ACCION URGENTE

Febrero 04 dél 2015
 
Movimiento Nacional Carcelario
 
Asunto: solicitud formal de acción URGENTE.
    
Doctores: Iv√°n Cepeda castro, Senador del Polo Democr√°tico Alternativo, Representante Angela Mar√≠a Robledo, Senador Juan Manuel Corzo Rom√°n, Senadores Comisi√≥n de Paz del Senado, profesor Miguel √Āngel Beltr√°n, Abogado de DD.HH. Uldarico Flores pe√Īa, ONGs defensoras de DD.HH. Corporaci√≥n Brigada Jur√≠dica, Comit√© de Solidaridad con Prisioneros Pol√≠ticos, Movimiento C√°rceles al Desnudo, Defensor√≠a del Pueblo, Procuradur√≠a General de la Naci√≥n.¬† ¬†
 
Cordial saludo.   
 
¬†El Movimiento Nacional Carcelario, les hace un llamado para que por favor, hagan una visita urgente al Centro Penitenciario y Carcelario de C√ļcuta, Norte de Santander para que se constate la grave crisis social y humanitaria que se padece all√≠, pues 24 patios de esta c√°rcel est√°n en desobediencia civil por la ca√≥tica situaci√≥n en salud, alimentaci√≥n, jur√≠dica, entre otros. ¬†
 
 El M.N.C., Seccional cucuta emitió S.O.S. por los sucesos presentados en dicha cárcel. El día de hoy, voceros de la huelga desarrollada allí, se comunican con miembros del M.N.C. a nivel nacional para que se denuncie lo siguiente:  
 
1.El dia 03 de febrero del 2015, el director de ese penal Sr, David Alexander Alvarez C√°rdenas en actitud displicente y provocadora estuvo en distintos patios llamando a determinados reclusos incit√°ndolos a parar la jornada, enfrent√°ndolos con los l√≠deres de la jornada, o sea, generando una guerra interpresos; nuestros compa√Īeros s√≥lo piden soluciones a sus padecimientos no que se incite a la violencia. ¬†
 
2.Igualmente, llegaron al penal los entes de control pero no se permitió su ingreso a dialogar con los líderes de la jornada, pues sólo se les permitió el ingreso a las oficinas directivas, como si allí fuese la problemática, obviando la realidad vivida.  
 
Teniendo en cuenta lo anterior, y amparados en el legítimo derecho a la protesta, tal como lo consagran los artículos 37 y 56 de la Constitución Nacional, el MOVIMIENTO NACIONAL CARCELARIO rechaza toda forma de violencia contra los huelguistas e insta al gobierno a tomar cartas en el asunto dando soluciones de fondo.  
 
Es de anotar que dichas pretensiones se fundamentan en la Constitución y la ley, que garantizan derechos que hoy el gobierno nacional y el Congreso, el INPEC y demás sectores vulneran de forma dolosa (Sentencia de Tutela T 153/98).
 
Por lo anterior el M.N.C. peticiona:
 
1) Frenar cualquier método violento contra los huelguistas.  
 
2) Persuadir al director de ese penal para que pare ya sus nefastos propósitos que solo traerán violencia.
 
3) Que se movilice urgente, en lo posible, los ya mencionados para que dialoguen con los voceros del M.N.C all√≠ y medien ante el INPEC, para dar soluciones humanitarias y de fondo a la crisis social y humanitaria que padecen nuestros compa√Īeros. ¬†
 
Cordialmente,
 
Movimiento Nacional Carcelario


EL AISLAMIENTO COMO METODO DE TORTURA

Febrero 5 del 2015. Bogotá, D.C.   


 

 EL TRASLADO Y AISLAMIENTO DE WILMAR MARIN CANO POR PARTE DEL INPEC ES UNA AGRESION AL MOVIMIENTO NACIONAL CARCELARIO
 
Es de p√ļblico conocimiento dentro y fuera del pa√≠s la crisis social y humanitaria que carcome al sistema carcelario y penitenciario colombiano, el cual no ha sido¬† atendido por el gobierno nacional y sigue profundizandose exponencialmente d√≠a tras d√≠a, desde hace 22 a√Īos (es la ley 65 del 1993 la que cre√≥ el actual sistema de prisiones en Colombia).
 
Este c√°ncer ha sido enfrentado de diferentes maneras a lo largo de las dos d√©cadas, sin que alguna de estas f√≥rmulas haya extirpado el mal, que entre otras cosas, se coce con un alt√≠simo nivel de corrupci√≥n y desgre√Īo administrativo en el INPEC; una pol√≠tica criminal basada en una concepci√≥n policiva y represiva del Estado y la sociedad, una ca√≥tica rama judicial y populismo penitenciario en el legislativo. Entre las "soluciones" m√°s recientes e ineficaces se pueden contar la Declaraci√≥n de la Emergencia Carcelaria y la Reforma al C√≥digo Penitenciario, la insistente diatriba de construcci√≥n de mas c√°rceles.
 
Como si todo lo dicho no fuera suficiente, el cuerpo de custodia y vigilancia del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario, INPEC, entr√≥ en Operaci√≥n Reglamento (protesta) durante los √ļltimos meses del 2014, a la par con el Paro de la Rama Judicial; sin que unos ni otros incluyeran en sus pliegos consideraci√≥n alguna para con los y las m√°s de 120.000 reclus@s a quienes guardias, fiscales y jueces empeoraron la crisis humanitaria con sus protestas.
 
En medio de este panorama es claro que los √ļnicos afectados y preocupados por solucionar de fondo la crisis es la misma poblaci√≥n reclusa, quienes nos hemos venido organizando durante los √ļltimos nueve a√Īos en torno a lo que gen√©ricamente llamamos Movimiento Nacional Carcelario, (MNC); que no es m√°s que la movilizaci√≥n y lucha mancomunada de todos y todas las reclusas del pa√≠s sin distingos de ning√ļn tipo por el bien com√ļn de l@s prisioneros de todo el pa√≠s y nuestras familias.
 
La √ļltima jornada del MNC se realiz√≥ en octubre de 2014, movilizando varios establecimientos. Buscando que nuestras voces y propuestas llegaran a la opini√≥n p√ļblica en medio del ocultamiento e invisibilizaci√≥n sistem√°ticos del Estado.
 
En la gran mayoría de prisiones en desobediencia civil pacífica el INPEC se negó a interlocutar con los reclusos, apelando a la provocación y la agresión física, así como a la consabida fórmula del castigo, judicialización de los manifestantes, traslados y aislamientos.
 
Una de las penitenciarias m√°s constantes en el impulso del MNC todos estos a√Īos ha sido el EPCAMS COMBITA, en Boyac√°, del cual, tras la jornada de octubre, fue trasladado luego de una violenta golpiza a los internos de varias torres, el prisionero pol√≠tico y de guerra y miembro activo del MNC, Wilmar Marin Cano, conocido ampliamente como HUGO; quien desde el 5 de noviembre pasado se halla absolutamente aislado en los calabozos de COIBA, Picale√Īa, en Ibagu√©, Tolima.
 
Violando la ley y el debido proceso tanto como sus DD.HH. fundamentales, se le mantiene durante meses sin contacto con familiares ni abogados; sin que hayan mediado un proceso disciplinario, la debida defensa, ni sentencia administrativa que justifique el atropello y su prolongación de aislamiento indefinido.
 
Dado que Marin Cano ha sido durante a√Īos un activista comprometido e incansable del MNC resulta evidente que la represi√≥n de que es v√≠ctima, busca golpear la capacidad de lucha del Movimiento y escarmentar al resto de la poblaci√≥n reclusa para disuadirla de su leg√≠timo derecho a la protesta.
 
En este orden pedimos a la opini√≥n p√ļblica nacional e internacional, as√≠ como a las organizaciones solidarias y defensoras de los DD.HH. que a√ļnen esfuerzos para el restablecimiento de derechos de nuestro compa√Īero y para que en el t√©rmino de la distancia el INPEC se vea abocado a las investigaciones del caso por la violaci√≥n de sus derechos humanos.
 
Movimiento Nacional Carcelario  - MNC La Picota ERON, BOGOTA


Hipocresía burguesa

Hipocresía burguesa
 
Muchas veces desde nuestro lugar de encierro hemos sido sometidos a todo tipo de vej√°menes, ignominia, humillaciones, aislamiento y abandono.
 
Hace cerca de un a√Īo algunos miembros de distintas ONGs, interesadas en conocer de cerca la inhumana situaci√≥n de Derechos humanos en nuestro Pa√≠s, solicitaron un permiso para visitar a muchos presos pol√≠ticos y determinar en los lugares de reclusi√≥n la verdadera estirpe y la cruda realidad del sistema carcelario colombiano.
 
Luego de cumplir con todos los trámites y requisitos que ordena la ley y las normas penitenciarias procedieron a intentar ingresar inicialmente, al establecimiento de máxima seguridad de Cómbita, pero sus puertas y sus guardias les negaron el ingreso. Pretextos y excusas sobraron. Desde las más ingenuas hasta las más rocambolescas, incluso que con la visita se colocaba la seguridad del penal en riesgo. Vaya, vaya!
 
Ahora y por estos d√≠as en el hermano Pa√≠s de Venezuela, la llamada oposici√≥n dirigida por Maria Corina Machado y otros decidieron invitar a tres expresidentes latinoamericanos Sebasti√°n Pi√Īera de Chile, Felipe Calder√≥n de M√©xico y Andr√©s Pastrana de Colombia, verdadera delantera de la selecci√≥n de neoliberales derechistas, anti democr√°ticos, fascistas, anti populares de habla hispana.
 
El gobierno progresista de Nicólas Maduro les aseguró la posibilidad de llegar al País. Fueron recibidos por sus secuaces golpistas con bombos y platillos. Repudiados por el pueblo. Creyeron que por ser exmandatarios pueden ir por donde se les venga en gana agitando, corroyendo y conspirando contra auténticos procesos democráticos.
 
No gestionaron los trámites pertinentes para ir a Ramo Verde, cárcel donde es custodiado el asesino y promotor de la desestabilización de la sociedad venezolana el traidor LEOPOLDO LOPEZ. Siendo traidor porque se coloca al servicio del imperio, yendo en contravía de los vientos de bienestar social y popular que soplan en la patria de Bolívar! Como era lógico y de esperarse les fue negado el ingreso por las autoridades.  Inmediatamente salieron a vociferar por los medios de manipulación y desinformación las "horrorosas" violaciones a los derechos humanos. A calificar a este gobierno patriota y soberano como autoritario y arbitrario.
 
Se les olvida a estos tres mequetrefes, porque de mosqueteros no tienen nada, todas las atrocidades cometidas en M√©xico durante el mandato de Calder√≥n, como primer magistrado azteca, quiz√°s no recuerde los m√ļltiples asesinatos cometidos contra l√≠deres populares en su territorio. Los escandalosos nexos del narcotr√°fico especialmente del Chapo Guzm√°n con su gobierno. ¬†
 
De Pi√Īera quien no se queda atr√°s le recordamos las numerosas protestas del pueblo Mapuche por la persecuci√≥n en contra de sus miembros y los innumerables comentarios de contrataciones delictuosas de su presidencia. Cierra con broche de oro Andr√©s Pastrana Arango, verdadero delf√≠n miembro del Opus Dei. Durante su gobierno se inici√≥ el desboque del paramilitarismo en sus aciagos a√Īos. Ofreci√≥ a la insurgencia de las Farc Ep unos di√°logos no con el fin de encontrar la paz y la concordia de su pueblo sino un comp√°s de espera para reentrenar, financiar y potenciar el poder b√©lico de sus fuerzas a trav√©s del Plan Colombia y el Plan Patriota que ha dejado muchos muertos, desplazados, indigentes y todo tipo de violaciones a la dignidad humana en la √ļltima d√©cada.
 
No comprendo de qué "democracias" hablan. Salieron a defender el golpe de Estado contra Hugo Chavez por Pedro Carmona. Todos tres callaron cuando derrocaron el gobierno constitucional de Jose Manuel Zelaya en HONDURAS.
 
¬ŅPor qu√© no van a visitar a nuestro querido Sim√≥n Trinidad? El tambi√©n es un preso pol√≠tico!
 
Hay que tener un gran cinismo y una desfachatez ilimitada para lograr entenderlos. Aqu√≠ en la COLOMBIA BOLIVARIANA somos perseguidos, nos niegan la entrada a personas de gran coraz√≥n que quieren contribuir a mejorar las condiciones de vida para todos los presos del pa√≠s. Nunca dicen que eso es un crimen. Eso esta bien hecho seg√ļn ellos. As√≠ sera muy dif√≠cil conseguir la paz en el continente y en el mundo. Dicen que nosotros somos los malos del paseo. Ojal√° no se duerman las autoridades venezolanas, la cosa va en serio, muy en serio, el golpe de estado sigue su curso. Y aqu√≠ en el pa√≠s del sagrado coraz√≥n las cosas siguen igual. As√≠ es la vida.
 
Colectivo presos políticos de la cárcel de Máxima Seguridad de Cómbita.
Enero 29 de 2015


A LA MESA DE CONVERSACIONES DE LA HABANA, CUBA

Jamundí, Valle del Cauca. Enero de 2015
 
Las prisioneras políticas detenidas en el Complejo Penitenciario de Jamundí, Valle del Cauca, les presentamos nuestro respetuoso saludo.
 
Quisimos integrarnos en esta etapa del proceso en que se debate la existencia y conexidad del delito político, no para abordar su enfoque teórico y el devenir histórico del concepto, que ustedes ya conocen, sino para hablar desde nuestra experiencia, desde esta cruda realidad inmediata que afrontamos, y desde esta óptica podemos aseverar que esa histórica conquista de la humanidad que reconoce el derecho de los pueblos a resistir "incluso con las armas" a la tiranía, la injusticia y la violencia institucional, para nosotras no es más que un mero formalismo retórico, al igual que la mayoría de garantías y derechos constitucionales en Colombia.
 
En las c√°rceles no solo ha aumentado el n√ļmero de mujeres detenidas, en su mayor√≠a por delitos econ√≥micos ligados al microtr√°fico y el hurto ("ensayos delincuenciales" que son juegos de ni√Īos comparados con los delitos de "cuello blanco" que quedan en la impunidad). Tambi√©n el n√ļmero de prisioneras pol√≠ticas se ha incrementado "aunque no se reconozca como tales". As√≠ como el Estado ha asesinado a miles de j√≥venes pobres para presentarlos como guerrilleros muertos en combate, as√≠ tambi√©n ha venido sumando procesos jur√≠dicos y montajes judiciales, imponi√©ndonos condenas tan altas que en la pr√°ctica equivalen a cadenas perpetuas. En esteirracional populismo punitivo se han incrementado las penas y se han creado nuevos delitos sin tener en cuenta la grave crisis humanitaria que desde hace d√©cadas afrontan las c√°rceles del pa√≠s. Una ca√≥tica situaci√≥n en donde casi nunca se menciona a las mujeres detenidas, lo que quiz√°s es una evidencia m√°s de que las mujeres no somos tenidas en cuenta en nuestra especificidad.
 
El mal remedo gringo que aqu√≠ se conoce como "nueva cultura penitenciaria" no nos tuvo en cuenta ni en su burdo dise√Īo arquitect√≥nico ni en la normatividad. En estos "dep√≥sitos de personas" malvivimos las mujeres, la mayor√≠a alejadas de nuestro entorno familiar y social, sin suministro de agua permanente, con p√©simas condiciones alimentarias y de salud y una enorme serie de restricciones absurdas e innecesarias que no pueden ocultar el √°nimo de vindicta y humillaci√≥n que las inspira.
 
Las prisioneras pol√≠ticas coexistimos con las sociales, soportando las mismas limitaciones pero adem√°s experimentamos una vuelta de tuerca adicional: somos tratadas como el "enemigo interno". En una farsa bien montada tuvimos aparentes garant√≠as procesales pero se ignoraron los principios universales que regulan la complejidad del tipo penal derebeli√≥n y los fines altruistas que lo inspiran. Nuestros abogados apelaron a ellos pero la legislaci√≥n que est√° sujeta a los vaivenes pol√≠ticos solo ha dejado un rid√≠culo caparaz√≥n de esta figura. Los delitos conexos inherentes a √©l no son subsumidos y son juzgados como hechos aut√≥nomos dando como obvio resultado las condenas de 40 y 60 a√Īos que muchas enfrentamos. Tal parece que en nuestro pa√≠s solo est√° permitido rebelarse contra un Estado excluyente a punta de mordisquetas porque hasta las pac√≠ficas protestas sociales han sido penalizadas como un vano intento por intimidar el inconformismo social frente a un nefasto modelo econ√≥mico que ubica a nuestro pa√≠s como uno de los m√°s inequitativos del planeta. ¬°Pero a veces la indignaci√≥n puede m√°s que el miedo a la muerte y a la c√°rcel!
 
Este nuevo intento de solucionar por la v√≠a pol√≠tica el conflicto social y armado, ha vuelto a exponer de manera descarnada que sus causas obedecen a una historia de exclusi√≥n pol√≠tica, econ√≥mica y social y a las m√ļltiples violencias del Estado, incluida el terrorismo oficial, que golpean en mayor medida a las mujeres. Sin embargo manipula la informaci√≥n y hace propaganda negra desviando la atenci√≥n hacia la insurgencia y el delito contra la propiedad privada como los peores males de la sociedad. En ese juego distractor, por ejemplo, lanzan voces pla√Īideras por los menores en la guerra pero no cuestionan las razones por las que mueren diariamente ni√Īos por hambre y desnutrici√≥n, enfermedades curables o f√≠sico abandono.
 
No todas las que estamos detenidas somos culpables del deber de rebelarnos contra un r√©gimen desp√≥tico que legisla en favor del gran capital. Pero eso no importa. Lo que importa es que ni aun en el encierro hemos perdido la sensibilidad social y todas compartimos el anhelo de las mayor√≠as que por un sentido elemental de justicia se ponga fin a las causas del conflicto en un acuerdo pol√≠tico donde el √ļnico vencedor sea el pueblo colombiano.
 
Esperamos lo mejor de este nuevo intento pero también estamos preparadas para lo peor, que sería la continuación de la guerra. La justeza de sus ideales no le resta crudeza pero desafortunadamente las palabras no transforman el mundo ni pueden sustituir los hechos.
 
Estamos seguras que la mesa, atendiendo a la realidad política y a principios internacionales, restablecerá un trato benévolo para el delito político reconociendo la conexidad de esta compleja figura, su finalidad altruista, los ideales de justicia social que lo inspiran y nos otorgarán los beneficios de indulto y amnistías. Como estas decisiones solo serán aprobadas con los demás puntos que propenden por sentar las bases de una democracia integral y avanzada, mientras tanto en atención al enfoque de género y con una motivación política, solicitamos que se tomen las siguientes disposiciones:
 
 1. Reubicar a las prisioneras políticas que lo soliciten en lugares cercanos a su entorno familiar y social.
¬†2. Atenci√≥n m√©dica urgente para los casos m√°s cr√≠ticos y libertad para las lisiadas de guerra, mayores de 60 a√Īos, madres de ni√Īos menores de 3 a√Īos.
 3. Concentración de las prisioneras políticas en un solo patio y autorización para desarrollar proyectos  productivos.
 4. Autorización de ingreso sin cortapisas para las ONGs que trabajan en favor de las y los prisioneros políticos.
 5. Reglamentación interna con perspectiva de género elaborada en mesas de trabajo con participación  las detenidas y de especialistas en el tema.
 6. Revisión de los procesos jurídicos sustentados en "falsos positivos" y reconocimiento como rebeldes  y no como terroristas.
 7. Declarar la emergencia social carcelaria y decretar medidas para deshacinar las cárceles y brindar a  toda la población condiciones dignas de prisionalización.
 
Los vientos del norte son favorables para el optimismo. Estados Unidos y Cuba han restablecido relaciones diplom√°ticas y como gesto de voluntad pol√≠tica, de manera rec√≠proca han liberado prisioneros pol√≠ticos. ¬ŅPor qu√© no esperar que el gobierno colombiano haga gestos de paz as√≠ como las FARC-EP lo ha hecho en reiteradas ocasiones?
 
Como mujeres y como luchadoras populares ratificamos nuestra confianza en que tarde o temprano construiremos entre todos un país soberano, democrático y con justicia social.
 
 Atentamente
 
Prisioneras Políticas
Jamundí, Valle del Cauca. Colombia
 
Publicado por Blogger para REMAP
<http://remapvalle.blogspot.com/2015/01/en-jamundi-prisioneras-politicas.html>
el 1/20/2015 08:14:00 a. m.
 
 
Respuesta de la Delegación de Paz de las FARC-EP:  
 
ESTIMADAS COMPA√ĎERAS PRISIONERAS POL√ćTICAS DEL COMPLEJO PENITENCIARIO Y CARCELARIO DE JAMUND√ć (VALLE DEL CAUCA)
 
La Delegación de Paz de las FARC-EP ha recibido el día 25 de enero, la carta que ustedes dirigen a la Mesa de Conversaciones de La Habana en la que reflexionan de manera clara y justa sobre las nefastas condiciones de reclusión del conjunto de la población carcelaria, pero especialmente las que padecen los prisioneros y las prisioneras políticas, cuyos padecimientos se extreman por la vindicta que por tal condición de rebeldía desbocan sobre ellos los carceleros y las autoridades del régimen de terror que impera en Colombia.  
 
Bastante más drástica, sin duda, es la situación hostil contra las mujeres, dentro de ese sistema penitenciario inhumano destinado a degradar a quienes allí recluyen para mermarlo en su dignidad y en su altivez política altruista que se duele de la miseria, la desigualdad y la carencia de democracia que en nuestro país ha impuesto la clase plutocrática y corrupta que gobierna.  
 
Todos y cada uno de los p√°rrafos por ustedes escritos, los compartimos sin observaciones, sin objeciones, sin rectificaciones, porque nacen de la vivencia directa en esos escenarios tenebrosos que no sirven para rehabilitar a nadie sino para humillar y acabar con la entereza y los mejores sentimientos de las personas que por uno u otro motivo son enclaustradas en ellos. Pero que especialmente est√°n dise√Īados para vengarse de la rebeld√≠a popular, chantajear al que se rebela contra las injusticias y aplastar la resistencia. De ah√≠ que nuestra valoraci√≥n por la forma como desde las c√°rceles los hombres y mujeres dirigentes populares, prisioneros pol√≠ticos en general e insurgentes realizan. De ah√≠ nuestra alta estima y orgullo por la manera valiente como sostiene en alto las banderas de los de abajo sin dejarse doblegar, lo cual nos compromete a√ļn m√°s con la causa de emancipaci√≥n que abrazamos y con el deber de buscar por todos los medios que ustedes salgan de esas mazmorras, a seguir luchando en libertad por la Colombia Nueva que anhelas las mayor√≠as. ¬†
 
La carta que nos envían, la haremos sentir en la Mesa de Conversaciones y en los medios hasta donde nos sea posible. Resaltaremos las solicitudes legítimas que enarbolan y será instrumento también de lucha en el plano de la batalla de ideas que ahora estamos librando en favor de la reivindicación del derecho a la rebelión, la recomposición de la más amplia conexidad para el delito político y el restablecimiento del indulto y la amnistía como medidas de solución política a la situación de los centenares de luchadores, luchadoras, guerrilleros y guerrilleras de Bolívar que están en Colombia y en las Prisiones del Imperio dando muestra de decoro y optimismo en la posibilidad de que más temprano que tarde alcancemos la paz para nuestro pueblo.  
 
Luego de esta esperen recibir los documentos que hemos elaborado para orientar el debate sobre la rebeli√≥n frente a la paz como derecho s√≠ntesis, con toda la argumentaci√≥n que justifica que en un eventual Acuerdo de Fin del Conflicto, lo √ļnico procedente es que ustedes alcancen la libertad. ¬†
 
Hasta la victoria siempre. Juramos vencer y venceremos.  
 
Fraternalmente,  
 
DELEGACI√ďN DE PAZ DE LAS FARC-EP ¬†
La Habana, enero 26 de 2015   


Even with table legs

We denounce abuse of authority and disproportionate methods in exercising force. These actions take place in the very institution where health care is inadequate and where neither personal integrity nor human dignity of defenseless persons is respected.  
 
We are high and medium security prisoners in Tower 5 of the Valledupar Penitentiary and Incarceration Establishment, "La Tramac√ļa" - the "Guant√°namo of Colombia". We denounce before the national and international community aggression from prison custodial and observer units. We are victims.¬† ¬†
 
Today at 3:30 hours, two guards forced prisoner Leonardo Yepes, with TD 3592 (registry card based on finger prints), to be inspected in an off-limits area. The prisoner complied but immediately the guards began to strike him. The rest of the prisoners came to his aid. But before they could do anything, an operation began with guards firing five tear gas cartridges at the prisoners.  They fired off one from a stick aimed at anyone intervening. We would further note that in addition to their clubs, the group of guards who were responding - over and above the two horseflies - brought a long pole, a shovel handle, a square cudgel, and a table leg.  
 
As the avalanche of INPEC personnel was happening, some prisoners scaled the wall of the structure which provoked the guards, especially Private Reyes. They aimed pepper gas at the eyes and faces of the prisoners, who were four stories up.  They struck their hands with clubs trying to make them fall, which almost caused a tragedy. The other prisoners improvised ropes with sheets tied together to help those prisoners knocked down on the corridor floor, and the guards clubbed them.
 
Several prisoners were beaten and left with bruises and lacerations on their heads, including open wounds. Leonardo Yepes is an example.  
 
Here is a list of prisoners with bruises, lacerations, hematomas, and wounds:
 
Leonardo Yepes, TD 3592 (Open wound, on right cheek requiring four stiches and left eyebrow with two stitches - and other lacerations and hematomas), alias Yimi Yimi TD 5169;¬† Jorge Luis Barrera Martinez, TD 5168, Cristian Herrero Calero, TD 5350; Javier Enrique Ariza N√ļ√Īez; TD 5085; James Bravo Luis Miguel, TD 3704; and Andres Felipe Perez Murillo, TD 5135.
 
It's worth noting that these prisoners were then taken away from the patio and in a state of total defenselessness assigned overnight to cells.  
 
There have been other assaults in recent days added to this state of affairs. For example, Prisoner Elkin Figueroa Rivera, TD 5073, was struck and handcuffed for complaining about not receiving medical attention. Then his brother Oscar Figueroa Rivera, TD 5165 came to his defense. That provoked an operation whereby the two prisoners were raised up on the framework and Oscar Figueroa Rivera had to be helped by the other prisoners so that he wouldn't hang and be asphyxiated. The leaders of the operation, Lieutenant Sachica, Corporal Guerrero, and Corporal Mendoza, promised not to beat them, but then during the night, defenseless in isolation cells, they were tortured with gases applied to the genital area and later, the following day, they were beaten while being returned to the tower.   
 
We denounce abuse of authority and disproportionate methods in exercising force. These actions take place in the very institution where health care is inadequate and where neither personal integrity nor human dignity of defenseless persons is respected.  
 
These actions once more show that Tramac√ļa is nothing other than a torture center where all basic rights are violated, and re-socialization of criminals comes down to the cudgel, the "horsefly", gas, and beatings.
 
Sincerely  
 
Prisoners of Tower 5, High and Medium Security Penitentiary and Incarceration establishment "La Tramac√ļa" - or the "Colombian Guant√°namo".¬†