ser nuestro, que la felicidad y un nuevo pa√≠s son posibles, que para vivir con dignidad hay que luchar y que para ser hombres y mujeres nuevos hay que amar profundamente a la humanidad.¬†

Hoy que nuestro país después de una centuria de cruentas guerras acaricia la posibilidad de la construcción de la Paz con Justicia Social, sé que no podremos avanzar si no despojamos de odio nuestros corazones y si no nos damos la oportunidad de hermanarnos como pueblo. 

Hoy le digo SI a la construcci√≥n de la Paz con Justicia Social porque no quiero ser responsable de dejar la nefasta herencia de la guerra a nuevas generaciones de nuestras ni√Īas y ni√Īos, porque no quiero m√°s rejas para quienes piensen diferente; porque ¬†sue√Īo con una Colombia ¬†al fin incluyente para nuestras Mujeres.

No es un llamado al olvido, no.  Es un llamado a la reconciliación sobre nuevas reglas de juego.  La memoria ha de ser parte importante de esa construcción de la Paz duradera.  Para no repetir lo ya vivido. 

Liliany Obando.  Socióloga, defensora de derechos humanos.

Colombia, Octubre 1 de 2016