Los (as) Prisioneros Políticos también son víctimas

Simón Trinidad, encarcelado,
Conexiones con el Proceso de Paz Colombiano
Por W. T. WHITNEY, Jr.*
Abril 07 de 2015

Vea la versión en inglés en:
http://www.counterpunch.org/2015/04/07/simon-trinidad-imprisoned-connects-with-colombian-peace-process/

Ricardo Palmera, alias ‚ÄúSim√≥n Trinidad,‚ÄĚ es un prisionero pol√≠tico y m√°s.¬† Incluso, como tal, su condena de sesenta a√Īos y el confinamiento solitario permanente son extraordinarios.¬† Los servicios legales¬† post sentencia no siempre est√°n disponibles.¬† Su correo es bloqueado, las visitas son limitadas, y √©l est√° engrilletado cuando ellos lo ven.¬† Trinidad ocupa una celda ‚ÄúSupermax‚ÄĚ en los Estados Unidos, en Colorado. En Colombia √©l es un enemigo del Estado.
Sim√≥n Trinidad fue y es un l√≠der de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) con responsabilidades de educaci√≥n pol√≠tica, finanzas, y negociaciones de paz. √Čl particip√≥ con las FARC en las conversaciones con el gobierno colombiano en 1998-2002.


En Ecuador, antes a su captura en enero de 2004 ‚Äďcon la ayuda de la CIA‚Äď √©l estaba preparando una reuni√≥n con el representante de Naciones Unidas James Lemoyne para revisar la situaci√≥n de los prisioneros de guerra de las FARC.


Al ser detenido, Trinidad fue trasladado a Colombia, y entonces el 31 de diciembre de 2004, él fue extraditado a los Estados Unidos.  Colombia había pedido a las autoridades de los Estados Unidos requerir su extradición.  Los Estados Unidos al mismo tiempo no tenían cargos relevantes contra él y los oficiales colombianos tenían que moldear las acusaciones.  Más tarde las cortes colombianas condenaron a Trinidad en ausencia, y él afronta tiempo de cárcel ahí.

Trinidad, a pesar de que está encarcelado en los Estados Unidos, mantiene una fuerza política más allá de los muros de la prisión.  Las negociaciones de las FARC con el gobierno colombiano para poner fin a la guerra civil ahí empezaron en Cuba en Noviembre de 2012. 

Las FARC a√ļn recuerdan a Trinidad como uno de sus l√≠deres, y al comienzo de las conversaciones, los guerrilleros nombraron a Trinidad como uno de¬† sus cinco representantes acreditados para las negociaciones.¬† En las fotos del grupo √©l se mantiene de pie, como una imagen recortada de tama√Īo natural, junto a los otros negociadores de las FARC,¬†
Las FARC repetidamente han demandado su liberación de la prisión de manera que él pueda servir como un negociador.  Se han circulado recientemente rumores de que los funcionarios colombianos, escuchando a las FARC, están pidiéndole a las contrapartes en Estados Unidos la libertad de Trinidad.

Los negociadores tratando ahora sobre el destino de los líderes de la guerrilla en el post-conflicto, están discutiendo asuntos que tienen que ver con el encarcelamiento y la extradición.  Los críticos dicen que la tendencia de Colombia a extraditar prisioneros hacia los Estados Unidos es problemática para la soberanía colombiana. Simón Trinidad es un ejemplo de ello.


Trinidad personifica otro punto de contenci√≥n. ¬ŅSon las FARC soldados criminales o son ellos soldados luchando en una guerra?¬† Los t√©rminos de moda tales como ‚Äúbandidaje‚ÄĚ, ‚Äúterrorismo‚ÄĚ, y el de ‚Äútraficantes de drogas‚ÄĚ sugieren lo primero.¬† Pero en la medida en que la rebeli√≥n antigubernamental de las FARC condujo a un conflicto interno, las guerrillas de las FARC est√°n luchando en una guerra civil.


La √ļltima visi√≥n se ajusta a la ley internacional, la cual reconoce el derecho a la rebeli√≥n.¬† Si un acuerdo de paz acepta esa noci√≥n, entonces los/as prisioneros son intercambiados y ellos/as vuelven a casa.¬† Entretanto, es ilegal bajo la ley internacional de la guerra civil que combatientes como Trinidad sean enviados afuera a una tierra extranjera.


Los acusadores dijeron que Trinidad ayudó a las FARC a secuestrar a tres contratistas norteamericanos después  de que su aeronave de reconocimiento había sido derribada por las guerrillas de las FARC en 2003.  El reclamo de los Estados Unidos es que los rehenes eran civiles quienes estaban combatiendo a los traficantes de drogas.  Pero sus captores de las FARC los vieron como contratistas militares desplegados bajo el Plan Colombia, el mecanismo mediante el cual los militares estadounidenses se tomaron a las guerrillas izquierdistas en Colombia. Los contratistas fueron liberados en 2008.


En el primer juicio, a finales de 2006, Sim√≥n Trinidad enfrent√≥ cinco cargos.¬†¬† Tres de ellos, cada uno, condujeron a la acusaci√≥n de conspirar para secuestrar a uno de los tres contratistas cautivos.¬†¬† Dos cargos m√°s ten√≠an implicaciones para la as√≠ llamada guerra al terrorismo de los Estados Unidos. Los fiscales acusaron a Trinidad por su calidad de miembro en una conspiraci√≥n para tomar rehenes, tambi√©n por proveer ‚Äúmaterial de apoyo a los terroristas,‚ÄĚ esto es a las FARC.¬† La condena bajo cualquier cargo se habr√≠a adaptado al largo prop√≥sito de los Estados Unidos de encarcelar adversarios de cualquier parte, quienes podr√≠an ser retratados como ‚Äúterroristas.‚Ä̬† Era el tiempo en el que los prisioneros de guerra eran transformados en ‚Äúcombatientes por fuera de la ley.‚Ä̬† En 1997 el Departamento de Estado de los Estados Unidos se√Īal√≥ a las FARC como una organizaci√≥n terrorista.
Pero Sim√≥n Trinidad les habl√≥ a los jurados de su historia de vida y del por qu√© las FARC estaban luchando.¬† Su presentaci√≥n, a√ļn con traducci√≥n, fue lo suficientemente convincente para los jurados como para rechazar condenarlo por cualquier cargo.


Entonces el Departamento de Justicia ten√≠a que encontrar un nuevo juez para el segundo juicio.¬† El primer juez hab√≠a hablado ilegalmente con los jurados para conseguir informaci√≥n sobre sus deliberaciones que ayudar√≠an a los fiscales en el segundo juicio.¬† Ese juicio finaliz√≥ con Trinidad siendo condenado por el √ļnico cargo de conspiraci√≥n para tomar a los contratistas como rehenes.¬† √Čl fue sentenciado a principios de 2008.¬† Dos procesos siguientes basados en denuncias de narcotr√°fico terminaron en juicios nulos.


Trinidad era un miembro de la √©lite colombiana. Cuando en diciembre 5 de 1987, Ricardo Palmera ‚Äď √©l a√ļn no era Sim√≥n Trinidad ‚Äď dej√≥ su ciudad natal Valledupar, en el departamento de Cesar, para unirse al Bloque Caribe de las FARC, √©l dej√≥ atr√°s una familia, su trabajo de gesti√≥n bancaria, una c√°tedra en econom√≠a en una universidad local y¬† los bienes familiares los cuales √©l manejaba ‚Äď una hacienda ganadera y propiedades de algod√≥n y frutales.


Su padre hab√≠a sido un respetado abogado, profesor de leyes, y senador colombiano por el Partido liberal.¬† Su abuelo materno hab√≠a servido como gobernador de Santander.¬† El futuro prisionero asisti√≥ a una escuela secundaria privada en Bogot√°, con un ‚Äúfuerte ethos democr√°tico y social.‚Ä̬† √Čl estudi√≥ en una escuela naval en Cartagena, donde el presidente Juan Manuel Santos fue un compa√Īero de estudios.¬† Trinidad se gradu√≥ en econom√≠a en una universidad privada en Bogot√° y obtuvo una maestr√≠a en negocios econ√≥micos de la Universidad de Harvard en los Estados Unidos.

En Valledupar, Palmera/Trinidad se uni√≥ al partido ‚ÄúNuevo Liberalismo‚ÄĚ, el cual despu√©s de¬† 1982, al menos localmente, lleg√≥ a ser ‚ÄúCausa Com√ļn.‚Ä̬† Esa organizaci√≥n se afiliar√≠a m√°s tarde a la Uni√≥n Patri√≥tica ‚Äď UP la cual emergi√≥ siguiendo a los acuerdos entre el gobierno y las FARC.¬† Guerrilleros desmovilizados, comunistas, y otros izquierdistas entraron en la pol√≠tica electoral como candidatos de la U.P.¬† Ellos lograron victorias, y entonces fueron v√≠ctimas de la masacre en todo el pa√≠s.¬† En Valledupar en 1987, muchos de los compa√Īeros de Trinidad de Causa Com√ļn murieron, uno por uno.¬† Otros salieron al exilio.¬† Una de ellos/as, en sus memorias publicadas, describ√≠a el clima de temor y desesperaci√≥n. Trinidad se qued√≥.

El ej√©rcito colombiano reprimi√≥ a los miembros de Causa Com√ļn en 1982.¬† Junto a otros, Palmera fue arrestado, ‚Äúesposado, llevado‚Ķ a Barranquilla en un cami√≥n de ganado, privado de dormir, alimento, y agua por tres d√≠as, sometido a un cruel interrogatorio, y puesto en libertad despu√©s de cinco d√≠as.‚Ä̬† En su primer juicio Trinidad identific√≥ el asesinato del carism√°tico candidato presidencial de la UP Jaime Pardo Leal, en Octubre 11 de 1987, como un momento decisivo. √Čl habr√≠a tenido programada una reuni√≥n con Pardo Leal para el d√≠a siguiente.

Todo esto hace parte de la historia de Trinidad.  Su caso es complicado, y en aras de una mayor elucidación, una entrevista realizada en marzo 21, 2015, con el abogado de Denver, Mark Burton aparece abajo.  Recientemente Burton se ha comprometido a servir como abogado de Simón Trinidad en los Estados Unidos.   La reportera de El Espectador María Flórez lo entrevistó en Bogotá.  Burton discute sobre la posible liberación de la prisión de Trinidad en relación a las negociaciones de paz.


* W.T. Whitney Jr. es un periodista político residente en Maine, EEUU
** Traducido al espa√Īol por Liliany Obando, defensora de Derechos Humanos, ex prisionera pol√≠tica colombiana.

================================

Asegura Mark Burton, abogado de ese jefe guerrillero

"Hay grandes posibilidades de que 'Simón Trinidad' sea liberado"

En entrevista con El Espectador, el jurista Mark Burton  aseguró que la repatriación del jefe guerrillero es posible y que el apoyo del gobierno Obama al proceso de paz así lo demuestra.

19 MAR 2015

http://www.elespectador.com/noticias/judicial/hay-grandes-posibilidades-de-simon-trinidad-sea-liberad-articulo-550490

Por: María Flórez

Mark Burton lleg√≥ a Colombia para participar en un foro sobre libertad de presos pol√≠ticos. / Luis √Āngel
En repetidas ocasiones, el equipo negociador de las Farc le ha pedido al gobierno Santos que incluya a Ricardo Palmera, alias Sim√≥n Trinidad, en la mesa de conversaciones de La Habana (Cuba). A comienzos de este mes, esa posibilidad pareci√≥ m√°s cercana con el anuncio del excanciller israel√≠ y asesor internacional del proceso de paz Shlomo Ben Ami, seg√ļn la cual el presidente Juan Manuel Santos le pidi√≥ a Estados Unidos evaluar una posible repatriaci√≥n del jefe guerrillero. El asunto levant√≥ ampolla en el uribismo ‚ÄĒque calific√≥ de ‚Äúofensa‚ÄĚ esa posibilidad‚ÄĒ y llam√≥ la atenci√≥n del procurador Alejandro Ord√≥√Īez, quien le envi√≥ una carta al congresista Marco Rubio, presidente del Subcomit√© para el Hemisferio Occidental del Senado de Estados Unidos.


En la misiva, Ord√≥√Īez pidi√≥ que ‚Äúse reafirme que Estados Unidos no ofrecer√° ni aceptar√° la liberaci√≥n de persona alguna que se encuentre presa en ese pa√≠s, ni aceptar√° que dichos presos sean transferidos a Colombia‚ÄĚ. En otra orilla, la guerrilla alega que Trinidad ha sido sometido a ‚Äútratos crueles y degradantes‚ÄĚ y reafirma que su incorporaci√≥n a la mesa acelerar√≠a las conversaciones. Similares argumentos expone su abogado, Mark Burton, quien lleg√≥ a Colombia para participar en el II Encuentro por el trato digno y la libertad de los prisioneros pol√≠ticos.


En entrevista con este diario, Burton, abogado penalista y administrativo de la Universidad de Denver, expuso sus pol√©micas tesis sobre la condena a 60 a√Īos que recibi√≥ ese comandante guerrillero en 2008 por el secuestro de los contratistas norteamericanos Keith Stansell, Thomas Howes y Marc Gonsalves, y asegur√≥ que es altamente probable que el presidente Barack Obama d√© v√≠a libre para la liberaci√≥n de su defendido.

¬ŅQu√© tan posible es que el gobierno de EE.UU. libere a ‚ÄúSim√≥n Trinidad‚ÄĚ?

Creo que es realmente factible, porque la decisión de dejarlo en libertad está en manos del presidente Barack Obama. Colombia necesita a Trinidad en las conversaciones de paz; él es un hombre instruido, capaz, y trae la experiencia de haber sido negociador en el Caguán durante el gobierno de Andrés Pastrana. Las Farc lo han nombrado como uno de sus plenipotenciarios y es clave que él esté en La Habana. Su liberación contribuiría, indudablemente, a acelerar el proceso de paz.


¬ŅExiste un ambiente favorable dentro del gobierno Obama de cara a una eventual liberaci√≥n?

No puedo hablar por el gobierno norteamericano, pero s√≠ le puedo decir que en este caso es muy importante que Obama haya designado a Bernard Aronson como delegado para el proceso de paz. Esta es una se√Īal clara de que el presidente de Estados Unidos est√° apoyando las conversaciones y en esa medida creo que hay grandes posibilidades. Jur√≠dicamente, as√≠ como Obama tiene el poder de indultar a una persona, tambi√©n puede rebajar una sentencia. Esa ser√≠a la forma m√°s efectiva, aunque todo depende de las gestiones que haga el gobierno Santos.


¬ŅHan evaluado una posible oposici√≥n de la sociedad civil en EE.UU.?

Mire, en diciembre del a√Īo pasado, cuando Estados Unidos liber√≥ a los tres (esp√≠as) cubanos, hubo mucho ruido, porque la comunidad de exiliados cubanos en la Florida es muy fuerte. Sin embargo, otra cosa pasa con Colombia. Creo que en ese sentido el escenario no ser√≠a desfavorable.


¬ŅCu√°les son las opciones con las que cuenta ‚ÄúTrinidad‚ÄĚ en los estrados judiciales norteamericanos?

√Čl fue condenado a 60 a√Īos de prisi√≥n, gracias a la presi√≥n del gobierno colombiano de entonces. M√°s tarde perdi√≥ la apelaci√≥n. Sin embargo, estamos revisando el caso y buscando alternativas. Quiero dejar claro que para √©l ha sido muy dif√≠cil emprender su defensa, porque durante mucho tiempo no cont√≥ con un abogado. Mientras transcurr√≠a el juicio cont√≥ con defensor de oficio, que sigui√≥ en contacto con √©l exclusivamente por un tema de amistad, de derechos humanos. Adem√°s, lleva 11 a√Īos recluido en la m√°s absoluta soledad y eso contraviene la Convenci√≥n Contra la Tortura.


¬ŅUsted comparte la tesis seg√ļn la cual el juicio en EE.UU. tuvo tintes pol√≠ticos?

S√≠, creo que fue un montaje. √Ālvaro Uribe le pidi√≥ al gobierno norteamericano que pidiera en extradici√≥n a Sim√≥n Trinidad. Como Estados Unidos le dijo que no exist√≠an cargos, el gobierno colombiano busc√≥ supuesta informaci√≥n confiable para lograr que lo extraditaran. A √©l nunca se lo conden√≥ por narcotraficante, ni por terrorista, sino por el caso de unos contratistas de la CIA que √©l jam√°s conoci√≥ y que adem√°s estaban metidos en zona de guerra. Uribe quer√≠a castigar a Sim√≥n Trinidad y hay muchas razones que llevan a pensar que esto fue un juicio pol√≠tico.


¬ŅNo le parece exagerado sugerir que la justicia de EE.UU. se prest√≥ para hacerle un ‚Äúmontaje‚ÄĚ a un jefe guerrillero?

George Bush y √Ālvaro Uribe eran muy amigos. No podr√≠a decirle que se tomaron un caf√© para hablar del asunto, pero hubo un trato entre los dos gobiernos. Adem√°s, no se puede extraditar a alguien por razones pol√≠ticas.


En Colombia se ha cuestionado su posible salida, haciendo √©nfasis en que las v√≠ctimas merecen justicia. ¬ŅQu√© responden ustedes?

arcelado,

Conexiones con el Proceso de Paz Colombiano

Por W. T. WHITNEY, Jr.*

Abril 07 de 2015



Vea la versión en inglés en:

http://www.counterpunch.org/2015/04/07/simon-trinidad-imprisoned-connects-with-colombian-peace-process/



Ricardo Palmera, alias ‚ÄúSim√≥n Trinidad,‚ÄĚ es un prisionero pol√≠tico y m√°s. Incluso, como tal, su condena de sesenta a√Īos y el confinamiento solitario permanente son extraordinarios. Los servicios legales post sentencia no siempre est√°n disponibles. Su correo es bloqueado, las visitas son limitadas, y √©l est√° engrilletado cuando ellos lo ven. Trinidad ocupa una celda ‚ÄúSupermax‚ÄĚ en los Estados Unidos, en Colorado. En Colombia √©l es un enemigo del Estado.

Sim√≥n Trinidad fue y es un l√≠der de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) con responsabilidades de educaci√≥n pol√≠tica, finanzas, y negociaciones de paz. √Čl particip√≥ con las FARC en las conversaciones con el gobierno colombiano en 1998-2002.

En Ecuador, antes a su captura en enero de 2004 ‚Äďcon la ayuda de la CIA‚Äď √©l estaba preparando una reuni√≥n con el representante de Naciones Unidas James Lemoyne para revisar la situaci√≥n de los prisioneros de guerra de las FARC.

Al ser detenido, Trinidad fue trasladado a Colombia, y entonces el 31 de diciembre de 2004, él fue extraditado a los Estados Unidos. Colombia había pedido a las autoridades de los Estados Unidos requerir su extradición. Los Estados Unidos al mismo tiempo no tenían cargos relevantes contra él y los oficiales colombianos tenían que moldear las acusaciones. Más tarde las cortes colombianas condenaron a Trinidad en ausencia, y él afronta tiempo de cárcel ahí.

 

Trinidad, a pesar de que est√° encarcelado en los Estados Unidos, mantiene una fuerza pol√≠tica m√°s all√° de los muros de la prisi√≥n. Las negociaciones de las FARC con el gobierno colombiano para poner fin a la guerra civil ah√≠ empezaron en Cuba en Noviembre de 2012. Las FARC a√ļn recuerdan a Trinidad como uno de sus l√≠deres, y al comienzo de las conversaciones, los guerrilleros nombraron a Trinidad como uno de sus cinco representantes acreditados para las negociaciones. En las fotos del grupo √©l se mantiene de pie, como una imagen recortada de tama√Īo natural, junto a los otros negociadores de las FARC,

Las FARC repetidamente han demandado su liberación de la prisión de manera que él pueda servir como un negociador. Se han circulado recientemente rumores de que los funcionarios colombianos, escuchando a las FARC, están pidiéndole a las contrapartes en Estados Unidos la libertad de Trinidad.

 

Los negociadores tratando ahora sobre el destino de los líderes de la guerrilla en el post-conflicto, están discutiendo asuntos que tienen que ver con el encarcelamiento y la extradición. Los críticos dicen que la tendencia de Colombia a extraditar prisioneros hacia los Estados Unidos es problemática para la soberanía colombiana. Simón Trinidad es un ejemplo de ello.

Trinidad personifica otro punto de contenci√≥n. ¬ŅSon las FARC soldados criminales o son ellos soldados luchando en una guerra? Los t√©rminos de moda tales como ‚Äúbandidaje‚ÄĚ, ‚Äúterrorismo‚ÄĚ, y el de ‚Äútraficantes de drogas‚ÄĚ sugieren lo primero. Pero en la medida en que la rebeli√≥n antigubernamental de las FARC condujo a un conflicto interno, las guerrillas de las FARC est√°n luchando en una guerra civil.

La √ļltima visi√≥n se ajusta a la ley internacional, la cual reconoce el derecho a la rebeli√≥n. Si un acuerdo de paz acepta esa noci√≥n, entonces los/as prisioneros son intercambiados y ellos/as vuelven a casa. Entretanto, es ilegal bajo la ley internacional de la guerra civil que combatientes como Trinidad sean enviados afuera a una tierra extranjera.

Los acusadores dijeron que Trinidad ayudó a las FARC a secuestrar a tres contratistas norteamericanos después de que su aeronave de reconocimiento había sido derribada por las guerrillas de las FARC en 2003. El reclamo de los Estados Unidos es que los rehenes eran civiles quienes estaban combatiendo a los traficantes de drogas. Pero sus captores de las FARC los vieron como contratistas militares desplegados bajo el Plan Colombia, el mecanismo mediante el cual los militares estadounidenses se tomaron a las guerrillas izquierdistas en Colombia. Los contratistas fueron liberados en 2008.

En el primer juicio, a finales de 2006, Sim√≥n Trinidad enfrent√≥ cinco cargos. Tres de ellos, cada uno, condujeron a la acusaci√≥n de conspirar para secuestrar a uno de los tres contratistas cautivos. Dos cargos m√°s ten√≠an implicaciones para la as√≠ llamada guerra al terrorismo de los Estados Unidos. Los fiscales acusaron a Trinidad por su calidad de miembro en una conspiraci√≥n para tomar rehenes, tambi√©n por proveer ‚Äúmaterial de apoyo a los terroristas,‚ÄĚ esto es a las FARC. La condena bajo cualquier cargo se habr√≠a adaptado al largo prop√≥sito de los Estados Unidos de encarcelar adversarios de cualquier parte, quienes podr√≠an ser retratados como ‚Äúterroristas.‚ÄĚ Era el tiempo en el que los prisioneros de guerra eran transformados en ‚Äúcombatientes por fuera de la ley.‚ÄĚ En 1997 el Departamento de Estado de los Estados Unidos se√Īal√≥ a las FARC como una organizaci√≥n terrorista.

Pero Sim√≥n Trinidad les habl√≥ a los jurados de su historia de vida y del por qu√© las FARC estaban luchando. Su presentaci√≥n, a√ļn con traducci√≥n, fue lo suficientemente convincente para los jurados como para rechazar condenarlo por cualquier cargo.

Entonces el Departamento de Justicia ten√≠a que encontrar un nuevo juez para el segundo juicio. El primer juez hab√≠a hablado ilegalmente con los jurados para conseguir informaci√≥n sobre sus deliberaciones que ayudar√≠an a los fiscales en el segundo juicio. Ese juicio finaliz√≥ con Trinidad siendo condenado por el √ļnico cargo de conspiraci√≥n para tomar a los contratistas como rehenes. √Čl fue sentenciado a principios de 2008. Dos procesos siguientes basados en denuncias de narcotr√°fico terminaron en juicios nulos.

Trinidad era un miembro de la √©lite colombiana. Cuando en diciembre 5 de 1987, Ricardo Palmera ‚Äď √©l a√ļn no era Sim√≥n Trinidad ‚Äď dej√≥ su ciudad natal Valledupar, en el departamento de Cesar, para unirse al Bloque Caribe de las FARC, √©l dej√≥ atr√°s una familia, su trabajo de gesti√≥n bancaria, una c√°tedra en econom√≠a en una universidad local y los bienes familiares los cuales √©l manejaba ‚Äď una hacienda ganadera y propiedades de algod√≥n y frutales.

Su padre hab√≠a sido un respetado abogado, profesor de leyes, y senador colombiano por el Partido liberal. Su abuelo materno hab√≠a servido como gobernador de Santander. El futuro prisionero asisti√≥ a una escuela secundaria privada en Bogot√°, con un ‚Äúfuerte ethos democr√°tico y social.‚ÄĚ √Čl estudi√≥ en una escuela naval en Cartagena, donde el presidente Juan Manuel Santos fue un compa√Īero de estudios. Trinidad se gradu√≥ en econom√≠a en una universidad privada en Bogot√° y obtuvo una maestr√≠a en negocios econ√≥micos de la Universidad de Harvard en los Estados Unidos.

 

En Valledupar, Palmera/Trinidad se uni√≥ al partido ‚ÄúNuevo Liberalismo‚ÄĚ, el cual despu√©s de 1982, al menos localmente, lleg√≥ a ser ‚ÄúCausa Com√ļn.‚ÄĚ Esa organizaci√≥n se afiliar√≠a m√°s tarde a la Uni√≥n Patri√≥tica ‚Äď UP la cual emergi√≥ siguiendo a los acuerdos entre el gobierno y las FARC. Guerrilleros desmovilizados, comunistas, y otros izquierdistas entraron en la pol√≠tica electoral como candidatos de la U.P. Ellos lograron victorias, y entonces fueron v√≠ctimas de la masacre en todo el pa√≠s. En Valledupar en 1987, muchos de los compa√Īeros de Trinidad de Causa Com√ļn murieron, uno por uno. Otros salieron al exilio. Una de ellos/as, en sus memorias publicadas, describ√≠a el clima de temor y desesperaci√≥n. Trinidad se qued√≥.

 

El ej√©rcito colombiano reprimi√≥ a los miembros de Causa Com√ļn en 1982. Junto a otros, Palmera fue arrestado, ‚Äúesposado, llevado‚Ķ a Barranquilla en un cami√≥n de ganado, privado de dormir, alimento, y agua por tres d√≠as, sometido a un cruel interrogatorio, y puesto en libertad despu√©s de cinco d√≠as.‚ÄĚ En su primer juicio Trinidad identific√≥ el asesinato del carism√°tico candidato presidencial de la UP Jaime Pardo Leal, en Octubre 11 de 1987, como un momento decisivo. √Čl habr√≠a tenido programada una reuni√≥n con Pardo Leal para el d√≠a siguiente.

 

Todo esto hace parte de la historia de Trinidad. Su caso es complicado, y en aras de una mayor elucidación, una entrevista realizada en marzo 21, 2015, con el abogado de Denver, Mark Burton aparece abajo. Recientemente Burton se ha comprometido a servir como abogado de Simón Trinidad en los Estados Unidos. La reportera de El Espectador María Flórez lo entrevistó en Bogotá. Burton discute sobre la posible liberación de la prisión de Trinidad en relación a las negociaciones de paz.

* W.T. Whitney Jr. es un periodista político residente en Maine, EEUU 

** Traducido al espa√Īol por Liliany Obando, defensora de Derechos Humanos, ex prisionera pol√≠tica colombiana.

 

================================

 

Asegura Mark Burton, abogado de ese jefe guerrillero

"Hay grandes posibilidades de que 'Simón Trinidad' sea liberado"



En entrevista con El Espectador, el jurista Mark Burton aseguró que la repatriación del jefe guerrillero es posible y que el apoyo del gobierno Obama al proceso de paz así lo demuestra.

19 MAR 2015



http://www.elespectador.com/noticias/judicial/hay-grandes-posibilidades-de-simon-trinidad-sea-liberad-articulo-550490





Por: María Flórez



Mark Burton lleg√≥ a Colombia para participar en un foro sobre libertad de presos pol√≠ticos. / Luis √Āngel

En repetidas ocasiones, el equipo negociador de las Farc le ha pedido al gobierno Santos que incluya a Ricardo Palmera, alias Sim√≥n Trinidad, en la mesa de conversaciones de La Habana (Cuba). A comienzos de este mes, esa posibilidad pareci√≥ m√°s cercana con el anuncio del excanciller israel√≠ y asesor internacional del proceso de paz Shlomo Ben Ami, seg√ļn la cual el presidente Juan Manuel Santos le pidi√≥ a Estados Unidos evaluar una posible repatriaci√≥n del jefe guerrillero. El asunto levant√≥ ampolla en el uribismo ‚ÄĒque calific√≥ de ‚Äúofensa‚ÄĚ esa posibilidad‚ÄĒ y llam√≥ la atenci√≥n del procurador Alejandro Ord√≥√Īez, quien le envi√≥ una carta al congresista Marco Rubio, presidente del Subcomit√© para el Hemisferio Occidental del Senado de Estados Unidos.

En la misiva, Ord√≥√Īez pidi√≥ que ‚Äúse reafirme que Estados Unidos no ofrecer√° ni aceptar√° la liberaci√≥n de persona alguna que se encuentre presa en ese pa√≠s, ni aceptar√° que dichos presos sean transferidos a Colombia‚ÄĚ. En otra orilla, la guerrilla alega que Trinidad ha sido sometido a ‚Äútratos crueles y degradantes‚ÄĚ y reafirma que su incorporaci√≥n a la mesa acelerar√≠a las conversaciones. Similares argumentos expone su abogado, Mark Burton, quien lleg√≥ a Colombia para participar en el II Encuentro por el trato digno y la libertad de los prisioneros pol√≠ticos.

En entrevista con este diario, Burton, abogado penalista y administrativo de la Universidad de Denver, expuso sus pol√©micas tesis sobre la condena a 60 a√Īos que recibi√≥ ese comandante guerrillero en 2008 por el secuestro de los contratistas norteamericanos Keith Stansell, Thomas Howes y Marc Gonsalves, y asegur√≥ que es altamente probable que el presidente Barack Obama d√© v√≠a libre para la liberaci√≥n de su defendido.



¬ŅQu√© tan posible es que el gobierno de EE.UU. libere a ‚ÄúSim√≥n Trinidad‚ÄĚ?



Creo que es realmente factible, porque la decisión de dejarlo en libertad está en manos del presidente Barack Obama. Colombia necesita a Trinidad en las conversaciones de paz; él es un hombre instruido, capaz, y trae la experiencia de haber sido negociador en el Caguán durante el gobierno de Andrés Pastrana. Las Farc lo han nombrado como uno de sus plenipotenciarios y es clave que él esté en La Habana. Su liberación contribuiría, indudablemente, a acelerar el proceso de paz.

¬ŅExiste un ambiente favorable dentro del gobierno Obama de cara a una eventual liberaci√≥n?



No puedo hablar por el gobierno norteamericano, pero s√≠ le puedo decir que en este caso es muy importante que Obama haya designado a Bernard Aronson como delegado para el proceso de paz. Esta es una se√Īal clara de que el presidente de Estados Unidos est√° apoyando las conversaciones y en esa medida creo que hay grandes posibilidades. Jur√≠dicamente, as√≠ como Obama tiene el poder de indultar a una persona, tambi√©n puede rebajar una sentencia. Esa ser√≠a la forma m√°s efectiva, aunque todo depende de las gestiones que haga el gobierno Santos.

¬ŅHan evaluado una posible oposici√≥n de la sociedad civil en EE.UU.?



Mire, en diciembre del a√Īo pasado, cuando Estados Unidos liber√≥ a los tres (esp√≠as) cubanos, hubo mucho ruido, porque la comunidad de exiliados cubanos en la Florida es muy fuerte. Sin embargo, otra cosa pasa con Colombia. Creo que en ese sentido el escenario no ser√≠a desfavorable.

¬ŅCu√°les son las opciones con las que cuenta ‚ÄúTrinidad‚ÄĚ en los estrados judiciales norteamericanos?



√Čl fue condenado a 60 a√Īos de prisi√≥n, gracias a la presi√≥n del gobierno colombiano de entonces. M√°s tarde perdi√≥ la apelaci√≥n. Sin embargo, estamos revisando el caso y buscando alternativas. Quiero dejar claro que para √©l ha sido muy dif√≠cil emprender su defensa, porque durante mucho tiempo no cont√≥ con un abogado. Mientras transcurr√≠a el juicio cont√≥ con defensor de oficio, que sigui√≥ en contacto con √©l exclusivamente por un tema de amistad, de derechos humanos. Adem√°s, lleva 11 a√Īos recluido en la m√°s absoluta soledad y eso contraviene la Convenci√≥n Contra la Tortura.

¬ŅUsted comparte la tesis seg√ļn la cual el juicio en EE.UU. tuvo tintes pol√≠ticos?



S√≠, creo que fue un montaje. √Ālvaro Uribe le pidi√≥ al gobierno norteamericano que pidiera en extradici√≥n a Sim√≥n Trinidad. Como Estados Unidos le dijo que no exist√≠an cargos, el gobierno colombiano busc√≥ supuesta informaci√≥n confiable para lograr que lo extraditaran. A √©l nunca se lo conden√≥ por narcotraficante, ni por terrorista, sino por el caso de unos contratistas de la CIA que √©l jam√°s conoci√≥ y que adem√°s estaban metidos en zona de guerra. Uribe quer√≠a castigar a Sim√≥n Trinidad y hay muchas razones que llevan a pensar que esto fue un juicio pol√≠tico.

¬ŅNo le parece exagerado sugerir que la justicia de EE.UU. se prest√≥ para hacerle un ‚Äúmontaje‚ÄĚ a un jefe guerrillero?



George Bush y √Ālvaro Uribe eran muy amigos. No podr√≠a decirle que se tomaron un caf√© para hablar del asunto, pero hubo un trato entre los dos gobiernos. Adem√°s, no se puede extraditar a alguien por razones pol√≠ticas.

En Colombia se ha cuestionado su posible salida, haciendo √©nfasis en que las v√≠ctimas merecen justicia. ¬ŅQu√© responden ustedes?



En este país hay víctimas de muchas características. Incluso, en la mesa se ha hablado de que los prisioneros políticos también deben ser reconocidos como tales. Justamente, el proceso de paz busca que se termine el conflicto armado y que haya paz social para que nadie más sea victimizado. Existen consideraciones políticas que algunos quieren resolver en los estrados judiciales. Pese a que hay sectores en Colombia que quieren seguir la guerra, creemos que los colombianos apoyan el proceso y que, al final, Uribe y sus amigos serán minoría. Si usted hace el balance entre tener un prisionero en Estados Unidos y que un país como Colombia tenga paz, sin duda alguna verá que es más importante la paz.



 

 







BOLET√ćN INFORMATIVO 001 - PRISI√ďN PALOGORDO GIR√ďN

S√°bado, 18 de abril de 2015

Desde la penitenciaria de alta y mediana seguridad de Gir√≥n ‚Äď Santander, el Movimiento Nacional Carcelario (M.N.C) informa a la administraci√≥n de esta penitenciaria, a los organismos de control, comunidad nacional e internacional y dem√°s organizaciones defensoras de los derechos humanos, de la jornada de desobediencia pacifica que iremos a realizar durante la semana del 20 al 24 de abril del a√Īo en curso.

Por medio del siguiente escrito y amparados en el artículo 37 de la Constitución Nacional, en la sentencia T-561 del 2008 de la honorable Corte Constitucional respetuosamente nos dirigimos ante ustedes, con el fin de darles a conocer en que consiste la jornada de desobediencia pacifica que vamos a realizar durante la semana del 20 al 24 de abril del 2015.

La desobediencia se va a realizar con un cese total de las actividades consistentes en:

1. Cese de actividades laborales, educativas, recreativas y de ense√Īanza.

2. Suspensión del servicio del expendio a partir del día martes 21 hasta el día 24 de abril de la presente anualidad.

3. Suspendemos la recibida de encomiendas y correo durante el tiempo que dure la jornada.

4. No recibiremos notificaciones internas y externas, excepto libertades y beneficios administrativos o subrogados penales.

5. No salimos a ninguna clase de remisiones nacionales o locales, excepto a diligencias de casos graves de salud.

6. Suspendemos el servicio de sanidad interno, solo saldr√°n internos con casos graves de salud y urgencias.

7. Los repartidores de alimentos también entraran al cese de actividades y solo el fiscal saldrá a recibir los alimentos para verificar su estado cuando estos lleguen al pabellón.

8. Para el día jueves 23 de abril, realizaremos una huelga de hambre en solidaridad con nuestros familiares y en apoyo al plantón en el marco del Movimiento Nacional Carcelario.

9. Hemos decidido hacer una donación de la comida de la huelga de hambre para las personas o la población vulnerable en la parte externa.

Lo anterior, en apoyo a la marcha de la defensa del Páramo de Santurbán y dando cumplimiento a las acciones programadas por el Movimiento Nacional Carcelario para la rebaja de penas y el mejoramiento de las condiciones de toda la población reclusa y la no extradición. 

Así como hemos pedido a la población reclusa el respeto al personal administrativo y guardia del INPEC, también pedimos a la guardia y personal administrativo de dicha institución, respeten nuestra jornada ya que esta es de carácter pacífica.

Solicitamos a la comunidad nacional e Internacional, a las organizaciones solidarias y entes de control del Estado su acompa√Īamiento, para que se garanticen nuestros derechos dentro de esta jornada.

Abril 18 de 2015

MOVIMIENTO NACIONAL CARCELARIO

PRISI√ďN PALOGORDO GIR√ďN -¬† SANTANDER