Liliany Obando News Articles

CONCEDEN AMNISTIA A LA SOCIOLOGA Y DEFENSORA DE DERECHOS HUMANOS LILIANY OBANDO

CONCEDEN AMNISTIA A LA SOCIOLOGA 
 Y DEFENSORA DE DERECHOS HUMANOS LILIANY OBANDO

El pasado 1 de marzo de 2017, el Juzgado 26 de Ejecuci√≥n de Penas y Medidas de Seguridad de Bogot√° notific√≥ a la Soci√≥loga y Defensora de Derechos Humanos, Liliany Obando la providencia del 27 de febrero del 2017 que le concede la AMNIST√ćA.

Liliany Obando y el abogado Uldarico Fl√≥rez Pe√Īa

Después de un proceso largo, injusto, tortuoso, kafkiano, violatorio de sus derechos a la legítima defensa y debido proceso, Liliany Obando fue condenada por el punible de Rebelión, desconociendo el fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Sala de Casación Penal que declaró ilegales las pruebas recaudadas en la famosa Operación Fénix.

La batalla jurídica de Liliany es un ejemplo de lucha para todos las y los defensores de derechos humanos, integrantes del movimiento social y personalidades, que también han sido procesados, investigados y/o condenados en usanza de falsos positivos judiciales, porque demuestra que es posible develar y condenar la perversión de esperpentos jurídicos, tal como los usados recientemente como Política de Estado desde el gobierno de la Seguridad Democrática hasta hoy, y que por larga y difícil que pueda ser una defensa jurídica y política es necesario luchar hasta el final para demostrar la injusticia e inocencia.

Liliany ha batallado por demostrar la ilegalidad e injusticia cometida en su caso y bas√°ndose en la Ley 1820 de 2016 y su Decreto Reglamentario 277 de 2017, derivadas del proceso de paz entre el gobierno Santos y la guerrilla de las FARC-EP, present√≥ como era su derecho, a trav√©s de uno de sus apoderados, el doctor Uldarico Fl√≥rez Pe√Īa, la petici√≥n de Amnist√≠a. Ley que tambi√©n se aplica a aquellas personas que injustamente hayan sido investigadas y/o condenadas en raz√≥n del conflicto. Dicha petici√≥n como enunciamos anteriormente fue respondida positivamente el pasado 1 de marzo de 2017, a trav√©s de la resoluci√≥n emanada del Juzgado 26 de Ejecuci√≥n de Penas y Medidas de Seguridad de Bogot√°.

Esta lucha jur√≠dica y pol√≠tica que ha dado Liliany durante largos y duros, nueve a√Īos, ha sido acompa√Īada por la Red Internacional de Solidaridad con las Prisioneras y Prisioneros Pol√≠ticos - INSPP, la Brigada Jur√≠dica Eduardo Uma√Īa Mendoza, los/la abogados Eduardo Matyas, Gloria Silva y Uldarico Fl√≥rez Pe√Īa y por la solidaridad desinteresada de un sinn√ļmero de organizaciones nacionales e internacionales, parlamentarios/as, amigas y amigos, a quienes una vez m√°s reiteramos nuestro sentido agradecimiento y el afecto que les profesa Liliany y su familia a todas y todos ustedes.

Abogado Eduardo Matyas Camargo

                            

                             Abogada Gloria Silva

La solidaridad no se privatiza, es un principio y un deber de humanidad que cualquiera puede prestar a aquellas personas sometidas a regímenes oprobiosos. 
Libertad para todas y todos los Prisioneros Políticos, 
 Amnistía Ya!

Bogot√°, marzo 12 de 2017


RAZONES INTIMAS PARA DECIRLE SI A UNA NUEVA PATRIA

RAZONES INTIMAS PARA DECIRLE

SI

A UNA NUEVA PATRIA 

                          

 

“…Soy una mala mujer

Porque no nací sumisa,

Callada, quieta y fr√°gil

Sino soberbia, entrona y estridente‚Ķ‚ÄĚ

 

Soy una mujer de esta patria que naci√≥ en un pa√≠s en guerra. Desde ni√Īa como muchas y muchos, conoc√≠ de la precariedad y la falta de oportunidades. Siendo a√ļn muy joven me embarac√© y tuve que asumir el dif√≠cil papel de ser madre soltera en un pa√≠s que no ofrece un trato diferencial a las mujeres. Me arriesgu√© entonces a enfrentar mi futuro por cuenta propia, al fin y al cabo cabeza no me hab√≠a faltado para sacar mis estudios adelante. No contaba con que tener un t√≠tulo era insuficiente en un pa√≠s que subvalora y discrimina a sus mujeres.¬† En el intento ¬†fui lanzada de varios puestos de trabajo una y otra vez cuando los patronos, ellos o ellas, se daban cuenta de mi estado de gravidez. ¬†Cuando finalmente logr√© permanecer en un trabajo ‚Äúpese a mi embarazo‚ÄĚ, mi derecho a la licencia de maternidad me fue negado, era la "contraprestaci√≥n" por haberme permitido laborar en tal estado.¬† La misma historia se repetir√≠a absurdamente a√Īos m√°s tarde. Par√≠ en soledad en un hospital de caridad, pero esa peque√Īa luz me llen√≥ de motivos adicionales para continuar la brega.

Entend√≠ despu√©s de lidiar infructuosamente y por a√Īos con una demanda legal por alimentos en favor de mi peque√Īo, que el Estado y la ley son m√°s indulgentes con quienes les niegan los derechos a sus hijas e hijos; en cambio, le cobran con especial dureza a una mujer que para solventar sola las necesidades de su prole y/o ¬†por su estado de pobreza, o porque decidi√≥ rebelarse de forma consciente contra lo injusto, trasgredi√≥ esa ley, esa que no la ha protegido ni a su descendencia.

He vivido en carne propia la violencia f√≠sica y sicol√≥gica, la exclusi√≥n y la discriminaci√≥n. Esas otras violencias en raz√≥n de nuestro ser femenino, que tambi√©n han alimentado la guerra. Violencias¬† que han venido de cualquier lado, ¬†porque esta cultura patriarcal nos¬† atraviesa como sociedad toda.¬† Por eso s√©, a ciencia cierta, que es m√°s dolorosa aquella violencia que viene de tu propia orilla. Conozco del dolor que te desgarra por dentro cuando en lugar de tenderte una mano solidaria porque te atreviste a denunciar a tus agresores, en cambio, recibes la estigmatizaci√≥n, quiz√° fuiste t√ļ la culpable‚Ķ Un motivo m√°s para querer darle vuelco a esta patria.¬† Por eso terca me mantengo inc√≥lume en mi compromiso, porque estoy convencida que si quiero un pa√≠s distinto y de no m√°s violencias contra las mujeres, debo primero combatir los demonios desde bien adentro.

Viviendo mi propia historia, pero tambi√©n aprendiendo del sufrimiento y la tenacidad de otras mujeres y hombres, me fui enamorando de mi pueblo.¬† Pensar cr√≠ticamente y actuar en consecuencia ha sido mi lucha. Y en esa apuesta fui hecha presa por un Estado que persigue a quien disiente.¬† Y viv√≠ y sufr√≠ junto muchas y muchos otros el dantesco mundo de la prisi√≥n y sus carceleros despiadados, ellos y ellas. Quiz√° la viv√≠ con especial rigor porque en m√≠ no encontraron claudicaci√≥n, al contrario, junto a otras y otros de mis compa√Īeros, crecimos en rebeld√≠a y convicci√≥n con cada vulneraci√≥n a nuestros m√°s fundamentales derechos.¬†

Y tambi√©n viv√≠ el inenarrable dolor, junto a otras mujeres, al tener que separarnos forzosamente y dejar a la deriva a nuestros(as) hijos(as) mientras est√°bamos entre rejas.¬† Sin duda el m√°s alto costo que puede cobrarse a una mujer en su b√ļsqueda de justicia y dignidad.

He visto en este caminar, la muerte, el exilio, el destierro, la mutilaci√≥n, la c√°rcel y un gran etc√©tera, de muchos y muchas de ¬†mis compa√Īeras y compa√Īeros. Y todas y todos ¬†han dejado una indeleble huella para que no haya olvido.

He vivido y no me arrepiento de nada porque s√© que en esas vivencias he crecido como mujer y como ser humano.¬† En este tr√°nsito he conocido personas invaluables que me han ense√Īado que a pesar de la adversidad el futuro puede ser nuestro, que la felicidad y un nuevo pa√≠s son posibles, que para vivir con dignidad hay que luchar y que para ser hombres y mujeres nuevos hay que amar profundamente a la humanidad.¬†

Hoy que nuestro país después de una centuria de cruentas guerras acaricia la posibilidad de la construcción de la Paz con Justicia Social, sé que no podremos avanzar si no despojamos de odio nuestros corazones y si no nos damos la oportunidad de hermanarnos como pueblo. 

Hoy le digo SI a la construcci√≥n de la Paz con Justicia Social porque no quiero ser responsable de dejar la nefasta herencia de la guerra a nuevas generaciones de nuestras ni√Īas y ni√Īos, porque no quiero m√°s rejas para quienes piensen diferente; porque ¬†sue√Īo con una Colombia ¬†al fin incluyente para nuestras Mujeres.

No es un llamado al olvido, no.  Es un llamado a la reconciliación sobre nuevas reglas de juego.  La memoria ha de ser parte importante de esa construcción de la Paz duradera.  Para no repetir lo ya vivido. 

Liliany Obando.  Socióloga, defensora de derechos humanos.

Colombia, Octubre 1 de 2016

 

 

 


CIUDADANOS SE MOVILIZARON CONTRA LA EXTRADICION Y POR LA SOBERANIA

Ciudadanos se movilizaron contra la extradición y por la soberanía

000000extradicion1.jpg

El pasado jueves 23 de julio ocurri√≥ la m√°s reciente manifestaci√≥n en contra de la extradici√≥n de ciudadanos colombianos. Desde tempranas horas Bogot√°, Cali, Medell√≠n, C√ļcuta y Bucaramanga, fueron el escenario de plantones, jornadas culturales y movilizaciones para apoyar el quinto punto de la plataforma general del Movimiento Nacional Carcelario e insistir en la necesidad de que el Gobierno decrete la Mesa Nacional de Concertaci√≥n para avanzar en soluciones de fondo a la grave situaci√≥n carcelaria que vive el pa√≠s.

La jornada de movilización también respaldó el Proyecto de Ley 009, radicado el pasado 21 de julio y en el que se regula la figura jurídica de la extradición, iniciativa legislativa impulsada por la bancada del Polo Democrático Alternativo en Senado y Cámara de Representantes. La propuesta llama al Estado colombiano a cumplir con su responsabilidad de administrar y aplicar la justicia como corresponde.

‚ÄúEn Colombia la extradici√≥n ha aumentado dram√°ticamente durante los √ļltimos 15 a√Īos, con m√°s de dos mil personas extraditadas sin ninguna garant√≠a judicial‚ÄĚ, afirm√≥ una de las voceras de la campa√Īa Por la Soberan√≠a, No a la Extradici√≥n, durante el plant√≥n realizado en la ciudad de C√ļcuta. Adem√°s, los manifestantes coincidieron en que los constantes ‚Äúerrores judiciales‚ÄĚ que han tenido que padecer personas humildes del pa√≠s, requeridas en extradici√≥n principalmente por los Estados Unidos, son una clara violaci√≥n a la dignidad humana. ‚ÄúLa extradici√≥n no s√≥lo afecta a las personas requeridas sino a sus familiares‚ÄĚ afirmaron varios de los asistentes a la movilizaci√≥n en la ciudad de Bucaramanga.

Figura jurídica

Seg√ļn la Corte Constitucional, en la Sentencia C-1106 del 2000, ‚Äúel fundamento de la figura de la extradici√≥n ha sido la cooperaci√≥n internacional con el fin de impedir que una persona que ha cometido un delito en el exterior burle la acci√≥n de la justicia, refugi√°ndose en un pa√≠s distinto de aquel en el que cometi√≥ el delito. (‚Ķ) ha sido el inter√©s de los Estados en lograr que los delitos cometidos en su territorio ya sea total o parcialmente, no queden en la impunidad. y (‚Ķ) que permita garantizar los derechos de las personas que a ella (extradici√≥n) se encuentren sometidos‚ÄĚ.

Pese a estas afirmaciones, los familiares y amigos de los presos bajo la consigna ‚Äúla c√°rcel no es la soluci√≥n, mucho menos la extradici√≥n‚ÄĚ, denunciaron que en Colombia existe una pol√≠tica criminal que opera como mecanismo de represi√≥n social y pol√≠tica. Se√Īalaron que la extradici√≥n fracas√≥ en la lucha contra el narcotr√°fico y por el contrario profundiz√≥ la guerra al promover la impunidad.

Plan Colombia

Por otro lado, a pesar de la figura jurídica ya mencionada, la extradición responde en la mayoría de casos ejecutados a demandas particulares de los Estados Unidos y su 'estrategia de guerra contra las drogas' por medio del Plan Colombia. No obstante, el país sigue siendo uno de los mayores productores y exportadores de droga en todo el mundo.

Seg√ļn el √ļltimo informe mundial de drogas de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito -Undoc-, ‚ÄúAm√©rica del sur sigue siendo el eje principal de salida de coca√≠na al resto del mundo‚ÄĚ. Colombia, junto con Per√ļ y Bolivia, sirven como pa√≠ses de salida y tr√°nsito de coca√≠na con el resto del mundo. El informe a√Īade que ‚Äúlas incautaciones de hero√≠na en los Estados Unidos han aumentado desde 2008 (en 6,2 toneladas en 2013). Las autoridades han informado aumento en el tr√°fico tanto de M√©xico y Sudam√©rica y, en 2014, M√©xico inform√≥ que es un pa√≠s de tr√°nsito para la hero√≠na producida en Colombia y con destino a los Estados Unidos‚ÄĚ.

Otra de las mayores preocupaciones que representa la extradici√≥n es que permiti√≥ a varios jefes paramilitares evadir su responsabilidad al no realizar las declaraciones necesarias en el proceso de justicia y reparaci√≥n a las v√≠ctimas del conflicto armado, ya que estando en Estados Unidos, por ejemplo, responden a los delitos se√Īalados por narcotr√°fico y no por aquellos de lesa humanidad.

Desde hace m√°s de 15 a√Īos el presupuesto de la naci√≥n se acondiciona para el sostenimiento y aumento de la guerra, lo que implica modificar la pol√≠tica carcelaria y penitenciaria, entre otros. Innumerables violaciones a los derechos humanos ocurren en las c√°rceles como consecuencia de tal modelo, en el que gran parte de la responsabilidad recae en el Plan Colombia que no ha permitido a la administraci√≥n de la justicia autodeterminaci√≥n para hacer el respetar estos derechos.

Se espera el avance durante los debates en el Congreso de la Rep√ļblica de este Proyecto de Ley 009. Una iniciativa del movimiento social por la soberan√≠a y la autodeterminaci√≥n de la justicia colombiana. ‚ÄúEstamos reclamando soberan√≠a porque la justicia debe ejercerse en Colombia, la extradici√≥n rompe la familia y viola las garant√≠as judiciales, adem√°s se corre el riesgo de que haya maltrato y torturas a las personas enviadas a otros pa√≠ses. Por eso nos sumamos al Proyecto de Ley 009 que busca la reglamentaci√≥n del c√≥digo penal para reclamar condiciones de dignidad y soberan√≠a‚ÄĚ concluy√≥ el Senador Alberto Castilla.

* Equipo de Redacción y corresponsalías de Colombia Informa en Bogotá.
+ Ver otras publicaciones de: Colombia Informa Bogotá



Next