DEJAN MORIR A LOS PRESOS POLITICOS

En visita humanitaria el d√≠a de hoy 18 de junio de 2013, al prisionero pol√≠tico HENRY SALAZAR QUINTERO, TD. No. 63956, del patio 2 del ERON ‚Äď La Picota de Bogot√°-Colombia, nos informo que el Juzgado de Ejecuci√≥n de Penas a pesar de cumplir los requisitos para la Libertad condicional, le fue negada. Pero la situaci√≥n del prisionero es tan delicada pues medicina legal y los m√©dicos internos de la picota le manifestaron que le quedan tan solo 10 meses de vida, ya que padece una enfermedad terminal (c√°ncer), sin que se le presten por parte del INPEC, la atenci√≥n medica especializada.

HENRY SALAZAR QUINTERO, es un prisionero pol√≠tico de 27 a√Īos de edad, que curso 8 semestres de derecho y a pesar de no tener un defensor publico, ha asumido su propia defensa con las violaciones al debido proceso y derecho de defensa t√©cnica que ello significa.

Hacemos un llamado a las autoridades competentes Defensor√≠a del Pueblo, Ministerio P√ļblico, INPEC y dem√°s para que salven la vida de este prisionero y se le de la libertad condicional tal como lo establece el C.P.P, por padecer una enfermedad grave y terminal y pueda estar junto a sus familiares que residen en el Departamento de la Guajira.

Estos son los casos en que precisamente se debe dar aplicaci√≥n a los principios b√°sicos para la atenci√≥n a la poblaci√≥n reclusa y al DIH especialmente al art√≠culo 3 Com√ļn de los Convenios de Ginebra que protege los derechos fundamentales a la vida, a la integridad personal, a la libertad individual, el derecho al honor y el debido proceso. Pues el Congreso Colombiano aprob√≥ los cuatro Convenios de Ginebra de 1949, mediante la Ley 5¬™. De 1960 que entro a regir en 1961, por lo tanto esos Convenios hacen parte de nuestra legislaci√≥n desde hace muchos a√Īos y debe ser aplicados en este caso.

Bogot√°, D.C. 18 de junio de 2013


'COLOMBIA DEBERIA INVITARME A QUE YO HAGA UNA VISITA A TODOS LOS CENTROS DE DETENCION'

Por: Andr√©s G√≥mez ‚Äď mayo 12 de 2013

El gobierno Colombiano rechaz√≥ las recomendaciones de Costa Rica, Eslovenia, Filipinas, Guatemala, M√©xico, Per√ļ, T√ļnez, Turqu√≠a, Montenegro y Uruguay para ratificar el Protocolo Facultativo a la Convenci√≥n contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes, mecanismo internacional dise√Īado para mejorar la situaci√≥n de los presos en los pa√≠ses que lo suscriben. La recomendaci√≥n fue realizada durante el Examen Peri√≥dico Universal (EPU), evaluaci√≥n cuatrienal organizada por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU y que tuvo lugar el pasado mes de abril en Ginebra (Suiza).

El rechazo a la recomendaci√≥n contrasta con la dram√°tica situaci√≥n carcelaria que se vive en Colombia: mensualmente¬†ingresan entre 3.000 y 3.500 internos a los centros de detenci√≥n, lo que implica un¬†sobrecupo¬†del 52% a nivel nacional; enfermedades contagiosas y cr√≥nicas no son atendidas y la Defensor√≠a del Pueblo denuncia que las condiciones de insalubridad en los penales son una¬†amenaza¬†que puede extenderse a la poblaci√≥n al exterior de sus muros; muchas c√°rceles no cuentan con servicio regular de agua en regiones con m√°s de 30¬įC a la sombra y en 22 centros de reclusi√≥n el¬†agua no es apta¬†para el consumo humano. Adem√°s, organizaciones defensoras de los derechos humanos¬†denuncian¬†que presos pol√≠ticos y comunes son sometidos a tortura.

En Colombia se puede afirmar sin lugar a dudas que estar preso es un castigo corporal y psicológico.

Juan Méndez, relator especial contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas desde 2010, en entrevista exclusiva con El Turbión expresa su opinión frente a la negativa de Colombia de ratificar el protocolo, presenta unas sugerencias al Estado colombiano y describe en qué consiste el mecanismo que la comunidad internacional ha construido para asegurar la dignidad humana de los detenidos en las cárceles.

Andr√©s G√≥mez:¬†‚Äď¬ŅQu√© opini√≥n le merece que Colombia haya rechazado la recomendaci√≥n de firmar el Protocolo Facultativo a la Convenci√≥n contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes?

Juan M√©ndez:¬†‚ÄďEl Protocolo Facultativo no es ni m√°s ni menos que otro tratado que los estados est√°n en libertad y soberan√≠a de suscribir o no suscribir, pero la decisi√≥n de Colombia de no adherirse es bastante lamentable porque √©ste es un sistema de visitas peri√≥dicas y tambi√©n repentinas a los pa√≠ses. Adem√°s, tambi√©n obliga a los Estados a crear un mecanismo nacional preventivo contra la tortura y los tratos crueles, inhumanos y degradantes. Muchos pa√≠ses latinoamericanos lo est√°n adoptando y es una pena que Colombia no siga la tradici√≥n latinoamericana de adherirse a mecanismos internacionales que pueden ayudar a resolver la situaci√≥n carcelaria.

Ahora, de todas maneras, si Colombia no va a adherir, debería valerse del Sistema de Naciones Unidas. En mi caso, yo soy el Relator Especial contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes y dentro de mi mandato están las condiciones carcelarias y, por eso, voy a los países que me invitan, visito cárceles y hago recomendaciones con espíritu constructivo, pero sin dejar de criticar las cosas que se han de criticar.

Lamentablemente, la √ļltima vez que uno de mis predecesores, Nigel S. Rodley del Reino Unido, visit√≥ Colombia, fue en el a√Īo 1995. Hace 18 a√Īos que no hay una visita del relator contra la tortura y me parece que si Colombia no va adherirse al Protocolo ni va a invitar al subcomit√© ni va crear un mecanismo nacional preventivo, por lo menos deber√≠a invitarme a que yo haga una vista a todos los centros de detenci√≥n en Colombia para poder hacer las recomendaciones del caso.

AG:¬†‚ÄďExiste la impresi√≥n de que a las personas que est√°n en las c√°rceles no se les debe mejorar las condiciones, especialmente a aquellos que la opini√≥n publica se√Īala como los causantes de los problemas de la sociedad como es el caso de lo prisioneros pol√≠ticos en Colombia. ¬ŅQu√© opini√≥n le merece esta consideraci√≥n?

JM: -Ni el subcomité ni yo como relator nos pronunciamos si alguien debe estar en las cárceles o no. Eso está bajo el mandato de otro mecanismo como el Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias, el cual mira si alguien esta preso sin el debido proceso o si alguien ha tenido un juicio injusto. Nosotros nos dedicamos exclusivamente a las condiciones de detención y creo que cualquier persona razonable se puede dar cuenta de que el más peligroso de los delincuentes y los que han cometido los crímenes más odiosos tienen que ser tratados con respeto por su dignidad humana. Respetar la dignidad humana de esas personas respeta nuestra dignidad como sociedad. El hecho de que hayan cometido crímenes o sean personas peligrosas no puede implicar que estén sometidas a tratos degradantes, y no sólo por la Ley Internacional sino por la conciencia humana.

Por ejemplo, una persona puede estar detenida y cumplir una sentencia pero no se le debe negar atenci√≥n m√©dica, no se le puede negar acceso a la comida y al agua. Esa famosa frase que todav√≠a usamos, ‚Äėal preso, a pan y agua‚Äô, la conciencia universal la ha abandonado hace mucho tiempo y nadie puede decir honestamente que si una persona ha cometido un delito grave, entonces, tiene que sufrir penalidades que van m√°s all√° de la prisi√≥n misma, que tienen que ver m√°s con sufrimiento f√≠sico o mental, situaciones que est√°n directamente prohibidas por los derechos internacionales, pero, como digo, tambi√©n por la moralidad misma.

AG:¬†‚ÄďEn Colombia se negocia la paz. ¬ŅFirmar el protocolo se podr√≠a tomar como una muestra de intentar resolver el conflicto desde las v√≠as pol√≠ticas por parte del Estado?

JM:¬†‚ÄďPor supuesto. Los mecanismos del Protocolo, que son las vistas internacionales del Subcomit√© y la creaci√≥n de un mecanismo nacional [que sea] preventivo, independiente e imparcial, son soluciones que, a largo plazo, crean confianza y que, si se insertan en una negociaci√≥n, contribuyen a que las partes resuelvan sus diferencias y suscriban la paz. Por supuesto que no es lo √ļnico que hay que hacer, pero, como medida estrat√©gica para mirar hacia un pa√≠s distinto, es lo que normalmente se trata de hacer en las negociaciones de paz. Es una medida esencial y me parece important√≠sima de adoptar y no es tan complicada.

AG:¬†‚Äď¬ŅQu√© ha cambiado en otros pa√≠ses donde se ha ratificado el Protocolo?

JM:¬†‚ÄďBueno, el subcomit√© ha estado visitando otros pa√≠ses: ha estado m√°s de una vez en M√©xico, en Paraguay, en Argentina, y en todos los casos se han hecho recomendaciones que, en mayor o en menor medida, se est√°n implementando. Creo que el hecho de abrirse a este tipo de vistas ya es, de por s√≠, una muestra de buena voluntad por parte de los Estados. Lo contrario, negarse a la vistas, a nuestras visitas, tanto del Subcomit√© como la m√≠a, es una indicaci√≥n de que no hay voluntad pol√≠tica de resolver problemas muy serios que comprometen la responsabilidad internacional del Estado.

Ahora, eso no indica nada en el sentido de mantener la situación o de corregirla. Por supuesto, podría darse el caso de un Estado que no quiere vistas internacionales, pero que de todas maneras invierte en las cárceles, modifica la legislación para contribuir al descongestionamiento, en fin, podría darse el caso, pero lamentablemente no conozco muchos ejemplos de eso. Más bien, los países que encuentran soluciones a largo plazo al problema carcelario, lo hacen valiéndose de la comunidad internacional y de sus mecanismos, pero también con alto grado de compromiso interno.

Una visita del subcomit√© o una visita del relator no resuelve los problemas ni mucho menos. Por el contrario, es necesario un compromiso interno y, tambi√©n dir√≠a, una atenci√≥n de la opini√≥n p√ļblica del pa√≠s, porque lamentablemente las c√°rceles en todos los pa√≠ses del mundo son la √ļltima prioridad del aparato pol√≠tico del Estado y solamente se empiezan a corregir estas cosas con el concurso de la sociedad civil y con la concientizaci√≥n de la opini√≥n publica sobre lo grave que es tener c√°rceles hacinadas y en donde se practica la tortura o tratos crueles, inhumanos o degradantes. Situaci√≥n que no solamente es grave moralmente, es tambi√©n la peor manera de combatir el crimen en nuestras sociedades

AG:¬†‚Äď¬ŅCu√°l es la caracter√≠stica de los pa√≠ses que no han querido suscribir el Protocolo?

JM:¬†‚ÄďPrimero, el Protocolo Facultativo es un tratado m√°s o menos reciente: lleg√≥ a los 50 Estados parte hace un a√Īo nada m√°s, de manera que es un proceso. Hay Estados que ratifican m√°s r√°pido, otros tardan m√°s. No se puede generalizar. Hay Estados que no lo van a ratificar nunca porque quieren tener malas condiciones carcelarias, otros no lo van a ratificar no porque tengan problemas con las condiciones carcelarias mismas sino con la injerencia interna y hay Estados que lo van a ratificar a su debido tiempo. Ahora, aunque es un poco dif√≠cil generalizar, los Estados que deciden concientemente no ratificar tienen que estar conscientes de que est√°n en compa√Ī√≠a de algunos Estados que son notorios violadores de los derechos humanos.

http://elturbion.com/?p=7119


COMUNICADO DE PRENSA

Juan Carlos Palacios Gómez

El d√≠a de hoy 20 de junio de 2013, tal como estaban citados los sujetos procesales a las 9 AM para continuar con el Juicio contra EL Oficial de la Polic√≠a HECTOR EDISON CASTRO CORREDOR, por los hechos conocidos como ‚ÄúLA MASACRE DE MONDO√ĎEDO‚ÄĚ. Se dio inicio a la audiencia a las 9:30AM, para que los sujetos procesales de conformidad con el art√≠culo 407 de la Ley 600 de 2000, presentaran sus alegatos de conclusi√≥n.

Previo a ello La se√Īora Juez del caso informa a las partes que en el Despacho se radico desde el pasado 26 de abril del presente a√Īo, por parte de la representaci√≥n civil una petici√≥n de variaci√≥n de la calificaci√≥n, y se califique la Masacre de Mondo√Īedo como un delito de lesa humanidad, ya que los j√≥venes ejecutados extrajudicialmente se les infringieron graves dolores y sufrimientos f√≠sico, mentales y actos inhumanos entre otros como dijo la Sala Penal de la Honorable Corte Suprema de Justicia y dado que en dicha masacre tambi√©n se cometieron los delitos de concierto para delinquir y tortura y que el Oficial de la Polic√≠a Nacional HECTOR EDISON CASTRO CORREDOR, fue precisamente llamado a juicio como consecuencia del fallo de Revisi√≥n que anulo la preclusi√≥n que lo favorec√≠a, por la Sala Penal de la Honorable Corte suprema de Justicia.

Teniendo en cuenta la anterior advertencia de la Se√Īora Juez y teniendo en cuenta que algunos de los sujetos procesales no hab√≠an verificado en la Secretaria del Despacho tal actuaci√≥n la Se√Īora Juez concedi√≥ un receso de media hora en un esp√≠ritu garantista del debido proceso, a pesar de que los sujetos procesales deben estar atentos a las actuaciones de los mismo.

Una vez se continua la audiencia con la Intervenci√≥n del Ente investigador, se presento una situaci√≥n de fuerza mayor, porque el se√Īor Fiscal del Caso, tiene problemas cardiacos y no pudo continuar con su intervenci√≥n hecho este que a todas luces es humano y la se√Īora Juez tuvo que suspender la audiencia, presentadose una emergencia en el sitio de la audiencia, por lo cual los policiales llamaran al 123 para que urgentemente se le prestara la atenci√≥n medica requerida,; como cosa rara despu√©s de media hora se hizo presente una ambulancia de la UD MEDICA PLACAS TUK 144 MOVIL 137.

Gravísimo este hecho que en los Juzgados Penales del Circuito especializados de Bogota a un Fiscal de la Unidad Nación de Derechos Humanos y DIH, después de media hora se preste dicho servicio, sino es por una enfermera que se encontraba presente en la audiencia las cosas podían haberse complicado.

La Brigada hace un llamado URGENTE para que la Secretaria de Salud investigue estos hechos y para que en dichos Juzgados se tomen medidas a fin de garantizar un pronto y efectivo servicio de emergencia en estos casos.

No se fijo nueva fecha para continuar la audiencia, dado estos hechos y le deseamos al Se√Īor Fiscal pronta recuperaci√≥n.



COMUNICADO PUBLICO: EMERGENCIA CARCELARIA, POLITICA DE ENGANO Y NUEVO CARRUSEL DE CONTRATACIONES

POR Movimiento Nacional Carcelario-cárcel de Palo Gordo (Girón, Santanter):

Los presos recluidos en las diferentes prisiones del r√©gimen Colombiano, hemos venido denunciando la grave crisis social y humana que padecemos a la cr√≠tica situaci√≥n de hacinamiento que incrementa de manera acelerada la violaci√≥n de los derechos humanos, tratos crueles inhumanos y degradantes, al interior de las c√°rceles del pa√≠s. Las condiciones inhumanas de los presos en Colombia han sido dadas a conocer a la opini√≥n p√ļblica nacional e internacional, a trav√©s de la mediaci√≥n y acompa√Īamiento de las diferentes ong‚Äôs defensoras de los derechos humanos, algunos parlamentarios y los entes de control dejando en evidencia el estado inconstitucional de cosas y la desidia con la que el gobierno nacional asume la pol√≠tica criminal y penitenciaria en nuestro pa√≠s. Leer m√°s