A LA MESA DE CONVERSACIONES DE LA HABANA, CUBA

Jamundí, Valle del Cauca. Enero de 2015
 
Las prisioneras políticas detenidas en el Complejo Penitenciario de Jamundí, Valle del Cauca, les presentamos nuestro respetuoso saludo.
 
Quisimos integrarnos en esta etapa del proceso en que se debate la existencia y conexidad del delito político, no para abordar su enfoque teórico y el devenir histórico del concepto, que ustedes ya conocen, sino para hablar desde nuestra experiencia, desde esta cruda realidad inmediata que afrontamos, y desde esta óptica podemos aseverar que esa histórica conquista de la humanidad que reconoce el derecho de los pueblos a resistir "incluso con las armas" a la tiranía, la injusticia y la violencia institucional, para nosotras no es más que un mero formalismo retórico, al igual que la mayoría de garantías y derechos constitucionales en Colombia.
 
En las c√°rceles no solo ha aumentado el n√ļmero de mujeres detenidas, en su mayor√≠a por delitos econ√≥micos ligados al microtr√°fico y el hurto ("ensayos delincuenciales" que son juegos de ni√Īos comparados con los delitos de "cuello blanco" que quedan en la impunidad). Tambi√©n el n√ļmero de prisioneras pol√≠ticas se ha incrementado "aunque no se reconozca como tales". As√≠ como el Estado ha asesinado a miles de j√≥venes pobres para presentarlos como guerrilleros muertos en combate, as√≠ tambi√©n ha venido sumando procesos jur√≠dicos y montajes judiciales, imponi√©ndonos condenas tan altas que en la pr√°ctica equivalen a cadenas perpetuas. En esteirracional populismo punitivo se han incrementado las penas y se han creado nuevos delitos sin tener en cuenta la grave crisis humanitaria que desde hace d√©cadas afrontan las c√°rceles del pa√≠s. Una ca√≥tica situaci√≥n en donde casi nunca se menciona a las mujeres detenidas, lo que quiz√°s es una evidencia m√°s de que las mujeres no somos tenidas en cuenta en nuestra especificidad.
 
El mal remedo gringo que aqu√≠ se conoce como "nueva cultura penitenciaria" no nos tuvo en cuenta ni en su burdo dise√Īo arquitect√≥nico ni en la normatividad. En estos "dep√≥sitos de personas" malvivimos las mujeres, la mayor√≠a alejadas de nuestro entorno familiar y social, sin suministro de agua permanente, con p√©simas condiciones alimentarias y de salud y una enorme serie de restricciones absurdas e innecesarias que no pueden ocultar el √°nimo de vindicta y humillaci√≥n que las inspira.
 
Las prisioneras pol√≠ticas coexistimos con las sociales, soportando las mismas limitaciones pero adem√°s experimentamos una vuelta de tuerca adicional: somos tratadas como el "enemigo interno". En una farsa bien montada tuvimos aparentes garant√≠as procesales pero se ignoraron los principios universales que regulan la complejidad del tipo penal derebeli√≥n y los fines altruistas que lo inspiran. Nuestros abogados apelaron a ellos pero la legislaci√≥n que est√° sujeta a los vaivenes pol√≠ticos solo ha dejado un rid√≠culo caparaz√≥n de esta figura. Los delitos conexos inherentes a √©l no son subsumidos y son juzgados como hechos aut√≥nomos dando como obvio resultado las condenas de 40 y 60 a√Īos que muchas enfrentamos. Tal parece que en nuestro pa√≠s solo est√° permitido rebelarse contra un Estado excluyente a punta de mordisquetas porque hasta las pac√≠ficas protestas sociales han sido penalizadas como un vano intento por intimidar el inconformismo social frente a un nefasto modelo econ√≥mico que ubica a nuestro pa√≠s como uno de los m√°s inequitativos del planeta. ¬°Pero a veces la indignaci√≥n puede m√°s que el miedo a la muerte y a la c√°rcel!
 
Este nuevo intento de solucionar por la v√≠a pol√≠tica el conflicto social y armado, ha vuelto a exponer de manera descarnada que sus causas obedecen a una historia de exclusi√≥n pol√≠tica, econ√≥mica y social y a las m√ļltiples violencias del Estado, incluida el terrorismo oficial, que golpean en mayor medida a las mujeres. Sin embargo manipula la informaci√≥n y hace propaganda negra desviando la atenci√≥n hacia la insurgencia y el delito contra la propiedad privada como los peores males de la sociedad. En ese juego distractor, por ejemplo, lanzan voces pla√Īideras por los menores en la guerra pero no cuestionan las razones por las que mueren diariamente ni√Īos por hambre y desnutrici√≥n, enfermedades curables o f√≠sico abandono.
 
No todas las que estamos detenidas somos culpables del deber de rebelarnos contra un r√©gimen desp√≥tico que legisla en favor del gran capital. Pero eso no importa. Lo que importa es que ni aun en el encierro hemos perdido la sensibilidad social y todas compartimos el anhelo de las mayor√≠as que por un sentido elemental de justicia se ponga fin a las causas del conflicto en un acuerdo pol√≠tico donde el √ļnico vencedor sea el pueblo colombiano.
 
Esperamos lo mejor de este nuevo intento pero también estamos preparadas para lo peor, que sería la continuación de la guerra. La justeza de sus ideales no le resta crudeza pero desafortunadamente las palabras no transforman el mundo ni pueden sustituir los hechos.
 
Estamos seguras que la mesa, atendiendo a la realidad política y a principios internacionales, restablecerá un trato benévolo para el delito político reconociendo la conexidad de esta compleja figura, su finalidad altruista, los ideales de justicia social que lo inspiran y nos otorgarán los beneficios de indulto y amnistías. Como estas decisiones solo serán aprobadas con los demás puntos que propenden por sentar las bases de una democracia integral y avanzada, mientras tanto en atención al enfoque de género y con una motivación política, solicitamos que se tomen las siguientes disposiciones:
 
 1. Reubicar a las prisioneras políticas que lo soliciten en lugares cercanos a su entorno familiar y social.
¬†2. Atenci√≥n m√©dica urgente para los casos m√°s cr√≠ticos y libertad para las lisiadas de guerra, mayores de 60 a√Īos, madres de ni√Īos menores de 3 a√Īos.
 3. Concentración de las prisioneras políticas en un solo patio y autorización para desarrollar proyectos  productivos.
 4. Autorización de ingreso sin cortapisas para las ONGs que trabajan en favor de las y los prisioneros políticos.
 5. Reglamentación interna con perspectiva de género elaborada en mesas de trabajo con participación  las detenidas y de especialistas en el tema.
 6. Revisión de los procesos jurídicos sustentados en "falsos positivos" y reconocimiento como rebeldes  y no como terroristas.
 7. Declarar la emergencia social carcelaria y decretar medidas para deshacinar las cárceles y brindar a  toda la población condiciones dignas de prisionalización.
 
Los vientos del norte son favorables para el optimismo. Estados Unidos y Cuba han restablecido relaciones diplom√°ticas y como gesto de voluntad pol√≠tica, de manera rec√≠proca han liberado prisioneros pol√≠ticos. ¬ŅPor qu√© no esperar que el gobierno colombiano haga gestos de paz as√≠ como las FARC-EP lo ha hecho en reiteradas ocasiones?
 
Como mujeres y como luchadoras populares ratificamos nuestra confianza en que tarde o temprano construiremos entre todos un país soberano, democrático y con justicia social.
 
 Atentamente
 
Prisioneras Políticas
Jamundí, Valle del Cauca. Colombia
 
Publicado por Blogger para REMAP
<http://remapvalle.blogspot.com/2015/01/en-jamundi-prisioneras-politicas.html>
el 1/20/2015 08:14:00 a. m.
 
 
Respuesta de la Delegación de Paz de las FARC-EP:  
 
ESTIMADAS COMPA√ĎERAS PRISIONERAS POL√ćTICAS DEL COMPLEJO PENITENCIARIO Y CARCELARIO DE JAMUND√ć (VALLE DEL CAUCA)
 
La Delegación de Paz de las FARC-EP ha recibido el día 25 de enero, la carta que ustedes dirigen a la Mesa de Conversaciones de La Habana en la que reflexionan de manera clara y justa sobre las nefastas condiciones de reclusión del conjunto de la población carcelaria, pero especialmente las que padecen los prisioneros y las prisioneras políticas, cuyos padecimientos se extreman por la vindicta que por tal condición de rebeldía desbocan sobre ellos los carceleros y las autoridades del régimen de terror que impera en Colombia.  
 
Bastante más drástica, sin duda, es la situación hostil contra las mujeres, dentro de ese sistema penitenciario inhumano destinado a degradar a quienes allí recluyen para mermarlo en su dignidad y en su altivez política altruista que se duele de la miseria, la desigualdad y la carencia de democracia que en nuestro país ha impuesto la clase plutocrática y corrupta que gobierna.  
 
Todos y cada uno de los p√°rrafos por ustedes escritos, los compartimos sin observaciones, sin objeciones, sin rectificaciones, porque nacen de la vivencia directa en esos escenarios tenebrosos que no sirven para rehabilitar a nadie sino para humillar y acabar con la entereza y los mejores sentimientos de las personas que por uno u otro motivo son enclaustradas en ellos. Pero que especialmente est√°n dise√Īados para vengarse de la rebeld√≠a popular, chantajear al que se rebela contra las injusticias y aplastar la resistencia. De ah√≠ que nuestra valoraci√≥n por la forma como desde las c√°rceles los hombres y mujeres dirigentes populares, prisioneros pol√≠ticos en general e insurgentes realizan. De ah√≠ nuestra alta estima y orgullo por la manera valiente como sostiene en alto las banderas de los de abajo sin dejarse doblegar, lo cual nos compromete a√ļn m√°s con la causa de emancipaci√≥n que abrazamos y con el deber de buscar por todos los medios que ustedes salgan de esas mazmorras, a seguir luchando en libertad por la Colombia Nueva que anhelas las mayor√≠as. ¬†
 
La carta que nos envían, la haremos sentir en la Mesa de Conversaciones y en los medios hasta donde nos sea posible. Resaltaremos las solicitudes legítimas que enarbolan y será instrumento también de lucha en el plano de la batalla de ideas que ahora estamos librando en favor de la reivindicación del derecho a la rebelión, la recomposición de la más amplia conexidad para el delito político y el restablecimiento del indulto y la amnistía como medidas de solución política a la situación de los centenares de luchadores, luchadoras, guerrilleros y guerrilleras de Bolívar que están en Colombia y en las Prisiones del Imperio dando muestra de decoro y optimismo en la posibilidad de que más temprano que tarde alcancemos la paz para nuestro pueblo.  
 
Luego de esta esperen recibir los documentos que hemos elaborado para orientar el debate sobre la rebeli√≥n frente a la paz como derecho s√≠ntesis, con toda la argumentaci√≥n que justifica que en un eventual Acuerdo de Fin del Conflicto, lo √ļnico procedente es que ustedes alcancen la libertad. ¬†
 
Hasta la victoria siempre. Juramos vencer y venceremos.  
 
Fraternalmente,  
 
DELEGACI√ďN DE PAZ DE LAS FARC-EP ¬†
La Habana, enero 26 de 2015   


Even with table legs

We denounce abuse of authority and disproportionate methods in exercising force. These actions take place in the very institution where health care is inadequate and where neither personal integrity nor human dignity of defenseless persons is respected.  
 
We are high and medium security prisoners in Tower 5 of the Valledupar Penitentiary and Incarceration Establishment, "La Tramac√ļa" - the "Guant√°namo of Colombia". We denounce before the national and international community aggression from prison custodial and observer units. We are victims.¬† ¬†
 
Today at 3:30 hours, two guards forced prisoner Leonardo Yepes, with TD 3592 (registry card based on finger prints), to be inspected in an off-limits area. The prisoner complied but immediately the guards began to strike him. The rest of the prisoners came to his aid. But before they could do anything, an operation began with guards firing five tear gas cartridges at the prisoners.  They fired off one from a stick aimed at anyone intervening. We would further note that in addition to their clubs, the group of guards who were responding - over and above the two horseflies - brought a long pole, a shovel handle, a square cudgel, and a table leg.  
 
As the avalanche of INPEC personnel was happening, some prisoners scaled the wall of the structure which provoked the guards, especially Private Reyes. They aimed pepper gas at the eyes and faces of the prisoners, who were four stories up.  They struck their hands with clubs trying to make them fall, which almost caused a tragedy. The other prisoners improvised ropes with sheets tied together to help those prisoners knocked down on the corridor floor, and the guards clubbed them.
 
Several prisoners were beaten and left with bruises and lacerations on their heads, including open wounds. Leonardo Yepes is an example.  
 
Here is a list of prisoners with bruises, lacerations, hematomas, and wounds:
 
Leonardo Yepes, TD 3592 (Open wound, on right cheek requiring four stiches and left eyebrow with two stitches - and other lacerations and hematomas), alias Yimi Yimi TD 5169;¬† Jorge Luis Barrera Martinez, TD 5168, Cristian Herrero Calero, TD 5350; Javier Enrique Ariza N√ļ√Īez; TD 5085; James Bravo Luis Miguel, TD 3704; and Andres Felipe Perez Murillo, TD 5135.
 
It's worth noting that these prisoners were then taken away from the patio and in a state of total defenselessness assigned overnight to cells.  
 
There have been other assaults in recent days added to this state of affairs. For example, Prisoner Elkin Figueroa Rivera, TD 5073, was struck and handcuffed for complaining about not receiving medical attention. Then his brother Oscar Figueroa Rivera, TD 5165 came to his defense. That provoked an operation whereby the two prisoners were raised up on the framework and Oscar Figueroa Rivera had to be helped by the other prisoners so that he wouldn't hang and be asphyxiated. The leaders of the operation, Lieutenant Sachica, Corporal Guerrero, and Corporal Mendoza, promised not to beat them, but then during the night, defenseless in isolation cells, they were tortured with gases applied to the genital area and later, the following day, they were beaten while being returned to the tower.   
 
We denounce abuse of authority and disproportionate methods in exercising force. These actions take place in the very institution where health care is inadequate and where neither personal integrity nor human dignity of defenseless persons is respected.  
 
These actions once more show that Tramac√ļa is nothing other than a torture center where all basic rights are violated, and re-socialization of criminals comes down to the cudgel, the "horsefly", gas, and beatings.
 
Sincerely  
 
Prisoners of Tower 5, High and Medium Security Penitentiary and Incarceration establishment "La Tramac√ļa" - or the "Colombian Guant√°namo".¬†


DENUNCIA P√öBLICA

HASTA CON LAS PATAS DE LAS MESAS

Denunciamos el abuso de autoridad, los métodos desproporcionados del uso de la fuerza en hechos propiciados por la misma institución por no prestar una adecuada atención en salud, o respetar la integridad personal o la dignidad humana de personas reducidas y en estado de indefensión.

Foto: pintura de Víctor Libertad. Ex prisionero político colombiano

¬†Los Prisioneros de la Torre n√ļmero 5 del Establecimiento Penitenciario y Carcelario de Alta y Media Seguridad Valledupar ‚ÄúLa Tramac√ļa‚ÄĚ o ‚ÄúGuant√°namo de Colombia‚ÄĚ, denunciamos ante la comunidad nacional e internacional la agresi√≥n de la que fuimos v√≠ctimas por parte del cuerpo de custodia y vigilancia del establecimiento penitenciario.

En el día de hoy, a eso de las 3:30 horas, dos guardianes requirieron al interno LEONARDO YEPES, con TD 3592, a una requisa por encontrarse en área no permitida, el interno atendió el requerimiento pero de inmediato los guardianes lo emprendieron a golpes, los demás internos acudieron a su ayuda, antes de ocurrir se presentó un operativo donde los guardianes le arrojaron a los internos cinco granadas lacrimógenas y la encendieron a palo contra de quien se interponía. Es de anotar que además de sus porras, el grupo de reacción traía un palo largo, mango de una pala, un garrote cuadrado y una pata de una mesa, además de dos tábanos.

En medio de la avalancha del INPEC algunos internos escalaron la estructura, ante lo cual, a una altura de cuatro pisos, los guardianes, entre ellos el DRAGONEANTE REYES, les echaron gas pimienta en los ojos y la cara a los internos, le golpeaban las manos con sus porras pretendiendo tumbarlos lo que casi ocasionan una tragedia. Los otros internos tuvieron que recibir los porrazos de la guardia para socorrer a los internos que tenían en el pasillo siendo bajados con lazos improvisados de sabanas.

Varios internos fueron golpeados presentando contusiones y laceraciones en la cabeza, incluso heridas abiertas, caso del interno LEONARDO YEPES.

Listado de internos que presentan golpes, laceraciones, hematomas y heridas:

· LEONARDO YEPES, TD 3592, heridas abiertas en pómulo derecho cuatro puntos, en la

ceja izquierda dos puntos adem√°s de otras laceraciones y hematomas.

· Alias YIMI YIMI, TD 5169

· JORGE LUIS BARRERA MARTINEZ, TD 5168

· CRISTIAN HERRERA CALERO, TD 5350

¬∑ JAVIER ENRIQUE ARIZA NU√ĎEZ, TD 5085

· JAMES BRAVO LUIS MIGUEL, TD 3704

· ANDRES FELIPE PEREZ MURILLO, TD 5135

Es de anotar que estos internos fueron luego sacados del patio y asignados en la noche en los calabozos en estado de total indefensión.

Este hecho se suma a otras agresiones en días recientes donde el interno ELKIN FIGUEROA RIVERA, con TD 5073, fue golpeado y esposado por protestar por no recibir atención médica, cuando su hermano OSCAR FIGUEROA RIVERA, TD 5165, acudió a su defensa, se generó un operativo donde los dos internos se subieron a la estructura y OSCAR FIGUEROA. RIVERA tuvo que ser auxiliado por los otros internos para que no se ahorcara. Los mandos del operativo el Teniente SACHICA, el Cabo GUERRERO y el Cabo MENDOZA prometieron no golpearlos, pero luego de ser puestos en estado de indefensión y en celdas de aislamiento durante la noche fueron torturados con gases en los genitales y golpeados posteriormente devueltos al día siguiente a la torre.

Denunciamos el abuso de autoridad, los métodos desproporcionados del uso de la fuerza en hechos propiciados por la misma institución por no prestar una adecuada atención en salud, o respetar la integridad personal o la dignidad humana de personas reducidas y en estado de indefensión.

Estos hechos reafirman una vez m√°s como la Tramac√ļa no es m√°s que un centro de tortura donde se violentan todos los derechos fundamentales y la resocializaci√≥n penal se reduce al garrote, al t√°bano, al gas y las golpizas.

Atentamente,

Prisioneros Torre 5

Establecimiento Penitenciario y Carcelario de Alta y Mediana Seguridad

‚ÄúLa Tramac√ļa o Guant√°namo de Colombia‚ÄĚ


Frente Amplio por la Paz: En riesgo cese unilateral por acciones de las Fuerzas Armadas

Para el Frente Amplio es grato ofrecer un saludo de a√Īo nuevo a toda la sociedad colombiana.

En el desarrollo de nuestro compromiso de veedur√≠a al cese unilateral del fuego asumido por las FARC desde el 20 de diciembre de 2014, damos testimonio de los inmensos beneficios que ha tenido para comunidades, organizaciones sociales y para la poblaci√≥n en general, especialmente en los territorios donde de manera m√°s profunda se ha desarrollado el conflicto armado, especialmente en Cauca, Nari√Īo, Catatumbo, Putumayo, Meta, Arauca, Antioqu√≠a, Magdalena Medio, Huila, entre otras.

En este sentido, el cumplimiento que las FARC-EP ha dado a su decisi√≥n, como lo ha reconocido el propio Presidente de la Rep√ļblica, significa una disminuci√≥n de las acciones militares y las hostilidades, como no se ten√≠a noticia en nuestro pa√≠s durante los √ļltimos 50 a√Īos.

Por ello, resultan muy preocupantes las denuncias realizadas por la FARC en cuanto a las acciones ofensivas de las fuerzas militares, que ponen en riesgo la continuidad del cese unilateral. El Frente Amplio por la Paz hace un fuerte llamado al Gobierno Nacional para que ponga fin a este tipo de operaciones; de igual manera que extendemos el llamado a que se pacte lo m√°s pronto posible un cese bilateral del fuego y fin definitivo a las hostilidades y las acciones militares.

Por otra parte llamamos a la ciudadanía en general, a los medios de comunicación, al Gobierno Nacional, a las organizaciones sociales, a los gremios económicos y otros actores sociales y políticos, para que mantengamos las acciones y las condiciones para que el cese Unilateral al Fuego declarado por la FARC, se pueda mantener, fortalecer y desembocar en un cese bilateral y la paz definitiva para nuestro país.

En este sentido el Frente Amplio se compromete a mantener la Veeduría del Cese Unilateral y para ello sigue comprometiendo los esfuerzos de las organizaciones indígenas, afrocolombianas, campesinas, comunales y sindicales, para presentar periódicamente la evaluación del cumplimiento del mismo, y en cumplimiento de esta tarea prepara para el próximo 20 de enero de 2015 un informe al respecto.

Saludamos las declaraciones del ELN, de mantener su disposición a la salida política al conflicto y de contestar el llamado del Gobierno a desarrollar un diálogo que propicie el acuerdo por la paz. Este pronunciamiento debería generar prontamente el inicio del proceso entre el Gobierno y el ELN, para lo cual como Frente Amplio ofrecemos nuestros buenos oficios, para generar las condiciones necesarias que propicien la participación de la sociedad en su desarrollo.

Igualmente queremos manifestar nuestro m√°s profundo rechazo al aumento de persecuciones y amenazas dirigidas a los l√≠deres y lideresas sociales, pol√≠ticos y comunitarios que trabajan por los derechos humanos, la paz y la reconciliaci√≥n nacional; entre ellos Piedad C√≥rdoba, Mar√≠a √Āngela Robledo, Iv√°n Cepeda, Agust√≠n Jim√©nez, as√≠ como la persecuci√≥n que son objeto los compa√Īeros Miguel √Āngel Beltr√°n, Liliany Obando, as√≠ como a los compa√Īeros de las organizaciones sociales y pol√≠ticas que hacen parte del Frente Amplio que se encuentran en las regiones y est√°n siendo hostigados y se√Īalados por los enemigos del actual proceso de paz, los cuales no pueden seguir actuando contra los sectores que apoyan los di√°logos, sin que el Gobierno Nacional tome las medidas correspondientes para protegerlos y perseguir los responsables de estas amenazas y ataques contra la paz y reconciliaci√≥n que con tanta urgencia necesitamos vivir tod@s en Colombia.

FRENTE AMPLIO POR LA PAZ, LA DEMOCRACIA Y LA JUSTICIA SOCIAL

‚ÄúLos ojos de la sociedad civil colombiana velando por la paz para todos‚ÄĚ


GRAVES DENUNCIAS DE LOS PRISIONEROS POL√ćTICOS CONTRA GUARDIAS DEL INPEC

La solución a la grave crisis carcelaria, a la corrupción y tortura de los funcionarios del INPEC, no puede ser unas garantías laborales y la construcción de más cárceles, y seguir todo en una flagrante impunidad institucional.

 Pintura de Víctor Libertad

Enero 14 del 2015

Los Presos Pol√≠ticos y Prisioneros de Guerra de las FARC EP, recluidos en las diferentes c√°rceles y penitenciarias del pa√≠s, denunciamos ante la opini√≥n p√ļblica, Entes de Control y Disciplinarios, Fiscal√≠a General de la Naci√≥n, y ante la comunidad internacional, NUEVAS VIOLACIONES A LOS DERECHOS HUMANOS en contra nuestra por parte del Estado colombiano en su instituci√≥n INPEC, as√≠ como en contra de la poblaci√≥n social reclusa en general, en colusi√≥n con los llamados Caciques, como en el caso denunciado en la c√°rcel la Modelo Bogot√°.

En el marco de loa Diálogos De Paz, damos un S.O.S. a nuestros Organismos Superiores y un llamado al Gobierno Nacional a intervenir de una vez por todas ante este tipo de arbitrariedades. A nosotros también se nos está agotando la paciencia.

La solución a la grave crisis carcelaria, a la corrupción y tortura de los funcionarios del INPEC, no puede ser unas garantías laborales y la construcción de más cárceles, y seguir todo en una flagrante impunidad institucional.

1- LA CARCEL LA MODELO BOGOT√Ā.

Se√Īor Director C√©sar Caraballo y Subdirector Edgar Roman Herrera, quienes se hacen de la vista gorda ante lo siguiente:

Los funcionarios del INPEC, Teniente L√≥pez, Cabo Ramos y Cabo L√≥pez, reciben dinero y regalos como cajas de whisky por parte de los Caciques del patio 2B Luis Alexander Coy Parra y Alias Bruno, junto con el representante de Derechos Humanos Carlos Caicedo. El dinero recibido es la coima para que estos se√Īores verdugos de su propia gente puedan ejercer acciones en contra de los internos del patio como secuestros, prostituci√≥n de mujeres los d√≠as de visita de ni√Īos, tr√°fico de estupefacientes, compra y venta de √≥rdenes de descuento en la secci√≥n de talleres, as√≠ como extorsi√≥n.

Los dineros de los secuestros y extorsiones dentro de la misma c√°rcel por parte de los mencionados son consignados a nombre de la Se√Īora Marcela Coy, hermana de Luis Alexander Coy.

- Mayor Silva, Tenientes QUINTERO y VARGAS.

Estos funcionarios con su s√©quito de guardias corruptos de confianza, golpean, insultan y extorsionan a los presos en general. Varios de nuestros compa√Īeros han sido trasladados a sitios lejanos por denunciar y exigir el respeto a nuestros m√≠nimos fundamentales en dicha c√°rcel.

Al Director César Caraballo se le recuerda por su particular despotismo e intransigencia en contra de internos y familiares, y como solución a quienes se atreven a denunciar, aplica aislamiento en calabozos, patio 6 o traslados.

2- C√°rcel San Isidro Popay√°n.

Distinguido Reyes, Cabo Campo Granja, Distinguido Imbachi, Tenientes Daza y Perdomo, Inspector Ch√°vez, Distinguido Anacona, Cabo Caicedo, Dragoneantes Salazar, Zuluaga, Jaramillo y Tovar Barrera, Sargento Flores.

Los anteriores son los más guapos garroteros y torturadores, contra nuestros presos en estado de indefensión, largas golpizas y actos de tortura.

Las Directivas de √©ste establecimiento en cabeza del Coronel Oscar Leonardo C√°rdenas en conjunto con su personal de guardia y custodia, contin√ļan con su pol√≠tica de ejercer particular violencia directa o indirecta en contra de los prisioneros de guerra de las FARC EP, familiares y amigos de visita, contin√ļan llevando a muchos de nuestros prisioneros a patios de descomposici√≥n para que bajo el auspicio de la guardia sean golpeados y robados por poblaci√≥n lumpen reclusa.

Contin√ļan los tratos degradantes contra las visitas, sin un sistema de visitas acorde al siglo XXI, la corrupci√≥n, la negligencia de CAPRECOM UT UBA, y las humillaciones en general a partir del uso de un uniforme azul con insignias del INPEC.

Invitamos al resto de los sectores de la población carcelaria del país, a seguir denunciado las violaciones a la integridad física y psicológica dentro de los centros de reclusión. Ustedes y nosotros somos pueblo tras las rejas.

PRESOS POL√ćTICOS y PRISIONEROS DE GUERRA FARC EP

C√ĀRCELES Y PENITENCIARIAS DEL PA√ćS