Peace discussions News Articles

A LA MESA DE CONVERSACIONES DE LA HABANA, CUBA

Jamundí, Valle del Cauca. Enero de 2015
 
Las prisioneras políticas detenidas en el Complejo Penitenciario de Jamundí, Valle del Cauca, les presentamos nuestro respetuoso saludo.
 
Quisimos integrarnos en esta etapa del proceso en que se debate la existencia y conexidad del delito político, no para abordar su enfoque teórico y el devenir histórico del concepto, que ustedes ya conocen, sino para hablar desde nuestra experiencia, desde esta cruda realidad inmediata que afrontamos, y desde esta óptica podemos aseverar que esa histórica conquista de la humanidad que reconoce el derecho de los pueblos a resistir "incluso con las armas" a la tiranía, la injusticia y la violencia institucional, para nosotras no es más que un mero formalismo retórico, al igual que la mayoría de garantías y derechos constitucionales en Colombia.
 
En las c√°rceles no solo ha aumentado el n√ļmero de mujeres detenidas, en su mayor√≠a por delitos econ√≥micos ligados al microtr√°fico y el hurto ("ensayos delincuenciales" que son juegos de ni√Īos comparados con los delitos de "cuello blanco" que quedan en la impunidad). Tambi√©n el n√ļmero de prisioneras pol√≠ticas se ha incrementado "aunque no se reconozca como tales". As√≠ como el Estado ha asesinado a miles de j√≥venes pobres para presentarlos como guerrilleros muertos en combate, as√≠ tambi√©n ha venido sumando procesos jur√≠dicos y montajes judiciales, imponi√©ndonos condenas tan altas que en la pr√°ctica equivalen a cadenas perpetuas. En esteirracional populismo punitivo se han incrementado las penas y se han creado nuevos delitos sin tener en cuenta la grave crisis humanitaria que desde hace d√©cadas afrontan las c√°rceles del pa√≠s. Una ca√≥tica situaci√≥n en donde casi nunca se menciona a las mujeres detenidas, lo que quiz√°s es una evidencia m√°s de que las mujeres no somos tenidas en cuenta en nuestra especificidad.
 
El mal remedo gringo que aqu√≠ se conoce como "nueva cultura penitenciaria" no nos tuvo en cuenta ni en su burdo dise√Īo arquitect√≥nico ni en la normatividad. En estos "dep√≥sitos de personas" malvivimos las mujeres, la mayor√≠a alejadas de nuestro entorno familiar y social, sin suministro de agua permanente, con p√©simas condiciones alimentarias y de salud y una enorme serie de restricciones absurdas e innecesarias que no pueden ocultar el √°nimo de vindicta y humillaci√≥n que las inspira.
 
Las prisioneras pol√≠ticas coexistimos con las sociales, soportando las mismas limitaciones pero adem√°s experimentamos una vuelta de tuerca adicional: somos tratadas como el "enemigo interno". En una farsa bien montada tuvimos aparentes garant√≠as procesales pero se ignoraron los principios universales que regulan la complejidad del tipo penal derebeli√≥n y los fines altruistas que lo inspiran. Nuestros abogados apelaron a ellos pero la legislaci√≥n que est√° sujeta a los vaivenes pol√≠ticos solo ha dejado un rid√≠culo caparaz√≥n de esta figura. Los delitos conexos inherentes a √©l no son subsumidos y son juzgados como hechos aut√≥nomos dando como obvio resultado las condenas de 40 y 60 a√Īos que muchas enfrentamos. Tal parece que en nuestro pa√≠s solo est√° permitido rebelarse contra un Estado excluyente a punta de mordisquetas porque hasta las pac√≠ficas protestas sociales han sido penalizadas como un vano intento por intimidar el inconformismo social frente a un nefasto modelo econ√≥mico que ubica a nuestro pa√≠s como uno de los m√°s inequitativos del planeta. ¬°Pero a veces la indignaci√≥n puede m√°s que el miedo a la muerte y a la c√°rcel!
 
Este nuevo intento de solucionar por la v√≠a pol√≠tica el conflicto social y armado, ha vuelto a exponer de manera descarnada que sus causas obedecen a una historia de exclusi√≥n pol√≠tica, econ√≥mica y social y a las m√ļltiples violencias del Estado, incluida el terrorismo oficial, que golpean en mayor medida a las mujeres. Sin embargo manipula la informaci√≥n y hace propaganda negra desviando la atenci√≥n hacia la insurgencia y el delito contra la propiedad privada como los peores males de la sociedad. En ese juego distractor, por ejemplo, lanzan voces pla√Īideras por los menores en la guerra pero no cuestionan las razones por las que mueren diariamente ni√Īos por hambre y desnutrici√≥n, enfermedades curables o f√≠sico abandono.
 
No todas las que estamos detenidas somos culpables del deber de rebelarnos contra un r√©gimen desp√≥tico que legisla en favor del gran capital. Pero eso no importa. Lo que importa es que ni aun en el encierro hemos perdido la sensibilidad social y todas compartimos el anhelo de las mayor√≠as que por un sentido elemental de justicia se ponga fin a las causas del conflicto en un acuerdo pol√≠tico donde el √ļnico vencedor sea el pueblo colombiano.
 
Esperamos lo mejor de este nuevo intento pero también estamos preparadas para lo peor, que sería la continuación de la guerra. La justeza de sus ideales no le resta crudeza pero desafortunadamente las palabras no transforman el mundo ni pueden sustituir los hechos.
 
Estamos seguras que la mesa, atendiendo a la realidad política y a principios internacionales, restablecerá un trato benévolo para el delito político reconociendo la conexidad de esta compleja figura, su finalidad altruista, los ideales de justicia social que lo inspiran y nos otorgarán los beneficios de indulto y amnistías. Como estas decisiones solo serán aprobadas con los demás puntos que propenden por sentar las bases de una democracia integral y avanzada, mientras tanto en atención al enfoque de género y con una motivación política, solicitamos que se tomen las siguientes disposiciones:
 
 1. Reubicar a las prisioneras políticas que lo soliciten en lugares cercanos a su entorno familiar y social.
¬†2. Atenci√≥n m√©dica urgente para los casos m√°s cr√≠ticos y libertad para las lisiadas de guerra, mayores de 60 a√Īos, madres de ni√Īos menores de 3 a√Īos.
 3. Concentración de las prisioneras políticas en un solo patio y autorización para desarrollar proyectos  productivos.
 4. Autorización de ingreso sin cortapisas para las ONGs que trabajan en favor de las y los prisioneros políticos.
 5. Reglamentación interna con perspectiva de género elaborada en mesas de trabajo con participación  las detenidas y de especialistas en el tema.
 6. Revisión de los procesos jurídicos sustentados en "falsos positivos" y reconocimiento como rebeldes  y no como terroristas.
 7. Declarar la emergencia social carcelaria y decretar medidas para deshacinar las cárceles y brindar a  toda la población condiciones dignas de prisionalización.
 
Los vientos del norte son favorables para el optimismo. Estados Unidos y Cuba han restablecido relaciones diplom√°ticas y como gesto de voluntad pol√≠tica, de manera rec√≠proca han liberado prisioneros pol√≠ticos. ¬ŅPor qu√© no esperar que el gobierno colombiano haga gestos de paz as√≠ como las FARC-EP lo ha hecho en reiteradas ocasiones?
 
Como mujeres y como luchadoras populares ratificamos nuestra confianza en que tarde o temprano construiremos entre todos un país soberano, democrático y con justicia social.
 
 Atentamente
 
Prisioneras Políticas
Jamundí, Valle del Cauca. Colombia
 
Publicado por Blogger para REMAP
<http://remapvalle.blogspot.com/2015/01/en-jamundi-prisioneras-politicas.html>
el 1/20/2015 08:14:00 a. m.
 
 
Respuesta de la Delegación de Paz de las FARC-EP:  
 
ESTIMADAS COMPA√ĎERAS PRISIONERAS POL√ćTICAS DEL COMPLEJO PENITENCIARIO Y CARCELARIO DE JAMUND√ć (VALLE DEL CAUCA)
 
La Delegación de Paz de las FARC-EP ha recibido el día 25 de enero, la carta que ustedes dirigen a la Mesa de Conversaciones de La Habana en la que reflexionan de manera clara y justa sobre las nefastas condiciones de reclusión del conjunto de la población carcelaria, pero especialmente las que padecen los prisioneros y las prisioneras políticas, cuyos padecimientos se extreman por la vindicta que por tal condición de rebeldía desbocan sobre ellos los carceleros y las autoridades del régimen de terror que impera en Colombia.  
 
Bastante más drástica, sin duda, es la situación hostil contra las mujeres, dentro de ese sistema penitenciario inhumano destinado a degradar a quienes allí recluyen para mermarlo en su dignidad y en su altivez política altruista que se duele de la miseria, la desigualdad y la carencia de democracia que en nuestro país ha impuesto la clase plutocrática y corrupta que gobierna.  
 
Todos y cada uno de los p√°rrafos por ustedes escritos, los compartimos sin observaciones, sin objeciones, sin rectificaciones, porque nacen de la vivencia directa en esos escenarios tenebrosos que no sirven para rehabilitar a nadie sino para humillar y acabar con la entereza y los mejores sentimientos de las personas que por uno u otro motivo son enclaustradas en ellos. Pero que especialmente est√°n dise√Īados para vengarse de la rebeld√≠a popular, chantajear al que se rebela contra las injusticias y aplastar la resistencia. De ah√≠ que nuestra valoraci√≥n por la forma como desde las c√°rceles los hombres y mujeres dirigentes populares, prisioneros pol√≠ticos en general e insurgentes realizan. De ah√≠ nuestra alta estima y orgullo por la manera valiente como sostiene en alto las banderas de los de abajo sin dejarse doblegar, lo cual nos compromete a√ļn m√°s con la causa de emancipaci√≥n que abrazamos y con el deber de buscar por todos los medios que ustedes salgan de esas mazmorras, a seguir luchando en libertad por la Colombia Nueva que anhelas las mayor√≠as. ¬†
 
La carta que nos envían, la haremos sentir en la Mesa de Conversaciones y en los medios hasta donde nos sea posible. Resaltaremos las solicitudes legítimas que enarbolan y será instrumento también de lucha en el plano de la batalla de ideas que ahora estamos librando en favor de la reivindicación del derecho a la rebelión, la recomposición de la más amplia conexidad para el delito político y el restablecimiento del indulto y la amnistía como medidas de solución política a la situación de los centenares de luchadores, luchadoras, guerrilleros y guerrilleras de Bolívar que están en Colombia y en las Prisiones del Imperio dando muestra de decoro y optimismo en la posibilidad de que más temprano que tarde alcancemos la paz para nuestro pueblo.  
 
Luego de esta esperen recibir los documentos que hemos elaborado para orientar el debate sobre la rebeli√≥n frente a la paz como derecho s√≠ntesis, con toda la argumentaci√≥n que justifica que en un eventual Acuerdo de Fin del Conflicto, lo √ļnico procedente es que ustedes alcancen la libertad. ¬†
 
Hasta la victoria siempre. Juramos vencer y venceremos.  
 
Fraternalmente,  
 
DELEGACI√ďN DE PAZ DE LAS FARC-EP ¬†
La Habana, enero 26 de 2015   


GRAN CARAVANA CICLISTICA MUNDIAL POR LA PAZ DE COLOMBIA

Lanzan la gran caravana ciclística mundial por la paz de Colombia

Caravana ciclística mundial por la paz de Colombia / Jueves 19 de diciembre de 2013

Se acaba de lanzar en las redes sociales la campa√Īa para la realizaci√≥n de la GRAN CARAVANA CICL√ćSTICA MUNDIAL POR LA PAZ DE COLOMBIA, a realizarse el 4 de mayo de 2014. Los convocantes del evento, un nutrido grupo de la sociedad civil colombiana residentes en el exterior y en el territorio patrio, se dieron a la tarea de convocar a todos los colombianos aprovechando las posibilidades de comunicaci√≥n de las redes sociales, a sumarse a esta iniciativa amplia en favor de la paz de Colombia y en contra de la guerra.

Su p√°gina de Facebook:https://www.facebook.com/pages/Gran..., a la que invitan a hacer click en ‚ÄúMe gusta‚ÄĚ y en ‚ÄúRecibir notificaciones‚ÄĚ, busca llegar al mill√≥n de personas pedaleando por la paz de Colombia.

La propuesta consiste en que para el 4 de mayo del pr√≥ximo a√Īo, colombianos en todo el mundo, de todos los colores, partidos pol√≠ticos y sectores sociales, realicemos en bicicleta una ruta que, individualmente o por delegaciones, puede ser trazada y reportada a la coordinaci√≥n general de la caravana a la cual puede pertenecer cualquier colombiano interesado en difundir y ayudar con la log√≠stica del amplio evento, escribiendo un mensaje privado para integrase al equipo.

Por otro lado, los convocantes invitan al sector privado, ONGs, Partidos pol√≠ticos, funcionarios p√ļblicos y personalidades de la far√°ndula, el deporte, la m√ļsica y el arte, as√≠ como a los medios masivos de comunicaci√≥n nacionales e internacionales a difundir y apoyar la iniciativa que nace ahora pero que pretende extenderse a todos los colombianos del territorio nacional y a los cerca de 7 millones de connacionales que viven en el extranjero, as√≠ como a miles de extranjeros que quieran solidarizarse con la paz de Colombia.

La campa√Īa en modo ‚ÄúCONSTRUCCI√ďN‚ÄĚ, inicia proponiendo los siguientes lemas:

-Porque nuestro destino no puede ser la guerra.

-Porque nuestro destino debe ser la paz.

-Un mill√≥n de colombianos pedaleando por la paz de Colombia. S√ļbete a la cicla de la paz.

El cual debe ser escogido por la coordinaci√≥n del evento a m√°s tardar el 15 de enero del pr√≥ximo a√Īo, fecha para la cual se aspira llegar a los 5000 seguidores.

La caravana en los próximos días espera informar sobre las primeras rutas que se han empezado a organizar; una de 500 km en 4 días en territorio europeo desde la Torre Eiffel en París (Francia), hasta La Haya en los países Bajos, y otra de 300 km en Colombia desde Pereira hasta Bogotá.

Adicionalmente, invitan a sus seguidores a estar pendientes de las rutas que van siendo anexadas a las propuestas o a proponer nuevas rutas y/o variadas formas de participaci√≥n. Todos los participantes pueden ver las indicaciones generales de la caravana en el post titulado: ¬ŅC√ďMO PARTICIPAR?.

http://prensarural.org/spip/spip.php?article12924


Patriotic Union revival signals hope for Colombian Peace

By W. T. Whitney Jr. 

Aida Abella was a harbinger of peace in Colombia as she entered the reception area of Bogota’s El Dorado Airport on November 14. Waving green and yellow Patriotic Union (UP) flags, hundreds of supporters welcomed her with unrestrained joy. She was returning after 17 years of exile in Switzerland. Abella came now because peace negotiators of the Revolutionary Armed Forces of Colombia (FARC) and the Colombian government reached an agreement recently on future political participation for FARC insurgents and Colombians in general. READ MORE:

Download File Patriotic Union signals hope for Colombian Peace.pdf
[82.4kb]


PRESS CONFERENCE 28 AUGUST 2013

Havana, Cuba, site of the peace talks, August 28, 2013

Reflections of the FARC-EP on the thirteenth round of talks

In the agreed manner, the delegations of the government and the FARC-EP have addressed in this cycle that culminates almost what amounts to the entire group of items set on the Agenda, which brought to the table many of the tools that will enable the Dialogues to bring closer the possibility of an agreement based on justice and reconciliation in Colombia.

Apart from matters pertaining to the issue of Political Participation, aspects related to the solution of the problem of illicit drugs have been touched upon with an indication of dates and procedures for the Forum to allow the presence of communities in the analysis of the problem; positions have been left to one side on topics such as the legal framework for peace or the countersigning of agreements making it clear that each party is trying to find an approximation of their views. Throughout these discussions, we have referred specially to the subject of the victims of the confrontation; inquiring into the historical responsibility of those who generated and participated in this war now requires an act of contrition from all. Read more

 


Seven minimum proposals to encourage political and social participation in cities

In developing the proposals for "political participation for real democratization, peace with social justice and national reconciliation", we present the following set of initiatives for the encouragement of social and political participation in cities: Read more


Next