DIA INTERNACIONAL DE LA MUJER

La RED INTERNACIONAL DE SOLIDARIDAD CON LAS PRISIONERAS Y PRISIONEROS POLITICOS COLOMBIANOS - INSPP comparte el siguiente saludo con motivo del D铆a Internacional de la Mujer enviado por el Colectivo Antonio Nari帽o del Establecimiento Penitenciario de C贸mbita, Boyac谩, Colombia.聽

Agradecemos su amplia difusi贸n.

En solidaridad,
RED INSPP

A todas gracias por darnos la vida y la fuerza necesaria para seguir luchando.

En el d铆a Internacional de la mujer enviamos desde los oscuros muros del encierro nuestro saludo de respeto y admiraci贸n a todas las mujeres de Colombia y el mundo. Reconocemos que sin los aportes de las mujeres en nuestras vidas y en la sociedad ser铆a imposible encontrar soluciones que sirvan para reconciliarnos entre nosotros los colombianos. Gracias a ustedes se ha logrado avanzar en tan noble tarea de encontrar la paz con justicia social.

No deseamos olvidar a aquellas ejemplares mujeres que han ofrendado su vida y su integridad por las luchas populares como Marianita Paez, pero tambi茅n a Mar铆a Cano, a las libertadoras Manuelita S谩enz, Manuela Beltr谩n, La Pola, la cacica la Gaitana y la reci茅n fallecida Camila Abuabara, donde el gobierno defiende m谩s sus propios intereses que la misma vida de los compatriotas. verdadera luchadora por su existencia y por el derecho a la salud de ella y todos los colombianos.

A todas las madres, hermanas, hijas y dem谩s quienes en su diario laborar tengan la felicidad y el trato que se merecen. Que sigan el camino. Que las anteriores mencionadas marcaron la ruta para un pa铆s mejor, con ni帽os y ancianos felices y no llorando por la exclusi贸n, la violencia, la falta de oportunidades y hasta de alimentos. No es justo que las madres del Choc贸, Guajira, Cauca y otros departamentos que sufren la desidia y el abandono estatal expongan a sus hijos a una muerte por inanici贸n o a causa de la guerra que quieren imponernos. Para ellas nuestra solidaridad y comprensi贸n y decirles que nuestro sacrificio es por todas ellas, que mientras haya injusticias seguiremos ofreci茅ndoles nuestro apoyo.

Esperamos que de la mesa de di谩logos salgan los frutos que superen la desigualdad y sea participativo por parte de todos los excluidos.

A todas gracias por darnos la vida y la fuerza necesaria para seguir luchando.

C贸mbita, Boyac谩. Colectivo Antonio Nari帽o. Marzo 8 del 2015


IWD: Re-Emerging From The Ashes

MAR 2015 Sunday 8TH

posted by聽Morning Star聽inFeatures

Colombian ex-political prisoner, trade unionist and human rights activist Liliany Obando recounts her ongoing ordeal

Six years and seven months have passed since August 8 2008, the day on which the calm of my home was violently crushed.

From that day on, my life and that of my family has never been the same.

I lost my job, I had to postpone my university studies, my political activities. I was unable to see my kids grow, and control over my own life was taken away from me.

It was a Friday when heavily armed police officers forced their way into my house after having surrounded the entire premises.

They searched the house, they filmed everything, including my young children.

The commanding police officer said: 鈥淲e are going to make you famous both nationally and internationally.鈥

It was extremely painful to leave behind my loved ones. A few hours later my freedom disappeared.

I was publicly humiliated, paraded before the press who described me as a 鈥渄angerous terrorist鈥 as well as the lover of one of the leaders of the Farc insurgency.

Because of course 鈥 through the perverse patriarchal lens of the intelligence services, as a woman there was no way I could be anything but that 鈥 his lover.

So I found myself facing a legal case, a politically motivated process that violated due process with the sole purpose of silencing me as an activist.

I was taken to the women鈥檚 prison called The Good Shepherd 鈥 what a name for a prison with absolutely nothing 鈥済ood.鈥

I was jailed, without having been convicted of anything, for almost four years.

While imprisoned, my application to be transferred to house arrest due to my being a single mother was denied on 10 occasions. The reason for this denial 鈥 I was 鈥渁 danger to society.鈥

In prison, I dedicated myself to what my conscience has always called for 鈥 to defending human rights.

It is the political prisoners who are treated the worst. Degrading treatment, harassment, persecution of relatives and lawyers, longer sentences and higher fines, medical negligence and threats all become part of the daily life that political prisoners have to face.

I spoke up against the inhumane prison conditions in Colombia, which brought me hatred from the prison guards and from then on the harassment was ever present.

In 2012 I was granted conditional release. Following my release I was threatened, followed, my family was photographed, accused of being terrorists and endangered.

The stigma associated with being accused of 鈥渞ebellion鈥 or 鈥渢errorism鈥 can never be removed. You are not able to find work.

Although another separation was painful, I decided to distance myself temporarily from my family and my home.

I had to find work to support my children and I thought that if I spent some time away, I would reduce the danger they were in.

The judicial process continued. In 2013, I was cleared of 鈥渢errorism,鈥 but convicted of 鈥渞ebellion,鈥 and ordered to pay an astronomical fine, a fine which even those stealing from the public purse or gangster drug lords would not receive.

I was allowed to serve the rest of my sentence under house arrest.

But before the house arrest became active, I was arrested once more, even though I was not suspected of fleeing. Once again I was subjected to being filmed by the press. This time they had me posing next to members of the 鈥渟pecial forces鈥 of the army and the police investigation unit, who appeared out of nowhere.

And again there followed the media show. Once more I was the lover of a killed insurgency leader.

I was held for 15 days in the cells of the once feared and now defunct DAS state intelligence services because strangely The Good Shepherd women鈥檚 prison did not want to receive me.

I went on hunger strike and it was because of international pressure that they finally transferred me home.

I lived under house arrest for seven months and finally I managed to overcome all the obstacles that they put in my way to prevent my release on licence.

I had to once more rely on the support of national and international solidarity and the unrelenting work of my lawyers to have the release granted.

I am now on conditional bail. Time still remains until this nightmare ends and I am truly free.

I recall the words of the commanding officer who predicted that I would be 鈥渇amous.鈥

It is true 鈥 I am no longer anonymous. But what you did not see, officer, is that a woman of the people only gets stronger in the most difficult situations.

I continue to be the same woman, only now I am more empowered. Now my voice reverberates, now it does not go quiet, and through my voice I do what I can to make visible the thousands of women, men, girls and boys who suffer exclusion and injustice in my country.

Now more than ever my commitment to a people who want to live in peace is reaffirmed.

Now I know, officer, that I regret nothing.

http://www.morningstaronline.co.uk/a-c450-IWD-Re-emerging-from-the-ashes#.VPxZh3yG9Wj


RENACIENDO DE LAS CENIZAS

-Lo que sea necesario-

Por: Liliany Obando*, marzo 1 de 2015

Han transcurrido seis a帽os y siete meses desde aquel 8 de agosto de 2008 en el que la tranquilidad de mi hogar se vio bruscamente alterada. Desde aquel d铆a mi vida y la de mi familia no volvieron a ser las mismas. Perd铆 el trabajo, tuve que aplazar la universidad, suspender mis actividades en la militancia pol铆tica, dej茅 de ver crecer a mis hijos y la vida misma se me fue de las manos.

Era un viernes cuando personal fuertemente armado de la Polic铆a Nacional 鈥 DIJIN irrumpi贸 en mi residencia despu茅s de haber cercado todo alrededor. Allanaron el lugar, es decir, profanaron nuestro espacio, lo filmaron todo, incluyendo a mis peque帽os (ilegalmente). El capit谩n de la polic铆a a cargo se帽al贸: 鈥渓a vamos a volver famosa nacional e internacionalmente鈥. Fue profundamente doloroso dejar ah铆 a mis seres queridos indefensos y al vaiv茅n del destino. Horas despu茅s ya no ten铆a m谩s mi libertad.

Fui sometida al escarnio p煤blico, expuesta ante los medios de comunicaci贸n que me mostraban como una peligrosa terrorista y adem谩s como la 鈥渁mante鈥 de un jefe insurgente. Claro, desde la perversi贸n patriarcal de los organismos de inteligencia, siendo yo mujer, no pod铆a ser sino eso, la amante! Entonces me vi vinculada en un proceso judicial pero con tinte pol铆tico, que fue montado sobre un c煤mulo de ilegalidades, como le ha ocurrido a miles de colombianas y colombianos de la oposici贸n de izquierda, s贸lo con el prop贸sito de silenciarnos.

Pas茅 del centro de detenci贸n de la polic铆a a la reclusi贸n de mujeres 鈥渆l Buen Pastor鈥, vaya nombre para un lugar que de bueno no tiene nada. Estuve detenida sin haber sido condenada por casi cuatro a帽os. Estando all铆 me fue negado en diez oportunidades el derecho a la casa por c谩rcel por ser madre cabeza de familia. El argumento: yo representaba 鈥渦n peligro para la sociedad鈥.

En la reclusi贸n me dediqu茅 a hacer lo que dictaba y dicta mi conciencia, defender los derechos humanos, en esta oportunidad de quienes hemos tenido el infortunio de transitar por las inhumanas c谩rceles colombianas. Mi labor desat贸 el odio de la guardia carcelaria y desde entonces no cesaron los hostigamientos.

En el a帽o 2012 fui dejada en libertad provisional al reconocerse el abuso de la detenci贸n preventiva que me hab铆a tenido tras las rejas durante tanto tiempo. Durante ese corto tiempo de libertad fui amenazada, perseguida, mi familia fotografiada, se帽alada y puesta en riesgo. Ese estigma trae consigo irremediables consecuencias: Hay quienes, aun siendo cercanos, evitan el contacto con una ex presidiaria y algunos (as) otros (as), con algo de inmoralidad, hasta censuran tu presencia en espacios militantes. No te dan trabajo, pero hay que continuar viviendo.

Decid铆 entonces, aunque con la amargura de una nueva ruptura, alejarme temporalmente de mi familia y del entorno. Deb铆a buscar trabajo para sostener a los m铆os en otro lugar y pensaba que estando lejos un tiempo, disminuir铆a la presi贸n que pesaba sobre ellos.

Pero tuve la mala suerte de dar con unas personas que en lugar de ofrecerme su solidaridad me sometieron a una estad铆a tortuosa. Viv铆 en carne propia lo destructiva que resulta ser la violencia contra las mujeres, en especial esa sutil, la que no te marca la piel pero en cambio te deja profundas cicatrices en el alma. Esa experiencia fue m谩s traum谩tica para m铆 que la propia c谩rcel鈥

El proceso judicial continu贸. En el 2013 fui absuelta del cargo de 鈥渢errorismo鈥 pero condenada por 鈥渞ebeli贸n鈥 incluyendo el pago de una astron贸mica multa, que ni siquiera les imponen a los desfalcadores del erario o a los mafiosos. Curiosamente dej茅 de ser 鈥渦n peligro para la sociedad鈥 al reconocerse (cinco a帽os despu茅s) que s贸lo era una mujer profesional con sus hijos a cargo, por lo tanto, podr铆a cumplir el resto de la sentencia en la casa por c谩rcel.

Pero antes de que la prisi贸n domiciliaria se hiciera efectiva, me 鈥渃apturaron鈥 nuevamente, aunque no me encontraba pr贸fuga. Una vez m谩s me sometieron a filmaciones y fotograf铆as, esta vez posando al lado de miembros de las 鈥渇uerzas especiales鈥 del ej茅rcito y del CTI, que aparecieron de la nada en el centro de detenciones. De nuevo la exposici贸n medi谩tica, de nuevo era la 鈥渁mante鈥 de un abatido jefe insurgente. Me recluyeron durante 15 d铆as en los calabozos del tenebroso y extinto Departamento Administrativo de Seguridad 鈥 DAS 鈥 porque extra帽amente en la Reclusi贸n de Mujeres 鈥渆l Buen Pastor鈥 se negaron a recibirme. Tuve que recurrir a una huelga de hambre y pedir una veedur铆a internacional para que me trasladaran de esa nueva c谩rcel al lugar de mi residencia como establec铆a la sentencia.

Permanec铆 casi siete meses en prisi贸n domiciliaria, superando todos los obst谩culos que se pusieron en mi camino para evitar que se concediera a mi favor la Libertad Condicional a la que ten铆a derecho desde hace mucho tiempo atr谩s. Fue necesario de nuevo acudir a la solidaridad nacional e internacional y a la incansable faena de mis defensores para lograrlo.

Ahora me encuentro en libertad condicional, falta tiempo todav铆a para que la pesadilla termine y sea de nuevo realmente libre.

Recuerdo de nuevo al capit谩n pronosticando para m铆 la 鈥渇ama鈥. S铆, es cierto, dej茅 de ser una mujer invisible. Pero lo que usted no previ贸, capit谩n, es que una mujer del pueblo se crece en las situaciones m谩s dif铆ciles. Sigo siendo la misma, s贸lo que ahora m谩s empoderada. Ahora mi voz resuena, ya no se calla, y a trav茅s de ella hago lo posible para hacer visibles a las miles de mujeres y hombres y ni帽as y ni帽os que sufren la exclusi贸n y la injusticia en mi patria. Ahora m谩s que nunca se reafirma mi compromiso con un pueblo que anhela vivir en paz. Ahora s茅, capit谩n, que 鈥渘o me arrepiento de nada鈥.

______

Ex prisionera pol铆tica. Educadora, soci贸loga y defensora de derechos humanos


Mujer, maravilloso ser que dio la naturaleza, fuente de vida ternura y amor

Marzo 08 del 2015, ERON Picota Bogot谩聽

En esta sociedad consumista, machista y excluyente donde a la mujer por credos, culturas, mitos se le ha relegado a un segundo y tercer plano, tan as铆 que solo hasta hace 104 a帽os, despu茅s de un suceso sangriento donde mueren 146 mujeres el 25 de marzo de 1911 en un incendio en la f谩brica Triangle Shirtwaist de Nueva York. Este lamentable hecho ha marcado la celebraci贸n del D铆a Internacional de la Mujer Trabajadora, despu茅s D铆a Internacional de la Mujer, que se celebra el 8 de marzo.聽

En el instante recuerdo un momento de mi vida el cual lo marc贸 para siempre; a pocos d铆as de mi llegada a las FARC-EP, hubo un cambio de 360 grados de mi vida, mi nueva vida me estaba aburriendo -considero que es algo innato del ser humano- y me sent茅 en la ra铆z de un 谩rbol de aquel campamento guerrillero a observar a los guerrilleros en sus labores matutinas; mis pensamientos me llevaron a analizar a las guerrilleras cada cual en tareas diferentes, cocinando, haciendo huecos, cargando le帽a, haciendo aseo a sus armas, alistando los equipos y vi en sus rostros tiernos y di谩fanos alegr铆a y convicci贸n y en ninguna tristeza o aburrimiento y me dije, si estas mujeres que muchos llaman el sexo d茅bil aguantan el traj铆n y viven alegres 驴por qu茅 no he de ser yo asi? Vaya lecci贸n que me dieron y llevo siempre presente.

Con esta an茅cdota quiero hacer hoy un justo reconocimiento a la Mujer. Madres que parieron hijos rebeldes y valientes que con sus acciones marcaron hitos en la historia de la humanidad, a las obreras, campesinas, amas de casa, ind铆genas, esposas, hermanas, estudiantes, maestras, guerrilleras, presidentas, ministras, alcaldesas, lideresas, negras, blancas, todas haciendo historia, demostrando su capacidad y cualidades cambiando los esquemas y paradigmas de la sociedad para una mejor vida de las nuevas generaciones.

Cuantas rosas, policarpas, manuelas, marianas, marias, nubias, evas, vivianas, jacquelines, marelis, mayerlis, nelcis, y otras miles, lucharon incansablemente y murieron defendiendo sus principios y convicciones, dejando una estela digna de emulaci贸n. A ellas que ofrendaron su vida en favor de la libertad de los pueblos "HONOR Y GLORIA" y bien merecido su podio en el altar de los h茅roes.

Mujer hermosa, la rebelde, la irreverente, la combativa, la luchadora, la no sumisa, la que a diario con sus acciones marcan la diferencia; mujeres que con sus luchas conquistaron reivindicaciones y reconocimientos jur铆dicos, pol铆ticos, sociales, culturales, etc., mostrando con su accionar el camino de la equidad, la igualdad y la libertad.

Con amor y fraternidad revolucionaria.

Caliche, prisionero de guerra de las FARC-EP ERON Picota Bogot谩