A PROPOSITO DEL DESESCALONAMIENTO DEL CONFLICTO SOCIAL Y ARMADO EN COLOMBIA

Por: Wldarico Fl√≥rez-Pe√Īa
Presidente
BRIGADA JURIDICA EDUARDO UMA√ĎA MENDOZA

La revisión de las diferentes experiencias históricas en la resolución de conflictos armados y de la aplicación de los reglamentos de la guerra están a la orden del día en el actual contexto de conversaciones de paz entre el gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC en la medida en que puedan ofrecer luces para la superación del actual conflicto social y armado.
El 28 de mayo de 1984, se firmó una tregua entre el gobierno y las FARC- EP. Dicho acuerdo contemplaba la realización de una serie de reformas sociales  y políticas  por parte del gobierno y la suspensión de la lucha armada  por parte de las FARC.  Tal compromiso sería  la base principal para el gradual y paulatino reintegro  de los guerrilleros  agrupados en dicha organización  a la vida legal. Decía Marulanda para esa época lo siguiente: "Nosotros somos conscientes  de que el día que podamos  participar  en unas elecciones amplias y democráticamente, pues lo haremos."


El mismo JACOBO ARENAS, en el libro VICISITUDES DEL PROCES DE PAZ, subraya los m√°s importantes documentos¬† del proceso de paz¬† con el gobierno de VIRGILIO BARCO, que son una constancia hist√≥rica de c√≥mo tender puentes¬† en la b√ļsqueda de la paz cuando oscuras fuerzas se imponen.


La¬† l√≥gica de la lucha armada es lograr la derrota militar del adversario, sin embargo, en un contexto¬† de proceso de paz se deben tener a√ļn m√°s claras las leyes y costumbres de la guerra, sus principios¬† generales, la protecci√≥n jur√≠dica¬† de las v√≠ctimas, la protecci√≥n de la poblaci√≥n civil, el r√©gimen jur√≠dico de los heridos y enfermos y prisioneros de guerra, entre otras disposiciones que se deben empezar aplicar rigurosamente en el caso del Conflicto Colombiano,¬† mientras se logra pactar la paz.


Es urgente en ese sentido dar pasos firmes en el desescalonamiento del conflicto,  para que cese el estado de guerra y se abra el camino para alcanzar la paz con justicia social.  El Estado colombiano puede empezar por ordenar a las FFMM que  suspendan provisionalmente los bombardeos, las acciones de tierra arrasada, los ataques contra la población civil, ordenar el cese inmediato de las ejecuciones extrajudiciales como una política de las FFMM y  los operativos de aniquilamiento de los adversarios.


Al tiempo,  los negociadores de la Habana junto con la intervención de los países garantes se pueden ir creando las condiciones para llegar a acuerdos de armisticio, los cuales deben gozar de los respectivos soportes jurídicos.


Los acuerdos de armisticios son posibles tras el des-escalonamiento de las actividades bélicas en las zonas donde se desarrollan los teatros de operaciones entre los rebeldes y las FFMM.   Es dable suspender regionalmente o en todo el territorio nacional las acciones bélicas por determinado plazo o tiempo indefinido.


El cese del estado guerra, sumado a  unos mínimos acuerdos entre las partes en materia militar, política y económica, pueden garantizar que se blinden las negociaciones sin que ninguna de las partes se levante de la mesa y que como quedó establecido en el acuerdo general para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera "NADA ESTA ACORDADO HASTA QUE TODO ESTE ACORDADO". Esos armisticios parciales pueden  generar un clima que favorezca a futuro la firma  definitiva del proceso de paz.
Un cese al fuego bilateral conducirá al des-escalonamiento del conflicto, que el pueblo colombiano verá con buenos ojos en la medida en  que las partes puedan adoptar medidas prácticas para avanzar en los puntos que hacen falta por negociar  en la mesa de conversaciones de paz y para la consolidación misma del proceso de paz.  La definición de la situación de los prisioneros políticos es uno de los temas pendientes.  La liberación humanitaria de los más enfermos y heridos, así como una amplia y generosa amnistía para todos, está entre las posibilidades.


El gobierno debe implementar también políticas audaces en lo social, económico, educativo, cultural y otros, que pongan fin a la injusticia, la miseria, la desigualdad y la falta de democracia si de verdad está comprometido con un país en paz.
Diciembre 1 de 2014.


LAS VIOLENCIAS CONTRA LAS MUJERES UNA AFRENTA A LA HUMANIDAD*

Por: Liliany Obando
Educadora, Socióloga, Defensora de Derechos Humanos
Prisionera Política
Noviembre 25 de 2014

El 25 de noviembre se conmemora el día internacional para la eliminación de la violencia contra las mujeres, en un esfuerzo por decirle al mundo que las violencias contra las mujeres no son sólo graves violaciones a los derechos humanos sino una  clara afrenta a la humanidad.
 
En Colombia no s√≥lo¬† se trata de la violencia intrafamiliar y la cotidiana que se produce por fuera de la √≥rbita dom√©stica, en el mundo laboral, acad√©mico y social. Tambi√©n est√° presente la violencia producida por la guerra y como resultado de la cual las mujeres, las j√≥venes y las ni√Īas hemos sido mayormente afectadas. Realidad viene siendo reconocida como cierta y documentada s√≥lo hasta hace muy pocos a√Īos. ¬†


LAS MUJERES INVISIBLES

La cárcel es por esencia un espacio de represión y ejercicio de poder  andrógeno en el que se desconoce que hombres y mujeres somos humanidades diferenciadas y que las mujeres vivimos de una forma distinta nuestros cuerpos y que nos relacionarnos de forma diferente con el espacio físico y social.

La discriminaci√≥n y subordinaci√≥n patriarcal que tradicionalmente vivimos las mujeres en la sociedad extramuros se exacerba en la prisi√≥n. Esto se evidencia en todos los roles que las mujeres desempe√Īan en su interior: en el ejercicio de la sexualidad, altamente controlada y que compromete lo m√°s √≠ntimo del ser femenino, en las pocas y sexistas ofertas de trabajo y estudio, en las escasas posibilidades para ejercer su decisi√≥n de ser madres, en el duro tratamiento penitenciario y judicial, etc.¬† Lo m√°s grave de¬† todo es que en prisi√≥n las mujeres se vuelven invisibles.

El hecho de que el porcentaje de mujeres privadas de la libertad (8.148) sea inferior al de los hombres (108.301)  en la misma condición, explica en parte, pero no justifica esta situación. Pero también obedece a la inexistencia de una política penitenciaria y carcelaria que incluya realmente una concepción de género. Y también a que no existe un trato diferencial, más benévolo en materia penal que considere las especificidades de las mujeres,  en especial de quienes son madres, en su mayoría cabeza de familia y por esa vía tratar corregir en algo las desigualdades que enfrentan las mujeres. Gravemente la privación de la libertad para una mujer-madre implica que junto a ella también sus hijas e hijos son arrastrados y condenados a tener que vivir la pesadilla de la prisión.
 
La severidad del mundo carcelario es a√ļn mayor para las¬† prisioneras pol√≠ticas "de conciencia y de guerra". Mujeres privadas de la libertad por motivaciones pol√≠ticas, muchas de las cuales durante su captura, su estad√≠a en prisi√≥n y a√ļn despu√©s en libertad han sido sometidas a torturas f√≠sicas y sicol√≥gicas, degradaci√≥n, violaciones, amenazas, escarnio p√ļblico, persecuci√≥n, sometidas as√≠ a un odioso tratamiento de "enemigas internas" siguiendo el libreto de la guerra interna que se vive en el pa√≠s.

Además de privárseles de su libertad, también les son conculcados sus derechos políticos tales como la libertad de opinión, de conciencia, de asociación, de protesta. Recientemente en el marco de jornada nacional de protesta convocada por el Movimiento Nacional Carcelario, que involucra a toda la población carcelaria para exigir la dignificación de la vida en prisión y el respeto a los derechos humanos, las prisioneras políticas de la Reclusión de Mujeres de Bogotá participaron con una huelga de hambre y hoy son reprimidas y amenazadas por la autoridad carcelaria.  

Victimizadas y re-victimizadas una y otra vez tanto en los estrados judiciales  como en prisión a las prisioneras políticas les pasan una dura cuenta de cobro por su pensamiento y compromiso disidentes.     


MUJERES DETR√ĀS DE LAS MUJERES INVISIBLES

Si la realidad de las personas privadas de la libertad es desconocida e ignorada por gran parte de la sociedad colombiana y tratada con desd√©n por el gobierno nacional y sus instituciones, lo es a√ļn m√°s la realidad que viven cientos de mujeres que son madres, abuelas, compa√Īeras sentimentales, hijas e hijos, hermanas, de quienes se encuentran en prisi√≥n.

Solidarias incondicionales y siempre presentes con sus seres queridos tras las rejas, ellas se someten periódicamente a todo tipo de vejámenes cada vez que visitan una prisión colombiana.  A decir de una de ellas, mi madre, son "lapidadas si bien no con piedras, con todas las humillaciones y malos tratos recibidos".
 
Sea esta la oportunidad para rendirles un sentido homenaje a esas mujeres valientes y solidarias, a mi madre y mi peque√Īa hija, a Luz Marina Aguirre y a Jenny a quien la guerra le arrebat√≥ no s√≥lo a su padre sino que la ha separado de la feliz posibilidad de crecer junto a su madre.¬† Ellas son madre e hija de Adela P√©rez Aguirre, una valerosa prisionera pol√≠tica. A Guiomar Pach√≥n, abnegada madre del prisionero pol√≠tico Yeison Murillo. A Blanca Guti√©rrez, Gladys Jim√©nez y Carla Carrillo, madres y hermana de los estudiantes universitarios que hoy se encuentran en prisi√≥n v√≠ctimas de un montaje judicial y como ellas a tantas otras que merecen no s√≥lo el reconocimiento sino toda la solidaridad posible.

Hoy, en el marco del proceso de paz del gobierno colombiano con las insurgencias y de la afortunada aprobación de una sub-comisión de género en la mesa de conversaciones de paz en La Habana, las mujeres, incluidas las prisioneras políticas, debemos ser escuchadas en nuestras propias voces, como un mínimo acto de justicia.  

Las mujeres no seremos más el eco impotente de voces masculinas. Nuestras voces lanzadas al unísono serán ahora un poderoso amplificador de nuestros sentires y demandas por el reconocimiento como sujetas políticas y de derecho, por la igualdad y la inclusión en una sociedad de la que hemos sido discriminadas, subordinadas y excluidas por centurias y por la verdad, la justicia, la reparación y garantías de no repetición en ese nuevo país en paz y con justicia social del que seremos protagonistas también nosotras.
 

1. En el 2001, despu√©s de una visita oficial a Colombia, Radhika Coomaraswamy, la entonces alta Relatora Especial de Naciones Unidas sobre la violencia contra la mujer, sus causas y consecuencias, produjo un informe sobre¬† la situaci√≥n de violaci√≥n de los derechos humanos de las mujeres, las j√≥venes y las ni√Īas como consecuencia de la guerra interna en Colombia.
2. INSTITUTO NACIONAL PENITENCIARIO Y CARCELARIO- INPEC, Estadísticas de la Población Carcelaria a octubre 31 de 2014.

*Fuente: SEMANARIO VOZ, Edición No. 2766, del 26 de Noviembre al 2 de Diciembre de 2014.  Separata MUJERES, No. 2, p. 3. Departamento de Mujer y Diversidad Sexual, Partido Comunista Colombiano.


LA DIGNIDAD DE LAS MADRES DE LA LIBERTAD*

Entrevista por: Camilo Insuasty
                Hijo de una prisionera política

Marta Villota, de 70 a√Īos de edad, madre de la prisionera pol√≠tica Liliany Obando, cont√≥ una peque√Īa parte de su dolorosa experiencia, la cual la ha vivido no s√≥lo ella sino tambi√©n miles de familias colombianas y es el encarcelamiento de uno de sus seres queridos. C√°rceles inhumanas en donde el drama se presenta a diario tanto para las personas privadas de la libertad como para sus familiares.

                                           
¬ŅCu√°l fue la primera impresi√≥n que tuvo al conocer la c√°rcel?

La primera impresi√≥n fue un sentimiento de total depresi√≥n, por el constante ultraje a la gente, tanto¬† a las personas que est√°n dentro de la c√°rcel como a los familiares que vamos a visitarlos y que somos generalmente gente pobre, del pueblo. Las personas de mayor estatus social pod√≠an ingresar con menos condicionamientos y notablemente con un mejor trato, en cambio para la gente del pueblo, la gente "com√ļn y corriente" hay todo tipo de ultrajes, yo me sent√≠a como si me tiraran al suelo y me lanzaran piedras, como si yo fuera una delincuente, contando adem√°s que muchos de los que est√°n en la c√°rcel son inocentes.

¬ŅQu√© tan dif√≠cil es entrar a una c√°rcel en condici√≥n de mujer?

Muy dif√≠cil, empezando que si una no tiene una clase social favorable es ultrajada y violentada. Las filas son demasiado largas y lentas, luego de la requisa con los perros una es llevada a un cuarto en donde la requisan hasta el punto de llegar al manoseo, fuera de eso una tiene que entrar¬† descalza y a veces hasta las blusas deb√≠a sacarse. Una debe desnudarse delante de toda la gente. Por otro lado, uno de los sufrimientos m√°s grandes es cuando¬† una va con ni√Īos, porque ellos tienen que aguantar fr√≠o o insolaci√≥n en las largas filas, muchas veces los ni√Īos se tiraban al piso llorando de hambre y cansancio, no hay el m√≠nimo de humanidad.

¬ŅNo les importaba que usted fuera una persona de la tercera edad?

Para nada, incluso seg√ļn el patio a donde una vaya, tratan de humillarlo m√°s, utilizan la misma agresividad que usan contra los familiares que est√°n presos, tambi√©n somos atacados psicol√≥gicamente lo cual genera un da√Īo irreversible en una.

¬ŅA qu√© debi√≥ adaptarse luego del encarcelamiento de su hija?

Sumida en la tristeza y el sentimiento de soledad, se sumaba la responsabilidad de tener a mi cargo dos menores de edad,  mis dos nietos, estaba en el papel de reemplazar a la madre en todos los sentidos y ser la cabeza de hogar a pesar de mi avanzada edad, siempre estuve tratando de solucionar los diferentes problemas que se presentaban y de cuidar de mis nietos y procurar que nada malo les pasara.

¬ŅC√≥mo afect√≥ a la familia el encarcelamiento de su hija y la persecuci√≥n del Estado?

En ese sentido, una se da cuenta que la familia realmente s√≥lo es el n√ļcleo, quienes viven en el hogar, porque en esos momentos los dem√°s familiares no existen, se retiran, se hacen a un lado porque no se quieren ver afectados, la familia que no es del n√ļcleo incluso se averg√ľenza de lo que ha pasado.

¬ŅLuego de la detenci√≥n, qu√© apoyo recibi√≥ la familia?

Estuvieron grandes personas d√°ndonos apoyo moral y econ√≥mico, esas personas estuvieron resistiendo junto a nosotros en pro de la justicia, estas personas no ten√≠an nada que ver con nuestro n√ļcleo familiar, fueron personas y organizaciones tanto nacionales como del extranjero que estuvieron muy pendientes de nosotros, personas que yo ni siquiera hab√≠a conocido¬† vinieron a tendernos la mano y nos ayudaron mucho en la lucha diaria que nos toc√≥ en esos a√Īos. Ellos nos dieron fortaleza.

¬ŅC√≥mo se supera o se intenta superar una situaci√≥n de esta magnitud?

En un principio, consideraba que el silencio era mejor que las palabras, sin embargo el silencio solo hace que uno acepte las falsas acusaciones, las intimidaciones, los ultrajes, yo me encerr√© en el silencio pero eso no debe ser as√≠, ojal√° alg√ļn d√≠a todo se aclare y se solucione para nosotros. Por otro lado los medios de comunicaci√≥n deben ser m√°s imparciales y no lanzar juicios sin criterio, no s√≥lo deben quedarse con una parte de la informaci√≥n, tambi√©n deben ver lo que pasa en los hogares, preguntar las vivencias y acontecimientos de los familiares. El tener un pensamiento diferente no puede tratarse ni convertirse en un problema delictivo, todos tenemos derechos y no hay que callar ante eso.

¬ŅQu√© imagen se lleva en general de las c√°rceles en Colombia?

Son hechas para la gente del pueblo, para la gente humilde, muchos por tener un pensamiento diferente terminan injustamente allí y quienes han delinquido en su mayoría lo han hecho por las difíciles condiciones sociales del país, la falta de empleo y el hambre. Las cárceles no están hechas para la gente con poder, ellos tienen sus propias cárceles especiales.

¬ŅQu√© mensaje les da a las familias de las personas privadas de la libertad en Colombia?

Que una no debe callarse, el silencio no se debe presentar. Por cualquier medio una tiene que contar y hacer ver lo que pasa, las injusticias que se cometen, el pensar diferente no hace a una persona delincuente y que hay que tener mucha fortaleza y dignidad.

Mientras en Colombia no haya políticas carcelarias que respeten los derechos humanos de los prisioneros y sus familias y mejoren las condiciones de vida dentro de las mismas, es imposible pensar que habrá una "resocialización" de los individuos, puesto que lo que las cárceles generan es más exclusión, discriminación y maltrato.

Así es la dignidad de las madres que se encuentran con el peso de sus hijas que han sido privadas de la libertad por construir un mundo sin violencias contra las mujeres.

______
*Fuente: SEMANARIO VOZ, Edición No. 2766, del 26 de Noviembre al 2 de Diciembre de 2014.  Separata MUJERES, No. 2, p. 1.  Departamento de Mujer y Diversidad Sexual, Partido Comunista Colombiano.

En la foto: Marta Villota en las afueras de la Reclusión El Buen Pastor, Marzo 1 de 2012.


COMUNICADO No. 7 PRISIONEROS POLITICOS ERON PICOTA LEVANTAN HUELGA

LA RED INTERNACIONAL DE SOLIDARIDAD CON LAS PRISIONERAS Y PRISIONEROS POLITICOS COLOMBIANOS (RED-INSPP) SALUDA EL PRINCIPIO DE ACUERDO ENTRE LAS AUTORIDADES JUDICIALES, PENITENCIARIAS Y DE CAPRECOM CON LOS PRISIONEROS POL√ćTICOS -DE CONCIENCIA Y DE GUERRA- DEL ESTABLECIMIENTO DE RECLUSION DEL ORDEN NACIONAL - ERON PICOTA Y LA CONSECUENTE DECISI√ďN DE LEVANTAR LA JUSTA HUELGA QUE SE MANTUVO DESDE EL PASADO 24 DE NOVIEMBRE. MANIFESTAMOS NUESTRA SOLIDARIDAD Y DISPOSICI√ďN DE CONTINUAR HACIENDO EL SEGUIMIENTO AL CUMPLIMIENTO DE LOS ACUERDOS ENTRE LAS PARTES.¬† LLAMAMOS A LAS ORGANIZACIONES DEFENSORAS DE DERECHOS HUMANOS, PARLAMENTARIOS Y DEM√ĀS ORGANIZACIONES A SEGUIR ACOMPA√ĎANDO A LOS PRISIONEROS CON ACCIONES CONCRETAS DE SOLIDARIDAD.

RED INSPP

 

Diciembre 1 de 2014

COMUNICADO P√öBLICO No. 7

Los Presos Pol√≠ticos y Prisioneros de Guerra de las FARC-EP, recluidos en el ERON Picota, Bogot√°, informamos a la opini√≥n p√ļblica, que el d√≠a de hoy, en cumplimiento del acuerdo transitorio al que se lleg√≥ con la Direcci√≥n del Establecimiento el pasado 27 de noviembre, se llev√≥ a¬† cabo una reuni√≥n en la que participaron nuestro voceros: Jhonier Andr√©s Mart√≠nez, Johan Andr√©s Ni√Īo (Rene Nari√Īo), y Orlando Albeiro Traslavi√Īa, El Director de este Complejo Penitenciario, Sr. Cesar Augusto Ceballos; el director de la Regional centro del INPEC, Sr. Vicente Ostos; el comandante de guardia de la regional central INPEC, Cp. Jaime Mora Mu√Īoz; los delegados del Ministerio de Justicia, Drs. Juli√°n Andr√©s S√°nchez y √Āngel Guti√©rrez; el delegado de la Defensor√≠a del Pueblo Dr. Andr√©s Rojas Palomino; los delegados de la Uni√≥n Temporal Unidad B√°sica de Atenci√≥n (UT-UBA) Drs. Carlos David Camacho y Aida Rosero Reyes, los delegados de las directivas de CAPRECOM Beatriz Santamar√≠a; la jefe de atenci√≥n en salud del INPEC Sra. Luz Dary Estupi√Ī√°n y el comandante de vigilancia del COMEB, Cp. Juli√°n
Ch√°vez.

A partir del √°nimo de entendimiento y cordialidad entre las partes, de manera abierta y propositiva y en aras de viabilizar una soluci√≥n a la crisis de atenci√≥n en salud para con nuestros compa√Īeros, se lograron establecer los siguientes puntos de acuerdo, que conllevan al levantamiento de la justa huelga desarrollada por los presos pol√≠ticos y prisioneros de guerra desde el 24 de noviembre del presente a√Īo:

1- Ante el listado presentado de 54 compa√Īeros con distintas afecciones de salud, se determina priorizar la asistencia m√©dica especializada para 10 casos que revisten de mayor gravedad, de la siguiente manera:

A) Atención por parte de tres especialistas a partir del próximo sábado 6 de diciembre, la cual se prestará por parte de la UT-UBA en las instalaciones del establecimiento.

B) Las remisiones externas para pr√°ctica de ex√°menes de diagn√≥stico, laboratorio o de cualquier √≠ndole ser√°n garantizadas en las fechas y horarios que se fijen para tal fin, en el menor tiempo posible. En caso de incumplimiento se presentar√° el respectivo informe escrito del caso en particular, para que se adopten los correctivos a que haya lugar. Las historias cl√≠nicas de nuestros compa√Īeros, incluyendo los resultados de ex√°menes m√©dicos, diagn√≥sticos, etc, ser√°n llevadas a cada cita que se cumpla fuera del Establecimiento.

C) Los medicamentos incluidos en el Plan Obligatorio de Salud - POS serán entregados de manera inmediata; y aquellos que no hagan parte del mismo, deberán suministrarse en un tiempo máximo de 8 días.

D) A partir de la fecha se har√°n las gestiones que se requieran para las hospitalizaciones a que haya lugar, las cuales ser√°n notificadas a nuestros voceros, para su correspondiente seguimiento.

E) Frente a los compa√Īeros que por sus limitaciones f√≠sicas tengan dificultades de traslado al √°rea de sanidad a recibir terapias o curaciones, se viabiliza el cambio de Patio hacia la Unidad de Medidas Especiales - UME, siempre y cuando ellos lo acepten, dej√°ndose constancia escrita en caso de rechazo a tal disposici√≥n.

2. Para los restantes compa√Īeros incluidos en el listado de enfermos, cuyas dolencias no revisten de extrema gravedad, se dispone:

A) A partir de la fecha se empezarán a realizar las valoraciones médicas, las cuales se realizarán en el transcurso de la presente semana.

B) Frente a quienes se determine la necesidad de atención especializada, serán incluidos en la valoración del próximo sábado. Los especialistas adscritos a la UT UBA, prestarán sus servicios, además, el día sábado 20 de diciembre.

C) En caso de necesitar remisiones externas se aplicara lo consignado en el literal B del punto 1.

D) Igualmente, para estos casos, se aplicar√° lo dispuesto en los literales C, D y E del punto 1.

3. Los casos de compa√Īeros que no est√°n a la fecha incluidos en el listado de presos pol√≠ticos y prisioneros de guerra con problemas en su salud y que presenten a futuro alguna afecci√≥n, ser√°n notificados a la jefe de sanidad del Establecimiento, para su atenci√≥n prioritaria.

De igual manera se establece iniciar valoraciones m√©dicas al resto de compa√Īeros Presos Pol√≠ticos y Prisioneros de Guerra como mecanismo de promoci√≥n y prevenci√≥n en salud.

4. A efectos de poder encontrar soluciones rápidas y eficaces ante alguna novedad que se llegase a presentar en adelante, se estableció un conducto de comunicación directa y fluida con la Dirección del Establecimiento así como con el cónsul de DDHH y las jefes de sanidad del mismo, de tal manera que se viabilice la atención médica oportuna.

5. Para efectuar el seguimiento y constatar los avances de lo aquí acordado, se establece:

A) Una reunión para el próximo 11 de Diciembre, donde confluyan nuestros voceros, las directivas de este complejo penitenciario, junto al comandante de remisiones y el cónsul DDHH.

B) De igual manera se establece una reuni√≥n mensual a la que asistir√°n los funcionarios y voceros que suscribieron el presente acuerdo, junto a delegados de organizaciones promotoras y defensoras de DDHH: Comit√© de Solidaridad con los Presos Pol√≠ticos, Corporaci√≥n Solidaridad Jur√≠dica y Brigada Jur√≠dica Eduardo Uma√Īa Mendoza.

C) También se le dará trámite a una reunión entre las Directivas del Establecimiento, Organizaciones Promotoras y Defensoras de DDHH ya mencionadas y los voceros de los Presos Políticos y Prisioneros de Guerra de las FARC EP, para esta semana.

7. Las autoridades penitenciarias garantizar√°n las remisiones que ordenen los jueces de la rep√ļblica al Instituto Nacional de Medicina Legal, para su correspondiente valoraci√≥n.

8. Se ratifica el compromiso de las Directivas del INPEC de no tomar ning√ļn tipo de medidas de castigo en contra de quienes llevaron a cabo las acciones de protesta pac√≠fica, tales como traslados, aislamientos o sanciones disciplinarias.

9. El presente acuerdo será publicado por las partes por medios institucionales y medios masivos y alternativos de comunicación.

Nuevamente agradecemos el apoyo, la solidaridad y acompa√Īamiento de congresistas, organizaciones sociales, populares, estudiantiles, de derechos humanos, de los compa√Īeros presos pol√≠ticos y prisioneros de guerra recluidos en otros establecimientos penitenciarios y carcelarios, as√≠ como a nuestros camaradas que cumplen una importante labor en el marco de los di√°logos de paz que se desarrollan en la Habana y de los medios masivos y alternativos del comunicaci√≥n.

Por la libertad, la vida y la dignidad, Paz con justicia social, soberanía y democracia!

Presos Políticos y Prisioneros de Guerra FARC EP
Eron Picota de Bogot√°