CONTINUA LA PERSUCUCION A LILIANY OBANDO

Liliany Obando, una mujer cabeza de familia y defensora de derechos humanos, es una de las y los miles de l√≠deres sociales y pol√≠ticos v√≠ctimas de la persecuci√≥n estatal, que en los √ļltimos a√Īos ha caracterizado a los gobiernos de turno.


El pasado ‎5 de agosto Liliany sufrió nuevamente una de tantas arbitrariedades en su proceso judicial, cuando la fiscalía emitió una orden de captura en contra suya,  al tiempo que sus abogados venían solicitando y presentando una solicitud de libertad condicional.
Después de seis días de huelga de hambre la defensora de derechos humanos fue devuelta a su hogar.


La Red de Prensa Alternativa del Suroccidente Colombiano, dialogo con John León de la Corporación Solidaridad Jurídica, de la Coalición Larga Vida a las Mariposas.



DECLARACION DEL INSPP

La Red Internacional de Solidaridad con las Prisioneras y Prisioneros Políticos de Colombia (INSPP) está aliviada y complacida al recibir la noticia de que la renombrada activista de derechos humanos, sindicalista, académica y el sindicalista, Liliany Obando se le ha permitido regresar a casa con su familia.

Liliany había estado detenida desde el 5 de agosto en una celda en la oficina de la Fiscalía en Paloquemao, Bogotá en condiciones absolutamente inadecuadas. Circunstancias que la obligaron a declararse en huelga de hambre en protesta de su situación desde hacía 6 días. Tiempo en el que no se le brindó atención médica por las autoridades.

Mientras que la Red-INSPP se siente satisfecha con el traslado de Liliany a su domicilio, seguimos preocupados e indignados por el calvario y trato al que ella y su familia fueron sometidos. El montaje judicial utilizado para condenar a Liliany en primer lugar, ha sido expuesto y la comunidad internacional llego a la conclusión de que ella es objeto de una venganza política por parte del gobierno del presidente Santos.

Reiteramos nuestro llamado para que el acoso termine para Liliany y su familia y pedimos que se le permita continuar con su valiosa labor en la comunidad.

La liberación de Liliany es testimonio de su fuerza de convicción así como la fuerza del movimiento sindical y la solidaridad internacional, que se movilizó rápidamente en apoyo de la justicia para Liliany.

El futuro sigue siendo incierto, pero las fuerzas que se manifestaron en solidaridad, en este caso permanecen comprometidos y alerta.

La Red-INSPP da las gracias a todas las personas y organizaciones que enviaron sus muestras de solidaridad y que se movilizaron en apoyo de Liliany.

La Solidaridad funciona! Sí, juntos podemos!


Statement from the INSPP regarding the release of Liliany Obando

The International Network in Solidarity with Colombia's Political Prisoners (INSPP) is relieved and gratified to hear the news that enowned human rights activist, academic and trade unionist Liliany Obando has been allowed to return home to her family. Liliany had been in detention since August 5 in a cell at the Fiscalia's office in Bogot√° in absolutely inadequate conditions. These circumstances obliged her to go on hunger strike in protest for the last six days. She was not provided any medical attention by authorities.

While the INSPP is relieved that Liliany is at home again, it remains outraged that she and her family would ever be subjected to such an ordeal. The legal fiction used to convict Liliany in the first place has been exposed and the international community will conclude that she is the subject of a political vendetta by the government of President Santos. We reiterate our call for the harassment to stop and for Liliany to be allowed to get on with her valuable work in the community.

Liliany's release is testament to her strength of conviction and the strength of trade union and international solidarity that mobilised rapidly in support of justice for Liliany. The future remains uncertain but the forces that rallied in solidarity in this instance remain committed and alert. The INSPP would like to thanks the many individuals and organisations that sent expressions of solidarity and who mobilised themselves in support of Liliany.

Solidarity works! Yes, together we can!