The infamy of dying in prison

The infamy of dying in prison

Homage to the communist militant Francisco Luis Correa Gallego                                                 

Translator’s note: Author Liliany Obando was herself a political prisoner from 2008 until 1212 when she was released. She regained her political rights in January 2016 when the government dropped the charges remaining against her. A worldwide solidarity movement accompanied her in her ordeal. Liliany Obando in prison fought for the rights of her fellow prisoners, particularly women prisoners. In writings and interviews, she has honoured Nelson Mandela, reported on women in Colombian prisons and told about her own situation as a political prisoner. Political prisoners in Colombia now exceed 9,000. That she’s long been part of the fight for a new Colombia shows in her documentary on farm worker struggles, made prior to her imprisonment.

I’ve always thought that there’s nothing sadder and more outrageous than to die alone and sick in a prison. That’s why I couldn’t hold back tears when, as I was reading an article on the subject of prisons, I learned that my friend and comrade Francisco Luis Correa Gallego had died this past May 10 from an illness he acquired in prison and that was inadequately treated, just as are many such cases.

Francisco was one of thousands of political prisoners who maintain their principles and revolutionary morale with stoicism. Like them, he was waiting with great anticipation to have his freedom restored through a Law of Amnesty and Pardon that has to be one result of the current peace process between the Santos government and the FARC (Revolutionary Armed Forces of Colombia).

After his detention some four years ago, he was transferred from one prison establishment to another. He was in the Garzón prison in Huila, Rivera prison in Neiva, Cunduy in Florencia, and the Modelo prison in Bogotá, which was the last of them. He was 69 years old this year, so they had him in the prison yard for the elderly there. That prison is well known for the nightmarish things that happen inside: disappearances, assassinations, and dismemberments by paramilitaries involving more than one hundred people, visitors and prisoners alike, for more than a decade.

As happens with many others who are deprived of their freedom, the time after Francisco‚Äôs capture went by without any direct contact with members of his nuclear family who lived far away, in Caquet√°. This was because of the National Penitentiary and Prison Institute‚Äôs (INPEC) reliance on improvisation and the methods used for penitentiary‚Äďtype punishment. Understandably, he was so glad when he received an occasional solidarity visit.

I remember that at one of those visits, this one with a group of young student volunteers with the Solidarity Committee for Political Prisoners, Francisco introduced himself at the right time with a generous smile and warmth of a comrade and went into a rich historical recounting of the people’s revolutionary struggles in our country. He tried to establish the precise moment when he first began to be part of all this. Perhaps his histories were a bit unfocused for the younger generations, but as happens with grandparents’ stories, they never fail to captivate their listeners.

He joined the revolutionary struggle way back and would never renounce it until the end of his days. He was brought into the ranks of the Colombian Communist Party in the region of the lower Orteguaza River in the governing municipality of Mil√°n, Caquet√°. There he ran up against that wild outburst of state terror unleashed in the era of Turbay Ayala. Recognised as a hardened, disciplined militant, he soaked up the experience of communists who, displaced, arrived there from Tolima and Huila.

Committed to peace in his time, he supported the negotiating process underway at La Uribe, which ended up incubating the Patriotic Union political movement (UP). And he was a municipal council member for the Patriotic Union in the first years of its existence. He was telling with emotion how in the process of recruiting for the rising UP, he travelled the byways and through the little towns of Caquet√° along with Iv√°n M√°rquez, who today is a negotiator [in the peace process] with the FARC in Havana, and who then might have been assigned by that insurgent organisation to be doing legal politics.

In 1988 he was promoted to fill a post for the UP in the first people‚Äôs mayoral office in the municipality of La Monta√Īita in Caquet√°, along with Omar Alfonso C√≥mbita, another revolutionary and former political prisoner. The latter describes Francisco as a ‚Äúresponsible comrade and a militant with great mystique ‚Ķ who was always severely critical if things weren‚Äôt going well‚ÄĚ. And he also said about him that, ‚Äúhe never doubted the force of struggle for democratization of the country, for a political solution, and for achieving the broadest popular unity in order to gain power.‚ÄĚ

Of peasant origin, Francisco was always worrying about strengthening his ideological, political, and cultural formation through persistent reading, a concern that continued in prison also.

In the region where he grew up, Francisco did survive the paramilitaries who tried to make him pay for his communist militancy. But he didn’t succeed in overcoming the bars the state imposes on those who dare challenge its power.

Prison is a place for testing revolutionary character, and Francisco was up to meeting that challenge. In a pair of letters, one he wrote me that I save with special love and another directed to a political audience, he openly expresses his deep pride on being a communist.

[Referring to UP and Communist Party members who were assassinated, he writes:] ‚ÄúI cannot forget the comrades: Manuel Cepeda Vargas, Jos√© Antequera, Jaime Pardo Leal, Bernardo Jaramillo Ossa, and Henry Mill√°n Gonz√°les. They are the ones who made me into a disciple of political revolution and who linked me up with being part of that army exploited by capitalism.‚ÄĚ

He also gave vent to his iron convictions, demonstrating that even from prison he felt¬†‚Äúthe urge to keep on struggling for construction of a new society without excluding anybody.‚ÄĚ

From the first time that I visited Francisco in the Modelo prison I wanted to recognise his fortitude, his mystique, his example, and I thought I would write an article about him and his struggle. It’s better to offer our comrades in struggle the homage and recognition they deserve while they are alive. Nevertheless, given the harshness of conditions taken on by militants in our country, we very often run into eventualities like this, ominous ones.

Francisco was not expecting me. I was there ready with my packet. It contained the book ‚ÄúFidel and Religion‚ÄĚ, the ‚ÄúPolitical Constitution‚ÄĚ, and the latest editions of Voz - and the highlighter you asked to me bring you at our next encounter. The one after that would be when I gave you an embrace of welcome to freedom, after the amnesty. This wouldn‚Äôt happen now and you can‚Äôt imagine how much it hurts.

Francisco, now it’s raining in my heart because of your absence. I can only render you tribute by joining myself to your dreams, gathering up your flags and your revolutionary commitment. You left us your commitment expressed in your own handwriting:

‚ÄúComrades: I call upon all of you who are on the outside and those of us who are [in prison,] deprived of freedom, to keep on fighting to build the Colombia that we want, in peace and with social justice.‚ÄĚ

For always, dear Francisco! You are now one of the indispensable ones!

May 29, 2016
Source: www.pacocol.org
Translated by WT Whitney Jr


La firma de la paz en La Habana, las FARC-EP y las cr√≠ticas de la ‚Äúultraizquierda‚ÄĚ

La firma de la paz en La Habana, las FARC-EP y las cr√≠ticas de la ‚Äúultraizquierda‚ÄĚ:

¬†(Reflexiones en torno al art√≠culo del guerrillero Gabriel √Āngel: ‚ÄúLas v√≠as para la revoluci√≥n y el socialismo a√ļn siguen siendo exploradas‚ÄĚ)

 Por Dax Toscano

La concreción de un acuerdo definitivo que permitiría la firma de la paz en Colombia ha generado diversas reacciones.

¬†Estas se han puesto en evidencia con mayor claridad a partir del √ļltimo evento celebrado el pasado 23 de junio de 2016 en la Habana, Cuba, cuando con la presencia del Presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, del Comandante de las FARC-EP, Timole√≥n Jim√©nez y otras personalidades, como el Presidente de Cuba, Comandante Ra√ļl Castro, se estableci√≥ el cese bilateral definitivo de acciones militares como un paso m√°s para poner fin a la conflagraci√≥n armada, acto en el cual, adem√°s, se puso en conocimiento que la insurgencia dejar√≠a las armas, las mismas que m√°s adelante servir√≠an para la elaboraci√≥n de tres monumentos.

 Desde la derecha fascistoide, ha sido Uribe y sus adláteres los que, desde un inicio, han expresado su repudio al proceso de paz y han indicado que hay que ir con todo, es decir arreciar con más guerra, asesinatos, falsos positivos contra el pueblo y la guerrilla de las FARC-EP, a la que, sin descanso, califican como organización terrorista y criminal.

¬†Por su parte, sectores de izquierda, aunque sin tanto ruido, quiz√°s por prudencia o por respeto, tambi√©n han expresado sus cr√≠ticas contra lo acordado en los √ļltimos meses en la Habana por parte de la insurgencia y el gobierno colombiano, enfocando sus cuestionamientos fundamentalmente contra las decisiones de las FARC-EP.

¬†Un trabajo realizado por el guerrillero fariano, Gabriel √Āngel, titulado: ‚ÄúLas v√≠as para la revoluci√≥n y el socialismo a√ļn siguen siendo exploradas‚ÄĚ, ha generado mucha m√°s pol√©mica en personas y organizaciones vinculadas con la izquierda.

¬†En sus cr√≠ticas, si podemos llamarlas as√≠, parecer√≠a que las FARC-EP, lo dice Gabriel √Āngel con precisi√≥n, claudicaron y traicionaron a la causa de la revoluci√≥n colombiana. No cabe otra cosa, entonces, que condenarlas por acto tan vil.

¬†Me acerqu√© a las FARC-EP hace unos ocho a√Īos atr√°s. Conoc√≠ gente maravillosa. Aprend√≠ mucho de su lucha y su accionar y esa es la raz√≥n por la cual escribo estas palabras, ante los cuestionamientos que hoy se hacen a la agrupaci√≥n que formara Manuel Marulanda y Jacobo Arenas, entre otros grandes h√©roes insurgentes.

¬†Parto por dejar en evidencia el trabajo arduo llevado adelante por la Delegaci√≥n de Paz de las FARC-EP, que no se ha detenido un solo instante en el estudio de los temas fundamentales que competen a las mayor√≠as pobres de Colombia, para as√≠ elaborar las propuestas y proyectos que se han discutido a lo largo de estos a√Īos en Cuba. Es necesario indicar la disciplina de las y los combatientes farianos, su conducta intachable y su profundo amor por el estudio y el aprendizaje que se han evidenciado en la constituci√≥n de p√°ginas web, en la elaboraci√≥n de escritos diversos y el desarrollo de un noticiero, por solo poner unos ejemplos.

Cada una y cada uno de los miembros de las FARC-EP en la Isla, han dado el m√°ximo para que Colombia pueda alcanzar la paz con justicia social.

¬ŅQui√©n puede dudar de la integridad moral de los combatientes farianos? Ser√≠a en verdad est√ļpido.

¬†Ellos se las han jugado el todo por el todo, tanto en el campo de batalla militar, como en el campo de batalla pol√≠tico. Algunos con una militancia de toda una vida, otros con 15, 20, 30 a√Īos de lucha. Entregados a la revoluci√≥n y transformaci√≥n del pa√≠s, con el objetivo de construir la Colombia Nueva.

Lo preocupante es que se pretenda cuestionar desde fuera, que se quiera atacar a quienes recibieron plomo, bombas y que sufrieron el embate m√°s cruel del imperialismo y el Estado colombiano con todos los planes dise√Īados para masacrarlos como fueron el Plan Colombia, el Plan Patriota o el Plan Espada de Honor.

En el camino qued√≥ gente valiosa: Ra√ļl Reyes, Iv√°n R√≠os, el Mono Jojoy, Alfonso Cano, Caliche, Lucero y otras y otros compa√Īeros valiosos.

Pero no se arredraron. Continuaron y, en cierta forma, también lograron sus victorias.

Creo yo que el mayor triunfo, hace cuatro a√Īos y un poco m√°s, es haber logrado sentarse en la mesa de conversaciones con el Estado colombiano para dialogar, en igualdad de condiciones, sobre la paz para el pa√≠s. En eso se empe√Ī√≥ el Comandante Alfonso Cano.

Y, pese a todas las trabas de la oligarqu√≠a colombiana, las FARC-EP han podido concretar algunos acuerdos importantes, a m√°s que han logrado hacer p√ļblicas, pese al cerco medi√°tico, cada idea por ellos propuesta. Nadie, en su sano juicio, puede dudar de la voluntad de la insurgencia fariana para alcanzar la paz con justicia social. ¬ŅPueden decir los ultra marxistas, maoistas, trostskistas, stalinistas que los comandantes revolucionarios en Cuba, claudicaron, se entregaron al Estado colombiano y, de la noche a la ma√Īana, se hicieron reformistas?

Las críticas soterradas también están dirigidas contra las FARC-EP, porque han decidido dejar las armas como vía para alcanzar el poder.

Mi criterio es que las armas no deber√≠an entregarse. En su totalidad, por lo menos, creo que no. Expreso esto, no con la idea de que la guerra contin√ļe. No he cogido una pistola, menos un fusil. No dej√© mi hogar, ni la familia para meterme en las selvas y luchar para materializar el sue√Īo de la construcci√≥n del socialismo. Mi aporte ha sido modesto, a trav√©s de la palabra hablada y escrita. Un granito de arena.

Mi preocupaci√≥n respecto a la dejaci√≥n de armas tiene que ver con el peligro que implica para la organizaci√≥n y sus militantes estar inermes frente a un aparato estatal policial, militar y paramilitar que utilizar√° cualquier recurso para deshacerse de los revolucionarios. En el imperialismo y en las oligarqu√≠as de todo tipo, no hay que confiar ni un tantito as√≠. Me acuerdo de Sandino y sus compa√Īeros asesinados¬† cobardemente en Nicaragua, luego de firmar la paz. Me acuerdo de los miembros de la Uni√≥n Patri√≥tica masacrados por el Estado y sus fuerzas represivas, incluidos los paracos.

Los camaradas deben formar un adecuado aparato de inteligencia y seguridad para evitar una masacre. Los paras, los sicarios van acecharlos, y ahí hay que defenderse. Y eso se hace con armas.

Pero también preocupa, y mucho, la situación de los campesinos en diversas zonas del país, quienes han expresado su temor porque ahora van a quedar desprotegidos ante los paramilitares y el mismo ejército.

Pensar que la lucha armada contra la clase dominante no tiene sentido, es una ingenuidad. Pero pensar que es la √ļnica v√≠a, tampoco es correcto.

Hay una posibilidad de luchar por la concreción de mejores condiciones de vida para la mayoría de los colombianos, por otras vías que no sea la armada. Esperemos que sea así. Y si esto fracasa, el pueblo volverá a organizar sus milicias, sus guerrillas, sus ejércitos revolucionarios.

Es muy arriesgada la decisi√≥n tomada por los compa√Īeros de las FARC-EP. Quiz√°s pequen de excesiva confianza respecto a las promesas del Estado colombiano. Pero eso no puede descalificarlos como traidores, reformistas, socialdem√≥cratas o pragm√°ticos.

El marxismo es el an√°lisis concreto de la realidad concreta. As√≠ lo se√Īala Gabriel √Āngel en su escrito. S√≠, por supuesto.

Hay poses de intelectuales, de acad√©micos progre y otras de gur√ļs revolucionarios, mismos que pretenden dan recetas para hacer las revoluciones.

Desde fuera todo es f√°cil.

Uribe azuza a la guerra, pero los de su clase no van a la misma. Sus hijos son unos chicos plásticos, de esos que andan por ahí, metidos en los negocios sucios de su padre. Por eso no importa instigar para que la confrontación armada siga.

Algunos, desde la ultraizquierda, quieren que la insurgencia siga en combate.¬† Sin embargo, su internacionalismo solo llega a expresarse a trav√©s de comunicados. Los m√°s rebeldes no se decidieron a meterse al monte con los camaradas farianos, como lo hicieron hace muchos a√Īos Alexandra Nari√Īo, Natalie Mistral y m√°s compa√Īeros.

As√≠ funcionan los cuestionamientos ‚Äúrevolucionarios‚ÄĚ, sustentados en el dogma: si no se cumple la receta dada para hacer las revoluciones, la organizaci√≥n cae en desgracia ante los ojos de los sumos pont√≠fices de las transformaciones sociales.

Los duros críticos que hoy condenan a la insurgencia, no hacen, además, un análisis de la realidad colombiana.

Gabriel √Āngel topa un tema important√≠simo, con una visi√≥n gramsciana dir√≠a, que es el tema de la conciencia pol√≠tica.

Fue Antonio Gramsci el que hizo una reflexi√≥n profunda sobre la parte ideol√≥gica, sobre la cultura y los procesos de dominaci√≥n por parte del Estado para, a decir de Noam Chomsky, domesticar al reba√Īo desconcertado.

Hegemonía es el término que utilizó el revolucionario italiano, al que el fascismo condujo a la muerte.

Sería bueno que aquellos que desde la izquierda hablan sobre los acuerdos de la Habana, investiguen lo que diversos sectores de la población colombiana piensan sobre la guerra y la insurgencia.

La paz, as√≠ a secas, es el sentir de la mayor√≠a de la poblaci√≥n. Por supuesto que en los sectores m√°s claros pol√≠ticamente y en los no tan claros, pero que tienen necesidades fundamentales, tienen la esperanza de que √©sta paz est√© acompa√Īada de justicia social.

La burguesía, en cambio, quiere la paz, para dominar, explotar y feriar el país con mayor facilidad. Para ellos será más fácil hacerlo sin una insurgencia fuerte que combatir. En eso estoy muy claro. De todas maneras, el sentir general es la necesidad de paz, es decir poner fin a la guerra, a la confrontación armada dentro de Colombia.

¬ŅHan sido derrotadas las FARC en este sentido?

Personalmente, no pienso que sea así. Demostraron mucha capacidad para adaptarse a las nuevas circunstancias de la guerra. Por supuesto que sufrieron golpes duros. La fuerza enemiga, apoyada internacionalmente por el imperialismo yanqui, británico y por el sionismo criminal, podía sostener los gastos de la guerra, a costa del sufrimiento del pueblo colombiano, sin importarle absolutamente nada.

Del otro lado, la cosa se ¬†hac√≠a m√°s complicada, aunque jam√°s dejaron de combatir a fuerzas militarmente poderosas, num√©ricamente mayores y con tecnolog√≠a de punta. Las guerrillas m√≥viles fueron muy eficaces y la moral de combate, acompa√Īada de un adecuado entrenamiento, detuvo el embate enemigo y le asest√≥ golpes.

En fin, volviendo al tema cultural, del Estado y sus aparatos ideológicos, la oligarquía tiene ganado un gran espacio. La cultura traqueta, la de lo banal, se han impuesto en la sociedad colombiana, cultura que ha penetrado en la mente de las personas y de la que no escapan, también, los guerrilleros.

Los aparatos de poder para embrutecer a la gente, han desarrollado una diversidad de contenidos musicales ofensivos, desprovistos de belleza poética y artística. Igual lo han hecho con la programación televisiva y las producciones cinematográficas. El consumismo es fomentado por la publicidad, mientras la gente quiere tener de todo lo que la industria publicitaria capitalista le propone, como símbolo incluso de status social. 

Ese aparato mediático, propagandístico ha sido un instrumento eficaz en la guerra sicológica de baja intensidad llevada a cabo contra las FARC-EP, organización que ha recibido serios golpes en este sentido.

Mercenarios de tinta y de micrófono han calificado a la insurgencia de terrorista, la han acusado de cometer execrables crímenes, entre los que se incluyen violaciones a mujeres y trata de blancas, así como el secuestro y la extorsión. No ha habido ataque propagandístico más furibundo contra organización revolucionaria en América Latina y quizás en el mundo, que contra las FARC-EP.

Y eso ha tenido un costo político muy alto.

La guerra no se gana solamente con fusiles y bombas. Esta se lleva adelante también en el campo de las ideas y, en el caso de los revolucionarios, como dijo Marx, si las ideas no prenden en las masas, no son armas poderosas para la transformación social. Fidel así también lo ha sabido comprender.

José Martí, héroe de la independencia de Cuba dijo que si de pensamiento es la guerra que se nos hace, a fuerza de pensamiento hay que ganarla.

En este sentido me parece oportuna la reflexi√≥n de Gabriel √Āngel sobre el papel ideol√≥gico y la necesidad de ganar pueblo para la defensa y concreci√≥n de las ideas revolucionarias.

Esta guerra es mucho más complicada. Y va ser más difícil, si no se concretan los mecanismos adecuados para que la oposición política de izquierdas en Colombia pueda llevar adelante su trabajo, sin temor a que sea criminalizada o sus militantes asesinados por el Estado o los paracos.

Para llevar adelante este trabajo se requieren además recursos, medios: prensa, radio, televisión y, para ponerlos en marcha, a más de dinero, el Estado debe permitir su funcionamiento, lo cual parte por democratizar la comunicación en una sociedad en la que el poder mediático está en manos de familias poderosas.

La lucha, en esas circunstancias, se dificulta m√°s que en las monta√Īas, m√°s que en la selva.

Los camaradas de las FARC-EP, en medio de la legalidad para su accionar que les ofrece el Estado colombiano, tendrán que fortalecer sus normas de seguridad: compartimentación, inteligencia y trabajo clandestino, también. No creo, en estas circunstancias, exhibir los rostros de todos aquellos que forman parte de las filas de las FARC-EP, facilitando la tarea a los aparatos represivos y de inteligencia.

Otras inquietudes se dan en torno a lo acordado en La Habana hasta hoy día.

Una de ellas tiene que ver con la aplicación de la justicia. No habrá impunidad dicen, fundamentalmente desde el gobierno colombiano.

Esperemos que, como dice la sabiduría popular, la justicia no se aplique solo al de poncho.

No sé si los verdaderos responsables de la guerra en Colombia: empresarios, latifundistas y militares colombianos y extranjeros, autores intelectuales y materiales de falsos positivos, de masacres, del despojo y desplazamiento de poblaciones, vayan a ser juzgados.

Me preocupa saber, por ejemplo, que va a pasar con las imputaciones penales que se han hecho contra los comandantes guerrilleros, a los que en ausencia se los ha condenado a varios a√Īos de prisi√≥n, por una infinidad de cr√≠menes que no han cometido.

¬ŅEl sistema judicial colombiano, va a borrar de un solo tajo todo aquello que ha armado durante a√Īos contra los miembros de la insurgencia y que ha sido repetido por la propaganda contra las FARC-EP?

Hablando de justicia, otra preocupación es la relacionada con la situación de los presos políticos y de guerra que están pudriéndose en las cárceles colombianas. El gobierno colombiano no ha planteado realmente una política para mejorar la situación carcelaria, así como no ha hablado seriamente de una amnistía de todos los detenidos por razones políticas o por haberse levantado en armas contra el régimen. Lo que ha hecho, más bien, es establecer un código policial represivo.

No he escuchado, adem√°s, al gobierno de Juan Manuel Santos y sus delegados, pronunciarse sobre la situaci√≥n de Sim√≥n Trinidad, detenido injustamente en EEUU. Creer√≠a que ser√≠a un tremendo error firmar un acuerdo final definitivo, sin que liberen al ‚ÄúHombre de Hierro‚ÄĚ. El gobierno de Estados Unidos dice apoyar el proceso de paz, pero no ha dado muestras concretas de querer ayudar a su soluci√≥n: Sim√≥n Trinidad contin√ļa preso, en condiciones deplorables, violando sus derechos humanos, mientras los EEUU tienen todav√≠a asesores militares en Colombia, as√≠ como bases para su tarea contrainsurgente.

En relación a la organización guerrillera, mi preocupación tiene que ver con la cohesión de la misma. La vida militar es distinta a la vida civil. Los ritmos se alteran y, si no hay una convivencia colectiva, el individuo empieza a pensar en resolver su cotidianidad lejos de otros.

Si antes se trabajaba para la organización, ahora individualmente qué va a suceder, pues cada quien debe buscarse un sustento, me supongo, y eso puede conllevar al abandono de actividades que antes dentro de la organización político-militar, si se las realizaba.

Pongo ejemplos concretos: despertarse a una hora determinada, ejercitarse, tener una hora cultural, realizar tareas productivas, reuniones de c√©lula, etc. ¬Ņpodr√°n continuar realiz√°ndose en condiciones distintas a las de la disciplina militar, revolucionaria?

En cuanto al desarrollo de la actividad política, dejó planteadas algunas inquietudes.

Las FARC-EP han trabajado como partido pol√≠tico, no han sido una organizaci√≥n militarista. Jacobo Arenas, Alfonso Cano, Pablo Catatumbo, Iv√°n M√°rquez, Jes√ļs Santrich, entre muchos, han comprendido lo fundamental de ese trabajo como organizaci√≥n. El PC3 ha llevado un trabajo de masas en forma clandestina, el Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia ha estado presente en las luchas de diversos sectores. Esa experiencia es valiosa para la constituci√≥n de un poderoso partido revolucionario.

El peligro radica en dejarse llevar por el juego de la democracia burguesa. Convertirse en un partido electorero y sus integrantes en cazadores de puestos para alcald√≠as, el congreso o el senado de la Rep√ļblica. Ah√≠ surgen las ambiciones por el poder, por el dinero.

Las FARC-EP deberán trabajar duramente en este sentido, para evitar estas distorsiones en las que han caído diversas agrupaciones de la izquierda latinoamericana y mundial.

El trabajo ideológico político es fundamental y el estudio del pensamiento de Bolívar, de Marx, de Engels, de Lenin, de Gramsci (y yo digo, pese algunos críticos duros, también el de Trotsky), del Che, de Fidel, de Chávez, de Manuel Marulanda, de Alfonso Cano debe ser fundamental para que la organización avance políticamente. Jamás olvidar, además, los aportes hechos en la lucha por la revolución colombiana de valiosos héroes insurgentes como fue el Mono Jojoy.

Hay, de seguro, otros elementos que no los he topado en este escrito. Ya vendrán otros camaradas desde las FARC-EP o desde otras agrupaciones que los expongan y que contribuyan al debate respetuoso con una organización que se ganó desde décadas atrás, un sitial importante en las luchas revolucionarias por la construcción del socialismo.

Por mi parte, en estas nuevas circunstancias, como cuando las FARC-EP vivieron sus momentos m√°s duros y dif√≠ciles tras el bombardeo a Angostura en marzo de 2008 donde muri√≥ asesinado Ra√ļl Reyes, expreso nuevamente mi implicaci√≥n con la revoluci√≥n colombiana y con las FARC-EP.

Me despido con la frase de Bertolt Brecht: ‚ÄúLa victoria de la raz√≥n solo puede ser la victoria de los que razonan‚ÄĚ.

Patria Grande, 8 de julio de 2016


ABRIENDO CAMINOS HACIA A LA LIBERTAD -Pedagogía De Paz En Las Cárceles-

ABRIENDO CAMINOS HACIA A LA LIBERTAD

-Pedagogía De Paz En Las Cárceles-

 Bogotá, Julio 6 de 2016

Como un gesto de solidaridad con las Prisioneras y Prisioneros Pol√≠ticos y ejerciendo nuestro derecho a participar como miembros de una sociedad comprometida con la paz para Colombia, varias organizaciones defensoras de derechos humanos, contando con el decidido acompa√Īamiento de la Organizaci√≥n PAX Holanda y del Representante a la C√°mara, V√≠ctor Correa V√©lez y su equipo y en coordinaci√≥n con los Colectivos de Prisioneras y Prisioneros Pol√≠ticos, nos dimos a la tarea de adelantar una serie de¬† Pedagog√≠as de Paz y la socializaci√≥n de la cartilla sobre la Jurisdicci√≥n Especial para la Paz (JEP), en las c√°rceles y penitenciarias de Bogot√°: Buen Pastor, Picota (ERON, PAS-B, Penal - 4) y la Modelo, entre el 24 de junio y el 6 de julio del presente.¬†

Buen Pastor                                                                                                                         

La Modelo

Partiendo del contexto general del actual proceso de conversaciones de paz entre el gobierno Santos y el grupo insurgente FARC-EP, las jornadas pedagógicas se centraron en explicar y desarrollar lo acordado por las partes en el Punto V sobre víctimas: El Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición y muy especialmente el tema de la Jurisdicción Especial para la Paz, en cuyo seno se darán trámite a las amnistías e indultos para prisioneras y prisioneros políticos.

La Picota ‚Äď PAS B

La participación de las prisioneras y los prisioneros políticos fue muy representativa y de ella surgieron una serie de preguntas a partir de sus casos particulares, de las situaciones complejas que afrontan,  de sus expectativas frente a una eventual libertad y sus posibilidades de una participación política en un futuro próximo; inquietudes éstas que se trasladarán oportunamente a la Mesa de Conversaciones de La Habana.

¬† La Picota ‚Äď Penal ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬†

La Picota - ERON

La jornada Pedagogía de Paz en la Cárcel La Modelo, se hizo además en homenaje al prisionero político recientemente fallecido Francisco Luis Correa Gallego, como un acto de reconocimiento y de memoria.

     La Modelo

Como resultado de estas jornadas se llegó además a la conclusión de que es necesario continuar promoviendo éstas y otras jornadas pedagógicas y hacerlas extensivas a otras cárceles y penales del país, dada la complejidad del tema y su importancia, no sólo en cuanto implica la vuelta a la libertad de las prisioneras y prisioneros políticos, sino por el momento histórico que se está viviendo en el país  de una salida política que permita empezar a construir una paz estable y duradera.

Finalmente, queremos reconocer y expresar nuestra profunda gratitud a las compa√Īeras y compa√Īeros del Observatorio de Derechos Humanos Rafael Uribe Uribe (ODDHHRUU), de las Comisiones de Derechos Humanos y de Solidaridad con las Prisioneras y Prisioneros Pol√≠ticos del Partido Comunista Colombiano, del Semanario VOZ y del Congreso de los Pueblos, quienes se sumaron solidariamente en varios momentos de estas Pedagog√≠as para la Paz.

 

Buen Pastor

La Picota

Fraternalmente,

RED INTERNACIONAL DE SOLIDARIDAD CON LAS PRISIONERAS Y PRISIONEROS POL√ćTICOS COLOMBIANOS ‚Äď INSPP

BRIGADA JUR√ćDICA EDUARDO UMA√ĎA MENDOZA ‚Äď BJEUM

ASOCIACION NACIONAL DE AYUDA SOLIDARIA - ANDAS



LA INFAMIA DE MORIR EN PRISI√ďN

LA INFAMIA DE MORIR EN PRISI√ďN

 Homenaje al militante comunista Francisco Luis Correa Gallego

 “En mi modesta medida he cumplido con mi deber

con mi pa√≠s y con mi pueblo‚ÄĚ

Nelson Mandela

 

Bogot√°, Mayo de 2016

Por: Liliany Obando[1]

Siempre he pensado que no hay nada más triste e  indignante que morir en soledad y enfermo en una cárcel.  Por eso, no pude contener las lágrimas cuando al leer un artículo sobre el tema carcelario me enteré que mi amigo y Camarada Francisco Luis Correa Gallego había muerto el pasado 10 de mayo como consecuencia de una enfermedad que adquirió en prisión y que como en muchos otros casos fue inadecuadamente tratada.

Francisco era uno de los miles de prisioneros(as) políticos que con estoicismo mantienen sus principios y moral revolucionaria y que también con expectativa esperaba recuperar la libertad a través de una Ley de Amnistía e Indulto, que debe resultar del actual Proceso de Paz entre el gobierno Santos y las FARC.

Desde su detenci√≥n hace unos 4 a√Īos atr√°s, hab√≠a sido trasladado de un establecimiento penitenciario a otro.¬† Estuvo en las c√°rceles de Garz√≥n, Huila; Rivera en Neiva, Cunduy en Florencia y la C√°rcel Modelo de Bogot√° era la √ļltima de ellas.¬† Este a√Īo cumplir√≠a 69 a√Īos y por eso se encontraba en el Patio de Tercera Edad en esa prisi√≥n reconocida por los dantescos hechos ocurridos en su interior: desapariciones, asesinatos y desmembramientos de m√°s de un centenar de personas entre visitantes y presos, a manos de paramilitares,¬† hace m√°s de una d√©cada.¬†

Como ocurre con muchas otras personas privadas de la libertad, por la improvisaci√≥n y m√©todo de castigo en materia penitenciaria ejercida por el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario, INPEC,¬† para Francisco¬† los d√≠as transcurr√≠an sin tener contacto directo con su n√ļcleo familiar que qued√≥ lejos, en el Caquet√°, tras su captura.¬† Por eso se alegraba tanto cuando recib√≠a una que otra visita solidaria.¬†

Recuerdo que en una de esas visitas realizadas con un grupo de jóvenes estudiantes voluntarios del Comité de Solidaridad con los Presos Políticos, a la  hora de presentarse, Francisco con su sonrisa generosa y la calidez de un camarada,  se explayó en un rico recuento histórico de las luchas populares y revolucionarias en nuestro país, tratando de ubicar el momento preciso donde él entró a hacer parte de las mismas.  Historias quizá ya difusas para las nuevas generaciones, pero que como ocurre con los cuentos de las y los abuelos no dejan de cautivar a sus escuchas. 

De larga data, se hab√≠a vinculado a la lucha revolucionaria a la que no renunciar√≠a hasta el final de sus d√≠as. Se uni√≥ a las filas del Partido Comunista Colombiano en la regi√≥n del bajo r√≠o Orteguaza, en la cabecera del municipio de Mil√°n, Caquet√°, donde soport√≥ la arremetida del Terror de Estado desatada en tiempos de Turbay Ayala. ¬†Reconocido como ‚Äúun militante aguerrido y disciplinado‚ÄĚ, bebi√≥ de la experiencia de los comunistas que ven√≠an desplazados del Tolima y Huila.¬†

Comprometido con la paz, en su momento, apoy√≥ el proceso de di√°logos de La Uribe, de cuyo seno naci√≥ el Movimiento Pol√≠tico Uni√≥n Patri√≥tica (UP). Y fue concejal por la Uni√≥n Patri√≥tica, en sus primeros a√Īos de existencia. Con emoci√≥n narraba c√≥mo en el proceso de proselitismo de la entonces naciente UP, ¬†recorri√≥ veredas y caser√≠os por el Caquet√° incluso junto al hoy negociador de las FARC en La Habana, Iv√°n M√°rquez, quien entonces fuera destacado por esa organizaci√≥n insurgente para hacer¬† pol√≠tica por la v√≠a legal.¬†

En 1988 fue promovido ¬†para ocupar un cargo en la primera alcald√≠a popular de la UP en el municipio de La Monta√Īita en el Caquet√° junto a Omar Alfonso C√≥mbita, otro revolucionario y ex prisionero pol√≠tico.¬† Este √ļltimo describe a Francisco como un compa√Īero ‚Äúresponsable y de mucha m√≠stica militante‚Ķ que siempre fue cr√≠tico severo de las cosas no correctas‚ÄĚ.¬† Y de quien tambi√©n dice que ‚Äúnunca dud√≥ de la vigencia de la lucha por la democratizaci√≥n del pa√≠s, por la salida pol√≠tica y por lograr la m√°s amplia unidad popular para llegar al poder‚ÄĚ.

De origen campesino, Francisco se preocupaba siempre por fortalecer su formación ideológica, política y cultural a través de una asidua lectura, preocupación que también mantuvo en la cárcel. 

Francisco, quien sobrevivió en su región de origen al paramilitarismo que pretendía cobrarle su militancia comunista, no  logró en cambio hacerlo a los barrotes que impone el Estado a quienes se atreven a desafiar su poder. 

La c√°rcel es un escenario de prueba al temple revolucionario y Francisco no fue inferior a ese reto.¬† En un par de cartas, una que me dirigi√≥ a m√≠ y que preservo con especial cari√Īo, y en otra dirigida a un escenario pol√≠tico, expresa abiertamente su profundo orgullo de ser comunista.¬†

¬†‚Äú‚ĶNo puedo olvidar a los compa√Īeros: Manuel Cepeda Vargas, Jos√© Antequera, Jaime Pardo Leal, Bernardo Jaramillo Ossa, Henry Mill√°n Gonz√°les, quienes me hicieron un disc√≠pulo de la revoluci√≥n pol√≠tica y me vincularon a hacer parte de ese ej√©rcito explotado por el capitalismo‚ÄĚ.

Igualmente dej√≥ expresas sus f√©rreas convicciones se√Īalando que a√ļn desde la c√°rcel sent√≠a la ‚Äúmotivaci√≥n de seguir luchando por construir una nueva sociedad sin excluir a nadie‚ÄĚ.

Desde la primera vez que visit√© a Francisco en la Modelo quise reconocerle su firmeza, su m√≠stica, su ejemplo, y pens√© que escribir√≠a un art√≠culo sobre √©l y su lucha.¬†Los reconocimientos y homenajes merecidos a nuestros (as) compa√Īeros de lucha es mejor hacerlos en vida, no obstante, dada la dureza de las condiciones en las que asumimos la militancia en nuestro pa√≠s, nos topamos muy frecuentemente con hechos fat√≠dicos como √©ste.¬†

No me lo esperaba Francisco, me qued√© con el paquete listo en el que hab√≠a incluido el libro Fidel y La Religi√≥n, la Constituci√≥n Pol√≠tica, las √ļltimas ediciones de VOZ y el resaltador que me pediste que te llevara en nuestro pr√≥ximo encuentro. Lo siguiente ser√≠a darte el abrazo de bienvenida a la libertad tras la amnist√≠a.¬† Ya no fue posible y no imaginas c√≥mo duele‚Ķ

Ahora, Francisco, con mi coraz√≥n lloviendo por tu ausencia, s√≥lo puedo rendirte tributo sum√°ndome a tus sue√Īos, recogiendo tus banderas y compromiso revolucionario.¬† Compromiso que dejaste plasmado tambi√©n con tu pu√Īo y letra:

‚ÄúCompa√Īeros:¬† yo exhorto a todos los que est√°n afuera y a los que estamos privados de la libertad a continuar luchando por construir la Colombia que queremos, en Paz y con Justicia Social‚ÄĚ.

 

 Hasta Siempre querido Francisco, ya eres de los imprescindibles!

--------

[1] Socióloga, defensora de derechos humanos, ex prisionera política.