MATERNIDAD NEGADA -Memorias de Prisi贸n-

Date 22nd April 2017 Category Political prisoners   

MATERNIDAD NEGADA

-Memorias de Prisi贸n-

Por Liliany Obando*

Bogot谩, Colombia, 22/04/17

Como un resultado de la lucha de muchas mujeres organizadas, muchas de ellas feministas, las violencias contra las mujeres que con inusitada frecuencia terminan en muertes violentas, se visibilizan cada vez m谩s, en un esfuerzo por sacar de la condici贸n de supuesta 鈥渘ormalidad鈥, 聽asignada por una cultura patriarcal, a lo que en realidad es una afrenta contra las humanidades femeninas. Tambi茅n gracias a esas mismas luchas de las mujeres, esos asesinatos hoy son tratados penalmente como feminicidios, es decir, aquellas muertes ocasionadas contra las mujeres por el hecho de ser mujeres, con lo cual se pretende sancionar de manera ejemplarizante y m谩s all谩, que nunca m谩s sucedan aquellas muertes violentas contra las mujeres. Aun as铆 los feminicidios se suceden uno tras otro y a las mujeres y a la sociedad, nos queda mucho trabajo por hacer para que esta aberrante realidad cambie.

Pero en ese universo de las violencias contra las mujeres, hay un tipo de violencia del que poco se habla, de la negaci贸n del derecho de las mujeres a la maternidad y por extensi贸n de las ni帽as y ni帽os a tener una familia y a no ser separados de ella (art. 44 de la Constituci贸n Pol铆tica colombiana).聽 Familia, que en una gran mayor铆a de los casos se limita a la madre ante la ausencia permanente del padre. Y este tipo de violencia que desgarra en lo m谩s profundo a las mujeres que la viven, es m谩s frecuente y al tiempo m谩s invisible para las mujeres privadas de la libertad.

Hace unos escasos d铆as, supimos del doloroso caso de la prisionera pol铆tica de las FARC Roc铆o Cu茅llar.聽 Ella quien hab铆a pasado por la tortura de estar embarazada siendo una prisionera en una c谩rcel donde no se le garantizan las condiciones m铆nimas que debe recibir una mujer en ese estado, tuvo adem谩s un embarazo de alto riesgo y su beb茅 naci贸 prematuramente en un hospital que no ofrec铆a las condiciones para atender al reci茅n nacido.聽 Roc铆o no s贸lo debi贸 soportar el dolor de no poder estar al lado y amamantar a su reci茅n nacido del que la hab铆an separado, sino que tras una larga lucha con la instituci贸n penitenciaria y las entidades prestadoras de salud para que el beb茅 fuera trasladado a un hospital que le garantizara la vida al menor, recibi贸 finalmente la fat铆dica noticia de la muerte de su beb茅 por la negligencia e inhumanidad institucional.

Lida Mar铆a Urrego Lascarro, prisionera pol铆tica de las FARC, recluida en C谩rcel de Mujeres las Mercedes de Monter铆a C贸rdoba, recientemente tambi茅n narra en una聽 desesperada carta c贸mo a pesar de ser una prisionera pol铆tica de las FARC-EP, 聽que la hace beneficiaria de la Ley de Amnist铆a (Ley 1820), resultado de los Acuerdos de Paz firmados entre el gobierno colombiano y las FARC-EP, 茅sta no ha sido a煤n posible, en cambio, las autoridades penitenciarias muy acuciosas la separar谩n de su peque帽a hija que ha convivido con ella en la c谩rcel desde su nacimiento, tan pronto cumpla la edad de 3 a帽os, tal como lo se帽ala el C贸digo Penitenciario y Carcelario.

En otra c谩rcel distante de esa, la Reclusi贸n de Mujeres de C煤cuta, Norte de Santander, Mayerli Becerra Mu帽oz tambi茅n prisionera pol铆tica de las FARC, dio a luz a su beb茅 y a pesar de ser al igual que Roc铆o y Lida Mar铆a, beneficiaria de la Ley de Amnist铆a, 茅sta no le ha sido concedida, tampoco la prisi贸n domiciliaria, por lo que fue conducida junto con su reci茅n nacido de nuevo a prisi贸n.聽 El menor enferm贸 y tuvo que ser llevado a un hospital pero separado de su madre. El Instituto Colombiano de Bienestar Familiar decidi贸 que la custodia temporal del menor estar铆a en manos de un tercero. 聽 聽聽

Tambi茅n recuerdo como si fuera ayer a nuestra peque帽a Manuelita[1]. En ese mundo de dolor y sombras que son las c谩rceles, parad贸jicamente, los momentos de alegr铆a vienen de esas peque帽as y peque帽os, tambi茅n de cierta forma prisioneros, que conviven con sus madres en los pocos patios de reclusiones femeninas donde est谩 permitida su permanencia. Pero el de Manuelita es un recuerdo doloroso. Su madre, una guerrillera de origen ind铆gena, de rasgos duros y car谩cter fuerte, lleg贸 una ma帽ana ahogada en llanto a contarnos a quienes 茅ramos sus m谩s cercanas, que su peque帽a ni帽a, que a煤n no ajustaba los tres a帽os y que escasamente hablaba, hab铆a regresado del jard铆n infantil quej谩ndose de dolor en sus partes 铆ntimas que se帽alaba con su peque帽a mano y su ropa interior ten铆a rastros de sangre.聽 Recuerdo que mientras escuch谩bamos su relato, llor谩bamos todas al sospechar de qu茅 se trataba.聽 Recuerdo tambi茅n que su madre se debat铆a en el dilema entre su deseo de justicia y el deseo de que no la separaran de su peque帽a hasta que cumpliera los tres a帽itos, pues despu茅s de eso dif铆cilmente la ver铆a crecer ya que afrontaba una condena de 40 a帽os.聽 Finalmente el caso qued贸 en la impunidad porque nadie nos crey贸 la historia que la reclusi贸n prontamente encubri贸.

Pero esta dolorosa situaci贸n no es exclusiva a las prisioneras pol铆ticas. En las c谩rceles colombianas la gran mayor铆a de las mujeres privadas de la libertad son madres y lo que es m谩s complejo, son ellas la cabeza de familia, las que deben proteger a su descendencia tanto econ贸mica como afectivamente, ante la ausencia de la figura paterna. La mayor铆a de ellas han trasgredido la ley por delitos asociados a su condici贸n de pobreza y exclusi贸n. 聽As铆 que las dolorosas historias de madres e hijas e hijos separadas forzosamente por la circunstancia de la c谩rcel de las primeras, o de peque帽os/as que crecen en el h谩bitat de la prisi贸n junto a sus madres hasta que alcancen los 3 a帽os de edad, se repiten por cientas ante la inexistencia de una Justicia de G茅nero que deber铆a priorizar y dar un tratamiento diferencial y alternativo a la prisi贸n a las mujeres que son madres, entre otras, porque 茅stos menores son los peormente afectados.

Jam谩s olvidar茅 la historia de Sol[2], con quien compart铆 durante algunos meses una peque帽a celda. Era una mujer que llevaba una vida normal con su esposo e hijo, hasta que en un episodio de violencia intrafamiliar durante una ri帽a con su hermano 茅ste termin贸 muerto con arma blanca y ella pagando una larga condena. Tras el episodio violento su familia dej贸 de hablarle, jam谩s la visit贸 en la c谩rcel y nunca protegi贸 a su peque帽o hijo que qued贸 como tantos(as) otros, a la deriva.聽 Su esposo, como suele ocurrir con demasiada frecuencia cuando una mujer est谩 en prisi贸n, con el tiempo tambi茅n la abandon贸, no sin antes haber concebido con ella una hija en la c谩rcel.聽 Sol, as铆 qued贸 con la responsabilidad de una madre soltera de un hijo y una hija.聽 En聽 la c谩rcel, fruto de la soledad y la desesperaci贸n conoci贸 la droga, y aprendi贸 a robar para solventar el vicio y solo ese sentimiento inigualable que une poderosamente a una madre a su hijo(a), fue capaz de sacarla de ese mundo de oscuridad. Cuando compart铆 con ella en el patio de prisioneras pol铆ticas, era testigo de c贸mo d铆a a d铆a se la rebuscaba como pod铆a, -en las c谩rceles colombianas los cupos de trabajo remunerado son casi inexistentes-, y con lo poco que se ganaba la ve铆a comprando dulces y alimentos, y tambi茅n colectando lo que sobraba de la comida canera que las dem谩s prisioneras dej谩bamos, para enviarles a su hija e hijo, de los que dolorosamente hab铆a sido separada cuando 茅stos cumplieron los tres a帽os.聽

En los Acuerdos de paz de La Habana se logr贸, gracias tambi茅n a la presi贸n y esfuerzo de muchas organizaciones de mujeres, que quedara incluido de manera transversal en los mismos, el enfoque de g茅nero, aporte sui g茅neris en los acuerdos de paz en el mundo.聽 Es ahora tarea de las mujeres jugar un papel activo como garantes para que ese enfoque de g茅nero se cumpla en la implementaci贸n聽 de los Acuerdos de Paz y tambi茅n seguir luchando para que una real Justicia de G茅nero sea posible.聽 Es la 煤nica v铆a para que cientas de historias de violencias contra las mujeres y de sus dolores inenarrables, empiecen a ser cosa del pasado, mientras que la maternidad por opci贸n, sea un regalo de vida en la Colombia de la Paz.

*Soci贸loga, Defensora de Derechos Humanos y Ex Prisionera Pol铆tica.

(Versi贸n revisada)

_____

[1] As铆 la llamamos para proteger su identidad.

[2] Su nombre ha sido cambiado para proteger su identidad.

Versi贸n inicial publicada en:聽http://semanariovoz.com/maternidad-negada-memorias-prision/

Be the first to Comment!


Post a Comment: